Violencia en Manhathan (1987)

Violencia en Manhathan (1987)

 

Basura callejera.

La de James M. Muro es una de esas historia realmente interesantes. Siendo aún un estudiante realizó un corto titulado “Street Trash“. Aquél fue el germen de la película que hoy nos ocupa, largometraje filmado a lo largo del año 1986, el único en la filmografía de Muro, un prestigioso operador de Steadycam que ha trabajado con directores de la talla de Oliver Stone y James Cameron. Dicen las malas lenguas que el amigo Jim acabó renegando de su criatura, desentendiéndose por completo del éxito y la repercusión que el film cosechó con el tiempo. Conocida en nuestro país como “Violencia en Manhattan“, se trata de una obra de culto, aventura bizarra y gore que deviene en un festival de estupendos efectos especiales (a pesar de su bajo presupuesto). Roy Frumkes, que también es el productor de la cinta, firma un peculiar guión repleto de ocurrencias, violencia y situaciones más allá de lo extravagante. Protagonizada por un puñado de esas personas que viven al margen, apartadas e ignoradas, “Street Trash” te revolverá el estomago.

Los alrededores de la calle Bowery (“Horror in Bowery Street” es uno de los títulos alternativos de la película) están repletos de vagabundos sin techo ni recursos. Jóvenes y viejos deambulan por las aceras en busca de unos dólares para comida o para malgastar en la tienda de licores. Es una vida miserable y sucia. Fred (interpretado por Mike Lackey, que también aparece en el cortometraje que inspiró este largo) y Kevin (Mike Sferrazza) son dos hermanos que viven en la calle, concretamente en un tugurio fabricado con neumáticos usados dentro del desguace donde trabaja una atractiva joven llamada Wendy (Jane Arakawa). La chica intentará ayudar a los hermanos a salir de aquel espantoso lugar, habitado también por un trastornado veterano de Vietnam que atiende al nombre de Bronson (Vic Noto); un pirado erigido como líder supremo de una infame banda de pordioseros que se dedica a delinquir de todas las maneras imaginables. Mientras tanto, el dueño de la licorista local -un tipo carente del menor de los escrúpulos- pone a la venta un par de cajas de Tenafly Viper, un licor barato (de más cuarenta años de antigüedad) que yacía olvidado en el sótano de su tienda.

Un pavo por botella, y algunos spoilers de regalo. El extraño brebaje comienza a circular por la comunidad. La primera botella de Viper pasa de mano en mano, y acaba en el gaznate de un desgraciado que muere de manera horrenda, sentado en una mugrienta taza de váter dentro de un edificio en ruinas. La escena, asquerosa y desagradable hasta decir basta, fue una de las claves del éxito de esta propuesta. Un vagabundo se derrite de manera espantosa tras ingerir vete-a-saber-que. Bonita premisa. “Street Trash” arranca de manera contundente y confusa. En una calle cercana Bronson comete un brutal asesinato. La policial se echa sobre el barrio y la violencia se disipara. Comienza entonces una sucesión de escenas truculentas, muertes repletas de pus de colores y tejidos en descomposición, un recital gore sin apenas sangre. Su peculiar sentido del humor incluye vómitos, decapitaciones e incluso una amputación de pene, todo un carrusel de lindezas. Muro y Frumkes no se guardan nada, y nos arrojan basura a manís llenas; el festival es puro espectáculo malsano, una comedia negra que alcanza la cumbre del mal gusto. Técnicamente meritoria, supera su origen humilde a base de pericia técnica, mordacidad narrativa y unas secuencias de efectos especiales brillantes.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(16-06-2016)

 

• Lo mejor: El tono general de la cinta. La escena del robo en el supermercado. Todas las secuencias en las que se derrite algún fulano.
• Lo peor: No resulta apta para estómagos sensibles.

 

¿Sabías que…? Podemos encontrar la película en una estupenda edición en DVD editada por Synapse (Special Two-disc Meltdown Edition), en la que se incluye, aparte de comentarios y gran cantidad de material de archivo, el cortometraje original que inspiró la película y el documental de dos horas titulado “The Meltdown Memoirs“. Dirigido por Roy Frumkes, responsable también del documental sobre George A. Romero “Document of the Dead“, nos pone tras la pista de lo que supone rodar un film independiente con un presupuesto ínfimo. Un repaso a la historia de “Street Trash” desde su humilde concepción hasta su transformación en una película de culto.

 

Violencia en Manhathan (1987)

 

Título Original: Street Trash / Horror in Bowery Street | Género: Comedia / Terror | Nacionalidad: USA | Director: James M. Muro | Actores: Mike Lackey, Bill Chepil, Vic Noto | Productor: Roy Frumkes, Edward Muro Sr., James Muro Sr. | Guión: Roy Frumkes | Fotografía: David Sperling | Música: Rick Ulfik | Montaje: Dennis Werner

 

Sinopsis: Brooklyn, New York. En los bajos fondos de la ciudad, la violencia entre bandas callejeras es extremadamente salvaje. Dos hermanos luchan por liberarse del acoso de la banda del cruel Bronson que siembra el pánico en las calles. Junto a un grupo de renegados, intentan “limpiar” su territorio. Pero un mortífero y devastador nuevo enemigo les acecha: una fuerza energética capaz de deshacer a sus víctimas en segundos…

 

 

Violencia en Manhathan (1987)