Jurassic World (2015)

Jurassic World (2015)

 

Ponle genes de sepia, a ver qué pasa…

Cuando, en el “Parque Jurásico” original, John Hammond recordaba la primera atracción que construyó en su vida, se refería a ella como una ilusión, un circo de pulgas accionado por un motorcito que se alimentaba de la imaginación de un público entregado a la fascinación del engaño. Hace ya más de veinte años, una generación de niños acudió de manera masiva a las salas de cine con la esperanza de ver dinosaurios reales, y lo hicieron sin haber contemplado un sólo plano de los extintos animales, ni en tráilers, avances o anuncios de televisión. Spielberg se lo guardó todo para la gran pantalla, de tal manera que, cuando el flamante helicóptero de InGen inicia la aproximación a la isla –con la excepcional banda sonora de John Williams de fondo–, el respetable ya se ha entregado por completo a una aventura fantástica que arranca con la contundencia de un colosal braquiosaurio alimentándose en una pradera a plena luz del día. Los dinosaurios estaban vivos, respiraban, caminaban y, al torcerse las cosas en el parque –como no podía ser de otra manera–, aquellos fascinantes seres se convertían en gigantescos monstruos que perseguían y cazaban de manera visceral a sus presas humanas.

“¿Qué pasa niña, nunca has comido chuletas?” La oscura y tormentosa noche, los dos vehículos eléctricos inertes junto a un amenazante cercado, y la cabra; es entonces cuando irrumpe el T. Rex, generando uno de esos puntos de inflexión que acontecen cuando la tecnología se postra a los pies del arte de hacer real lo imposible. Cine con mayúsculas, potenciado por un rugido estremecedor. Aquel bicho –de boca enorme y muchos dientes– había salido de la sangre contenida en un mosquito fosilizado en ámbar, no podía ser de otra manera. Las campañas publicitarias actuales asesinan (casi siempre) la posibilidad de repetir experiencias sorpresivas de tal calibre. Cuando uno se sienta en la butaca para ver “Jurassic World” y del enorme acuario surge un descomunal ser prehistórico que devora de un bocado a un tiburón, no se genera ningún sentimiento de emoción desbordada. Ya hemos visto la escena, descuartizada mil veces en la campaña de marketing previa. Hemos visto demasiado.

Colin Trevorrow dirige una película de grandilocuencia desmedida, ideada para hipnotizar con cada plano digital, saturando la narración de un aluvión de efectos de última generación al servicio de sí mismos; observad lo que somos capaces de hacer con la tecnología actual, extasiémonos todos con un repertorio de planos imposibles y creaciones virtuales sin orden ni contexto alguno. Esta nueva atracción está diseñada para abrumar. No hay lugar para el asombro y la ilusión que genera una imaginación bien alimentada. “Jurassic World” repite (copia) torpemente la fórmula de la primera película, engrandeciendo el parque (es cuestión de tamaño), recurriendo a la nostalgia para suplir la falta de carisma del conjunto (exceptuando a Chris Pratt y Bryce Dallas Howard) y, sobre todo, el de la amenaza sosainas que supone el Indominus Rex. Aventura de trama simplona, repleta de ocurrencias (algunas rozan lo rematadamente absurdo), que avanza a paso infantil, engullendo la esencia de la obra de referencia, ahogando las virtudes de aquella entre guiños a destiempo, humor torpe y terribles engendros expuestos con demasiado detalle al ojo implacable de la cámara de alta definición y al filtro digital usado sin mesura alguna.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(12-06-2015)

 

• Lo mejor: Bryce Dallas Howard en tacones huyendo del Tyrannosaurus rex.
• Lo peor: La absoluta falta de carisma del conjunto. La sobredosis de dinosaurios y los dos niñatos repelentes.

 

00077e

 

Jurassic World (2015)

 

Título Original: Jurassic World | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Colin Trevorrow | Actores: Chris Pratt, Judy Greer, Ty Simpkins | Productor: Patrick Crowley, Frank Marshall, Thomas Tull | Guión: Derek Connolly, Colin Trevorrow, Michael Crichton | Fotografía: John Schwartzman | Música: Michael Giacchino | Montaje: Kevin Stitt

 

Sinopsis: Veintidós años después de los acontecimientos de “Parque Jurásico” (1993), Isla Nublar tiene ahora un parque temático de dinosaurios en pleno funcionamiento llamado “Jurassic World“, como lo había previsto John Hammond. Después de diez años de funcionamiento, las tasas de visitantes están en declive, y con el fin de cumplir con el mandato corporativo, crean una nueva atracción para rescatar el interés de los visitantes, lo que da como resultado algo horrible.

 

 

Jurassic World (2015)