Llega de Noche (2017)

 

El aislamiento de la razón.

En su ópera prima, “Krisha” (2015), Trey Edwart Shults nos sentó a la mesa de una familia (la suya) durante la comida del día de Acción de Gracias. En el transcurso de la reunión, que arranca con la cordialidad de un beso y un abrazo, comienzan a aflorar los desencuentros, las miserias y los temores de todos los miembros de la familia. La desazón se apodera de cada conversación y cada escena. Todo el mundo habla, discute y grita. Los perros no paran de ladrar. La incomodidad y el mal rollo toman el control de la narración, mientras Shults demuestra una encomiable subjetividad a la hora de plantear la construcción de los personajes y la situación: una estampa cotidiana trasformada en infierno insoportable. Aquella reflexión sobre la fragilidad de las relaciones familiares resultó un puñetazo tan contundente como revelador. Con su nuevo proyecto, “Llega de Noche” (It Comes at Night), va un paso más allá, situando un estudio similar en medio de un marco todavía más apocalíptico: el brote de un virus mortal que ha diezmando la población del planeta.

El fabuloso tráiler de presentación de la película enlaza cuatro citas sobre los conceptos que articulan esta propuesta. Sostenía Charles Manson que “la PARANOIA es una forma de conciencia, y la conciencia es una forma de AMOR”. Un poema de Sylvia Plath introduce el siguiente elemento: “The blood of LOVE welled up in my heart with a slow PAIN”. Aristóteles nos advirtió que “el miedo es el DOLOR que surge de la anticipación del MAL”. Paranoia, amor, dolor, maldad; todos llegan de noche, nos manipulan y trasforman para configurar la famosa reflexión de T.S. Eliot: “Una parte del MAL de este mundo lo llevan a cabo personas con buenas intenciones”. Trey Edward Shults alimenta la insoportable situación de “Llega de Noche” (algo malo ha sucedido ahí fuera; no sabemos nada más) con el aislamiento y encierro autoimpuesto de una familia que trata de protegerse y sobrevivir como sea. Miedo, sufrimiento, tensión y claustrofobia actúan de leña ilimitada para moldear el comportamiento de todos (el bosque que alberga nuestros temores es extenso). Este “homo homini lupus” –en clave de drama familiar– confecciona una cinta de suspense y terror arty que, por momentos, hace sudar (además de meditar).

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(11-07-2017)

 

• Lo mejor: Su potencia visual al servicio de la tensión y el drama.
• Lo peor: Puede resultar algo pretenciosa.

 

 

Título Original: It Comes at Night | Género: Terror / Drama | Nacionalidad: USA | Director: Trey Edward Shults | Actores: Joel Edgerton, Christopher Abbott, Carmen Ejogo | Productor: Corey Deckler, David Kaplan, Andrea Roa | Guión: Trey Edward Shults | Fotografía: Drew Daniels | Música: Brian McOmber | Montaje: Matthew Hannam, Trey Edward Shults

 

Sinopsis: Paul es un padre de familia (Joel Edgerton) que vive junto a su mujer Sarah (Carmen Ejogo) y su hijo adolescente Travis (Kelvin Harrison Jr.) en una desolada casa de madera donde se sienten seguros de una amenaza que aterroriza al mundo exterior. El orden que hay establecido en el hogar se verá afectado cuando otra familia desesperada llega en busca de un refugio. Aun así, Paul hará todo lo posible para proteger a su mujer e hijo de una presencia diabólica que amenaza con destruir sus vidas.