Campo de Sueños (1989)

 

Si lo construyes, él vendrá.

Yo no tengo ni pajolera idea de béisbol. Es un deporte que me es completamente ajeno (más allá de sus puntuales presencias cinematográficas). Pero no importa, porque esta película no trata de béisbol, al menos no sólo de béisbol. Al igual que la novela de W. P. Kinsella, “Shoeless Joe“, en la que se basa su guión, “Campo de Sueños“ utiliza el pasatiempo nacional estadounidense como emotiva cimentación para una reflexión acerca de las relaciones entre padres e hijos y las segundas oportunidades. La búsqueda de redención inherente a estos dos temas es la espina dorsal de una narración catártica, y va mucho más allá de la trascendencia del popular deporte del bate. Pero no adelantemos acontecimientos. Phil Alden Robinson, director y guionista, leyó el libro de Kinsella en 1981, y le moló tanto que se dispuso a hacer una película a partir de él. Para ello se puso en contacto con los productores Lawrence y Charles Gordon, que trabajaban para la 20th Century Fox (el primero fue presidente de la misma del 84 al 86). La compañía rechazó la propuesta por considerar su argumento demasiado esotérico y de escaso valor comercial. Cuando Lawrence Gordon dejó los estudios Fox en 1986, recomendó la adaptación de “Shoeless Joe“ a la Universal, que aceptó el proyecto en 1987. Una decisión bastante acertada, ya que a finales de los ochenta se habían puesto de moda los dramas con toques fantásticos –“Nuestros Maravillosos Aliados“ (1987), “Hecho en el Cielo“ (1987), “Para Siempre“ (1989) y “Ghost“ (1990), entre otras–.

“¿Esto es el cielo?“ “Es Iowa“. Con el cine (clásico) de Frank Capra, Victor Fleming o Henry Koster en el punto de mira, “Campo de Sueños“ plantea un regreso nostálgico e inocente a ciertos temas espirituales, tratados con un talante bondadoso y azucarado, que parecían olvidados. Robinson mantuvo una fluida comunicación con Kinsella mientras escribía el guión sobre la redención de los tres protagonistas. Así pues, Ray Kinsella (Kevin Costner, bate en mano de nuevo tras “Los Búfalos de Durham“, 1988) quería reconciliarse con su padre fallecido; Shoeless Joe Jackson (interpretado por Ray Liotta un año antes de deslumbrarnos en “Uno de los Nuestros“) ansiaba recuperar su honor perdido; y Moonlight Graham (Burt Lancaster en su última aparición en la gran pantalla) soñaba con batear al menos una vez en las Grandes Ligas. El cuarto personaje en discordia, Terence Mann (al que da vida James Earl Jones), no aparece en el libro. El que sí deambula por sus páginas es J. D. Salinger, autor a quien Kinsella admiraba. Al saber que había sido mencionado en el libro, Salinger amenazó con demandar a todo aquél que utilizara de nuevo su nombre en alguna otra publicación o película. Los responsables del proyecto optaron por modificar su presencia en el film, aunque el referente sigue siendo obvio.

Como James Stewart o Gary Cooper antes que él, Kevin Costner se pone en la piel de un padre de familia, un granjero de Iowa que personaliza al americano medio, con sus problemas y tribulaciones. Una noche cualquiera, este hombre corriente oye una voz en su maizal: “Si lo construyes, él vendrá“. La búsqueda de la felicidad, la consecución de los sueños, el sentido de la vida misma… Son estas reflexiones universales que nos alcanzan a todos antes o después. Como también lo son el defender unos ideales justos, las convicciones personales y seguir adelante con lo que uno considera correcto. Construir un campo de béisbol en plena plantación de maíz quizá sea una locura, pero es una locura maravillosa. Así mismo, el mensaje del film puede parecer excesivamente melifluo o naíf, pero sus intenciones amables e ingenuas contrarrestan cualquier atisbo de manipulación emocional malintencionada. Porque si hay una película que merece el calificativo de bonita, es esta. “Campo de Sueños“ es un relato que consigue conmovernos de verdad. Yo siempre acabo llorando como una magdalena al verla, y mucha de la culpa la tiene la fenomenal partitura compuesta por James Horner. La recta final es un festival lacrimógeno donde las emociones y los sentimientos están a flor de piel. Realmente es una cinta que alegra el corazón, y esto es un mérito indiscutible de la propuesta que no debería ser tomando a la ligera.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(17-10-2005)

 

• Lo mejor: El regusto que deja.
• Lo peor: No participar de su emotividad y buen rollo.

 

¿Sabías que…? El proyecto comenzó a rodarse con el título “Shoeless Joe“, pero los ejecutivos del estudio decidieron renombrarlo como “Field of Dreams“. A Phil Alden Robinson no le gustó la idea. Cuando llamó a Kinsella para comunicarle el cambio, el autor le reveló que el título original de la novela era “The Dream Field“, y que “Shoeless Joe“ había sido una imposición del editor. Durante un almuerzo en la Cámara de Comercio de Iowa, Robinson comentó su idea para el final de la película. El director tenía en mente una interminable hilera de coches con las luces encendidas que se extendía hasta el horizonte. Para rodar esta escena se programó un apagón en la cuidad de Dyersville. Muchos de sus habitantes participaron en la misma conduciendo sus propios coches. Todos se dirigieron al campo de béisbol, alternando luces largas y de cruce para dar sensación de movimiento. Por otra parte, el equipo de filmación de la granja se escondió para que la toma aérea no los grabara. La producción fue nominada a tres premios Oscar de 1989 (mejor película, mejor guión adaptado y mejor banda sonora); no ganó ninguno. Esta fue la última película de Burt Lancaster.

 

 

Título Original: Field of Dreams | Género: Fantástico / Drama | Nacionalidad: USA | Director: Phil Alden Robinson | Actores: Kevin Costner, Amy Madigan, Gaby Hoffmann | Productor: Charles Gordon, Lawrence Gordon | Guión: W.P. Kinsella, Phil Alden Robinson | Fotografía: John Lindley | Música: James Horner | Montaje: Ian Crafford

 

Sinopsis: “Si lo construyes, él vendrá“. Con estas palabras, Ray Kinsella, un granjero de Iowa, es alentado por una voz que no puede desoír para perseguir un sueño en el que apenas cree. Animado por su mujer, Annie, Ray comienza la búsqueda transformando su plantación de maíz en un lugar donde los sueños pueden hacerse realidad. Por el camino conoce a Terence Mann, un escritor retirado del mundo; al misterioso Archibald “Moonlight“ Graham, e incluso al legendario jugador de béisbol “Shoeless“ Joe Jackson. “Campo de Sueños“ es un sentido homenaje a todos los que se atreven a soñar.

 

 

 

Edición: Campo de Sueños – Edición Especial Blu-ray | Distribuidora: Reel One Entertainment | Contenido: 1 Disco + Libreto | Presentación: Funda | Imagen: 1.85:1 1080p | Audio: Inglés – DTS-HD Master Audio 5.1 / Castellano – DTS-HD Master Audio 5.1 / Castellano – DTS-HD Master Audio 2.0 / Catalán – DTS-HD Master Audio 2.0 / Castellano – DTS-HD Master Audio 2.0 Mono | Subtítulos: Castellano | Extras: Escenas eliminadas presentadas por Phil Alden Robinson (17 min) / Del libro a la pantalla (46 min) / Un diamante en el maizal (17 min) / Así se hizo “Campo de Sueños“: álbum de recortes (90 min) / Las localizaciones en Galena, Illinois (6 min) / El legado del deporte (38 min) / Conversando con Kevin Costner y las leyendas del béisbol Bret Saberhagen, George Brett y Johnny Bench (30 min) / Tráiler | Incluye: Libreto exclusivo de 32 páginas escrito por CineAsia: “Si lo construyes, él vendrá“ – Así empezó todo / Campo de Sueños (Sinopsis) / El origen de la película: W. P. Kinsella, autor de la novela Shoeless / Joe Phil Alden Robinson: de guionista y director, a vicepresidente de la Academia de Cine / Burt Lancaster y Kevin Costner: dos estrellas en el “campo de los sueños“ / Campo de sueños: 25 años después / El estreno en cines | Fecha de salida: 11 de octubre de 2018