Diablo III (2012)

 

Diablos intrigantes y juguetones.

Los demonios tiene ganas de tocar las narices. En el mundo de Santuario lo saben bien. Los pobladores de los Infiernos Abrasadores han anhelado desde siempre el reino de los hombres. Exiliados por los Males Menores, Diablo, Mefisto y Baal (los Males Supremos) llegaron a Santuario portando consigo guerra y miseria. Juntos comenzaron a corromper a los humanos con falsas promesas de riqueza y poder. Fueron muchos los que se entregaron al mal como sirvientes oscuros: soldados de un ejército enfrentado a los ángeles de los Cielos Superiores. La confrontación se cobró las almas de innumerables héroes que, unidos, lograron derrotar a los Males Supremos tras una cruenta batalla. Más tarde sería destruida la Piedra del Mundo, la reliquia ancestral que protegía Santuario de los ejércitos de ángeles y demonios. Ya pocos recuerdan su importancia, menos aún se preocupan por su ausencia. Mientras tanto, dos de los Males Menores, Azmodán, Señor del Pecado y Belial, Señor de las Mentiras, trazan planes de conquista para Santuario. Una estrella cae del cielo; un augurio que presagia la proximidad del Juicio Final…

Escudriñando en la leyenda y dando credibilidad a profecías harto olvidadas, un erudito llamado Deckard Caín, desentraña todas las señales. Pronto cobrará vital importancia un misterioso artefacto que contiene el alma de los demonios ya derrotados: la piedra del alma oscura. Hemos de prepararnos para la batalla. Blizzard regresa a una de sus franquicias estrella, y presenta esta tercera parte de la saga “Diablo” en una edición multiplataforma para PC, PS4 y Xbox One (también PS3 y 360). Tres versiones con un apartado técnico sólido y un acabado visual llamativo –en consolas funcionando a 1080p y 60 imágenes por segundo–. Es de agradecer la buena integración del control en el mando y la acertada simplificación de algunos apartados para las máquinas de Sony y Microsoft. Las posibilidades y el nivel de inmersión en la aventura están al nivel de entregas anteriores. La cantidad de contenido es ingente; las horas de diversión, muchas. La jugabilidad también es impecable, así como el modo online cooperativo; sin duda es esta una experiencia que se magnifica con un grupo de amigos ofreciendo su ayuda para completar nuestra cruzada. Rol y acción de factura impecable que saciará las ansias del jugador entregado a tan adictiva trama.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(27-01-2017)

 

• Lo mejor: Las enorme variedad de equipamiento, armas, enemigos y habilidades. El modo multijugador.
• Lo peor: Tiene ciertas mecánicas repetitivas que llegan a agotar.

 

DLC:Diablo III: Ultimate Evil Edition” incorpora la expansión “Reaper of Souls“, un quinto capítulo en el que nos enfrentamos a Malthael, Arcángel de la Sabiduría y ex-miembro del Consejo Angiris, desaparecido después de la destrucción de la Piedra del Mundo. Esta aventura nos llevará hasta Westmarch.

 

 

Título Original: Diablo III | Género: Acción / Fantástico / Terror | Nacionalidad: USA | Director: Nicholas S. Carpenter | Actores: Athena Karkanis, Dorian Harewood, Anna Graves | Productor: Eric Kieron Davis, Tina T. Nguyen | Guión: Leonard Boyarsky, Flint Dille, Chris Metzen | Música: Russell Brower, Joseph Lawrence | Plataforma: PlayStation3, PlayStation4, Xbox360, Xbox One, PC | Desarrollador: Blizzard Entertainment

 

Sinopsis: Derrotaste a Diablo y lo hiciste bien, pero el peligro para el mundo no ha terminado. El malvado arcángel Malthael ha vuelto, después de 20 años, convertido en el Ángel de la Muerte. Su plan es llevarse la Piedra del Alma Negra para acabar con la humanidad, con el objetivo de cumplir sus maléficos fines. La buena noticia para el destino del mundo es que Tyrael conseguirá localizarte para que, ahora que ya has demostrado tu valía al destruir a Diablo, vuelvas a convertirte en el salvador. No lo dudes, tendrás que esforzarte si quieres cumplir con tu misión.

En “Diablo III: Reaper of Souls Ultimate Evil Edition” se concentra todo el contenido de la expansión original de PC y Mac, con un aprovechamiento de los rasgos que proporcionan las consolas. Los desarrolladores han realizado un ajuste en la interfaz, utilizando una mecánica más cómoda para el reparto del botín entre usuarios. También destaca la forma en la que socialmente se pueden enviar regalos entre jugadores o acceder a partidas ya iniciadas a fin de crear una experiencia cooperativa mucho más envolvente y divertida.