Nuestros Maravillosos Aliados (1987)

 

Ayuda aérea.

En un principio planteada como capítulo de la serie “Cuentos Asombrosos”, a Steven Spielberg le agradó tanto la historia escrita por Mick Garris que decidió producir (junto a sus colaboradores habituales, Frank Marshall y Kathleen Kenedy) un largometraje inspirado en ella. En la película, una comunidad de vecinos es hostigada por un constructor desalmado al frente de una megacorporación cabrona. El plan de la compañía pasa por derribar un barrio entero para construir en su lugar modernos rascacielos, muy en la línea de la Delta City de “RoboCop“, cinta curiosamente estrenada el mismo año que esta, 1987. En un lugar inundado de escombros, sobrevive un último y pequeño edificio, con una pintoresca cafetería situada en su planta baja, regentada esta por una pareja de ancianos (interpretados por Hume Cronyn y Jessica Tandy, que venían de protagonizar “Cocoon” en 1985). Los pobres ya no son bienvenidos en el suculento sudeste de Nueva York, zona que los especuladores han marcado como objetivo prioritario. Los inquilinos intentan por todos los medios a su alcance (que nos son demasiados) evitar, o al menos retrasar, la demolición de sus hogares. Pero la situación no pinta nada bien y los plazos se acortan, aunque ellos no pierden la esperanza.

El pueblo unido jamás será vencido. La clase obrera (compuesta por viejecitos sin jubilación, inmigrantes y minorías étnicas) se enfrenta al capitalismo de la especulación inmobiliaria y los desahucios; todo ello en la Norteamérica de los ochenta, una nación que se rindió a la ley de la selva impuesta por el mercado de vileza que es Wall Street. Cuando todo parece perdido, acuden en su ayuda unos seres ¿extraterrestres? de pura esencia Amblin; una especie de mininaves espaciales, de rasgos agradables y un talento especial para el bricolaje y la restauración. Se establece entonces una alianza intergaláctica entre ambos grupos. Los primeros ven como su edificio recobra parte del esplendor perdido y los diminutos visitantes reciben a cambio la electricidad que necesitan para funcionar/vivir (ya sabéis, “*batteries not included“). Poblado de personajes tan entrañables que consiguen hacernos partícipes incondicionales de sus desventuras, “Nuestros Maravillosos Aliados” es un film agradable y reconfortante, ñoño por momentos, rebosante de ese aroma tan característico de la compañía que tiene a E.T. en su logo. Su director, Matthew Robbins, se maneja con soltura entre el melodrama y la ciencia-ficción más pintoresca, para entregarnos un film que hoy día en pura nostalgia.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(17-11-2006)

 

• Lo mejor: Su inocencia insobornable.
• Lo peor: Es un bonito recuerdo, difícil de alcanzar en posteriores revisiones.

 

 

Título Original: *batteries not included | Género: Fantástico / Ciencia Ficción / Comedia | Nacionalidad: USA | Director: Matthew Robbins | Actores: Hume Cronyn, Jessica Tandy, Frank McRae | Productor: Ronald L. Schwary | Guión: Mick Garris, Brad Bird, Matthew Robbins, Brent Maddock, S.S. Wilson | Fotografía: John McPherson | Música: James Horner | Montaje: Cynthia Scheider

 

Sinopsis: De la mano de los productores de “E.T., el Extraterrestre“, Steven Spielberg y Kathleen Kenedy, llega esta conmovedora película sobre un grupo de inquilinos pobres de la zona sudeste de Nueva York que intentan por todos los medios impedir la demolición de sus hogares. Las esperanzas de este incansable grupo se ven colmadas al recibir la visita de unos alienígenas dispuestos a ayudarles… Los protagonistas de esta entretenida historia de cooperación intergaláctica, plagada de espectaculares efectos especiales, son el popular matrimonio formado por Hume Cronyn y Jessica Tandy en el papel de dos de los inquilinos más antiguos, cuya fe se ve recompensada de una forma que nunca hubieran imaginado.