Day of the Dead: Bloodline (2018)

 

Bochorno zombi.

Esta cinta es una cagarruta mucho más deleznable y hedionda de lo que imaginaba. Se trata de un intento chabacano de rentabilizar el nombre de la maravillosa película de Romero. Idiota y aburrida a más no poder, esta producción hace buena incluso a aquella mierdosidad de falso remake estrenado en 2008 con Mena Suvari de prota. Aquí no hay ni tensión, ni atmósfera opresiva, ni terror, ni ese búnker convertido en olla a presión del film original; tan solo encontramos diálogos y situaciones tan estúpidos como sus protagonistas. En breve, reseña completa en #LaSalaOscura

Manu Castro (1/10)
@ManuCastroLSO
(23-01-2018)

 

Lo mejor:
Lo peor:

 

zoml1 

 

 

Título Original: Day of the Dead: Bloodline | Género: Terror | Nacionalidad: Bulgaria | Director: Hèctor Hernández Vicens | Actores: Sophie Skelton, Johnathon Schaech, Jeff Gum | Productor: Christa Campbell, Boaz Davidson, James Glenn Dudelson | Guión: Mark Tonderai, Lars Jacobson | Fotografía: Anton Ognianov | Música: Frederik Wiedmann | Montaje: Damian Drago, Ivan Todorov Ivanov

 

Sinopsis: El mundo se encuentra diezmado por los muertos vivientes, que han arrasado prácticamente todo resto de vida en el planeta. No obstante, unos pocos humanos han luchado y sobrevivido a la amenaza y han logrado refugiarse en una base militar con el fin de protegerse a la vez que encuentran la cura a la infección. Ante la frustración de no obtener resultados rápidamente, el grupo de personas decide realizar experimentos que logren controlar y modificar el comportamiento de los zombies, para poder controlarlos y tener una oportunidad de salir de allí. Un helicóptero y miles de muertos son los que les separan de la ansiada libertad.