Un Hombre Lobo Americano en Londres (1981)

 

Winston Churchill era un cabrón.

Sin duda, la mejor película de John Landis y una de las más logradas combinaciones de humor negro y terror que se ha filmado jamás. El maquillaje de Rick Baker, la atmósfera sombría, el inquietante comienzo con el paseo por el páramo y la llegada a ese extraño pub “La Oveja Degollada”… son elementos destacados de un film inolvidable.

Pero la película será siempre recordada por la insuperable escena de transformación de hombre a lobo (a hombre-lobo para ser exactos) que sufre David Naughton bajo las notas de la versión de Sam Cooke del clásico “Blue Moon”. Una secuencia que se sitúa, por derecho propio, entre las mejores del cine de terror de todos los tiempos.

Un clásico de visita ineludible para los amantes del cine fantástico y de terror, lleno de elementos destacados a tener en cuenta. Destaca el trabajo de David Naughton y Griffin Dunne, los dos amigos protagonistas, y la magnética presencia de la enfermera interpretada por Jenny Agutter. La insuperable banda sonora incluye magníficos temas entre los que destacan el “Blue Moon” de Bobby Vinton, “Bad Moon Rising” de Creedance Clearwater Revival y las versiones de Sam Cooke y The Marcels de la citada “Blue Moon”.

Manu Castro (9/10)
@ManuCastroLSO
(07-01-2004)

 

• Lo mejor:
• Lo peor:

 

 

Título Original: An American Werewolf in London | Género: Comedia / Terror | Nacionalidad: USA / Reino Unido | Director: John Landis | Actores: David Naughton, Jenny Agutter, Griffin Dunne | Productor: George Folsey Jr. | Guión: John Landis | Fotografía: Robert Paynter | Música: Elmer Bernstein | Montaje: Malcolm Campbell

 

Sinopsis: David Naughton y Jenny Agutter protagonizan esta comedia negra que se ha convertido en todo un clásico de culto. David Kessler (David Naughton) y Jack (Griffin Dunne) son dos jóvenes estadounidenses que, con sus mochilas a las espaldas van a pasar tres meses recorriendo Europa. En Inglaterra, en una zona rural desolada, la gente les da unos consejos escalofriantes: “No os apartéis del camino y no os acerquéis a los páramos” y “cuidado con la luna”. Los jóvenes emprenden la marcha en la oscuridad y oyen un aullido terrorífico procedente de los páramos, sin saber que les persigue una bestia mítica sedienta de sangre. Las personas que mata esa criatura se convierten en muertos vivientes que deben vagar por la Tierra eternamente, pero aquél que escapa con vida tiene reservado un destino diferente…