Los Muertos Vivientes (2003)

Los Muertos Vivientes (2003)

 

Rick, despierta.

A Rick Grimes, agente de policía del estado de Kentucky, le pegan un tiro durante un tiroteo en una carretera rural. Debido a la gravedad de sus heridas, entra en coma y es hospitalizado en el centro médico de su pueblo. Una elipsis temporal nos traslada entonces al momento en que Rick despierta en su cama del hospital. El edificio parece vacío, abandonado. Hay señales de lucha y violencia en pasillos y habitaciones, una situación nada tranquilizadora que agrava la desorientación del protagonista. El horror se apodera de él cuando descubre que las instalaciones médicas albergan a unos huéspedes extremadamente peligrosos: unos seres que parecen infectados por alguna extraña enfermedad. Rick huye del lugar y se da de bruces con un mundo desolado, una civilización desmoronada, un holocausto que parece tener repercusiones globales. Los muertos vivientes dominan ahora todo el planeta. Es hora de saber que le ha pasado a la familia de Rick.

Robert Kirkman nos presenta su obra con una franqueza rotunda: la serie pretende aglutinar lo mejor del género zombi a través de las aventuras y las (muchas) penalidades de diversos supervivientes, enfrentados a los muertos que caminan, pero también a sus relaciones personales y a lo peor de la condición humana. Sus reacciones ante la violencia, las pruebas que les inflige un mundo de sadismo y barbarie, la amenaza continua de una muerte horrenda, los sacrificios que reclama la supervivencia extrema… todo ello articulan el desarrollo de una trama de interés y complejidad creciente. Tony Moore en un primer momento, y Charlie Adlard a partir del número siete de la colección mensual americana, plasman en las viñetas todo el dramatismo y el gore de un guión que no rehúye los detalles más escabrosos y sangrientos. El atractivo visual de la propuesta está a la altura de las cuestiones que nos plantea. El blanco y negro de sus ilustraciones nos arrastra a un mundo de desesperanza y caos.

Sobrevivir, caminar, armarse, comer, buscar cobijo. Un día más de vida para un grupo de personajes que van sufriendo dramáticos cambios en su forma de encarar la vida, mientras tratan de preservar la moralidad y la condición humana en un mundo donde los monstruos, vivos o muertos, campan a sus anchas por ciudades, pueblos y bosques, acechantes, implacables, aterradores e incansables. La odisea continúa, las cosas se pondrán difíciles, letales, pero Kirkman y compañía parecen, por ahora, inasequibles al desaliento, incluso con un segundo frente abierto, “The Walkind Dead”, la serie de televisión basada en el cómic. Larga no-vida al zombi.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(22-11-2015)

 

• Lo mejor: El desarrollo emocional de los personajes. El gobernador.
• Lo peor: Que algún día acabe esta obra magna del género zombi.

 

zoml1

 

Los Muertos Vivientes (2003)

 

Título Original: The Walking Dead | Género: Terror | Nacionalidad: USA | Autor: Robert Kirkman, Tony Moore | Guión: Robert Kirkman | Dibujo: Tony Moore, Charlie Adlard | Tinta: Charlie Adlard | Color: Cliff Rathburn (Blanco y Negro) | Rotulador: Cliff Rathburn | Editorial: Image Comics, Planeta DeAgostini Comics

 

Sinopsis: Una epidemia de proporciones apocalípticas ha barrido la Tierra haciendo que los muertos se levanten y se alimenten de los vivos. En una historia de zombies sin fin, un grupo de supervivientes intentan marcar la diferencia y, sobre todo, seguir existiendo. Este es el argumento central de la exitosa colección creada por Robert Kirkman. El autor nos ofrece un relato que nos hace reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y en qué lo estamos convirtiendo. En el apartado gráfico cuenta con la inestimable ayuda de Tony Moore y Charlie Adlard. El dibujo es de trazo impecable, capaz de mostrar sentimientos y emociones con igual destreza que escenas de cruenta acción. El conjunto resulta altamente recomendable.

 

Los Muertos Vivientes (2003)