Secret of Evermore (1995)

 

Está a punto de terminar un experimento…

Podunk, Estados Unidos, 1965. En la gran mansión que se levanta majestuosa a las afueras del pueblo, un científico (el doctor Ruffleberg) lleva acabo un extraño experimento. Del lugar surgen ruidos estridentes. De improviso, una luz blanca y cegadora lo inunda todo; algo inesperado ha ocurrido… Treinta años después, un muchacho y su perro salen del pequeño cine de Podunk tras disfrutar de una película de monstruos de serie B. El cánido comienza a perseguir a un gato callejero y acaba por llegar a las viejas y oxidadas puertas de la mansión, ahora en ruinas. El chaval corre hacia el mismo lugar buscando a su perro, y ambos, invadidos por la curiosidad, entran en el edificio para echar un vistazo. Allí encuentran una imponente máquina de propósito indeterminado. La pareja de entrometidos activa por accidente el artilugio y son transportados por él a un mundo salvaje y fantástico que pondrá a prueba su pericia, valor e instinto de supervivencia. Nada más aterrizar en Evermore, se dan cuenta que están viviendo la aventura de sus vidas. A sus pies, una enmarañada selva prehistórica… Ante nosotros, una experiencia pulp inolvidable, repleta de guiños pop, cinefilia y buen humor.

Con un modo de juego y una interfaz similar a la que pudimos ver en “Secret of Mana” (1993), “Secret of Evermore” se presenta como un adictivo RPG de acción con combates en tiempo real. Se trata del primer videojuego desarrollado por Squaresoft (“Final Fantasy“, “Vagrant Story“, “Kingdom Hearts“) fuera de Japón. Producido en los Estados Unidos, el cartucho se puso a la venta en dicho país en 1995. Un año después se lanzaría en los territorios PAL, con textos de pantalla traducidos al alemán, francés y castellano. La fabulosa edición española se comercializó en una caja mucho más grande que el tamaño estándar del catálogo de SNES, similar a la del “Illusion of Time“; esta versión también incluía un libro de pistas de 76 páginas y una pegatina. Justo al empezar nuestro trayecto, el juego nos permite asignar un nombre al chico y otro a su perro; podemos alternar el control entre ambos en cualquier momento. Evermore es un vasto mundo dividido en sectores que simulan ciertas épocas de la historia de la humanidad. Así pues, recorreremos Prehistoria (200.000 a. C.); Antiqua, que reconstruye el Imperio Romano y el antiguo Egipto (200 a. C.); Gothica, que emula la Edad Media (1485); y Omnitopia, una estación espacial del futuro (del año 1.485.000 nada menos).

Un fiel y peludo amigo. En cada una de estas zonas, nuestro compañero de cuatro patas adoptará una apariencia distinta. En Prehistoria se transforma en un feroz y corpulento lobo, en Antiqua adquiere las esbeltas líneas de un galgo blanco, en Gothica se convierte en un recatado caniche de color rosa, mientras que en Omnitopia será un robot metálico equipado con una potente arma láser en su lomo. La perspectiva es cenital, lo que nos permite explorar a fondo los escenarios, repletos de materiales que nos sirven de ayuda. A nuestra disposición cuatro tipos de armas: espadas, lanzas, hachas y un bazuca (con tres tipos de munición); aunque la primera arma disponible es un fémur llamado “rompehuesos”, cortesía de nuestro acompañante perruno. Nuestro equipo se completa con armaduras y diversos ítems de ataque, protección y salud (curación). En este sentido, cobra vital importancia el uso de la alquimia. Este sistema de magia nos permite encarar los retos y combates con muchas más garantías de éxito. Para hacer uso de ella necesitamos fórmulas de alquimia (nos las enseñan diferentes alquimistas a lo largo de la historia) y los ingredientes para llevarlas a cabo (arcilla, cera, ceniza, pólvora, etanol, hielo seco…); los encontramos distribuidos por el extenso mapeado (aquí el perro es realmente útil, ya que puede olisquear estos valiosos elementos ocultos en la naturaleza).

Si no lo encuentras, cómpralo. La economía del juego dispone de varios tipos de moneda según la zona en la que nos hallemos (colmillos en Prehistoria, gemas en Antiqua, monedas de oro en Gothica y créditos en Omnitopia). Podemos cambiar estas divisas en cada lugar y usar otros elementos (arroz, especias, tapices…) para comprar o intercambiar objetos en los mercados. La profundidad de la propuesta es colosal en todos los sentidos. Muchos nos iniciamos en el género RPG con este título, una aventura fascinante con una capacidad de inmersión abrumadora. Horas de juego por delante, y no sólo para desentrañar todos los secretos de la trama, sino para aumentar el nivel del equipo, las armas y las fórmulas de alquimia; el farmeo se hace indispensable y es adictivo. Cada nuevo paraje descubierto, cada personaje, melodía, enemigo o subtrama atienden a un embriagador marco narrativo que tira de nosotros de principio a fin. El impecable trabajo artístico y de diseño no hace otra cosa que engrandecer las virtudes de una obra fundamental en el catálogo de la Super Nintendo, en el género y el mundo de los videojuegos. No dejéis pasar la oportunidad de viajar al vibrante corazón de Evermore.

Manu Castro (9/10)
@ManuCastroLSO
(27-11-2005)

 

Lo mejor: Me iría a vivir a Evermore sin dudarlo.
• Lo peor: Cambiarlo por la Nintendo 64; la peor decisión de mi vida.

 

 

Título Original: Secret of Evermore | Género: Fantástico / Aventuras | Nacionalidad: USA / Japón | Director: – | Actores: – | Productor: – | Guión: Paul Mazurek, George Sinfield | Música: – | Plataforma: Super Nintendo | Desarrollador: Squaresoft, Square

 

Sinopsis: Siguiendo los pasos del aclamado “Secret of Mana“, “Secret of Evermore” es un RPG de acción que relata la historia de un chico (y su perro) que por accidente es trasladado al fantástico mundo de Evermore, y deberá luchar para poder volver a su casa.