Fonda Sangrienta (1987)

 

Pesadilla vegetariana.

Se oye de fondo un parte de noticias radiofónico. El locutor alerta de la presencia de un asesino en serie (muy) perturbado en las inmediaciones: “Ha sido visto en la zona Este, llevando un cuchillo de carnicero en la mano y sus genitales en la otra”. Dos niños juegan despreocupados en el salón de su casa. El lunático que busca la policía es su tío, nada menos que el líder de una secta de lumerianos que tiene como objetivo resucitar a la diosa Sheetar (Tanya Papanicolas) –referencia invertida a la babilónica Ishtar–. Antes de morir brutalmente tiroteado por la policía, Anwar Namtut (Drew Godderis) encomienda a sus dos pequeños sobrinos la tarea de preparar el retorno de la maléfica divinidad. Pasan los años y los dos hermanos, Michael (Rick Burks) y George Tutman (Carl Crew), convertidos en un par de jóvenes trastornados, recuperan el cerebro de su tío Anwar, lo devuelven a la vida, lo meten en un frasco de mermelada, se comunican con él y, a sus órdenes, trazan los siniestros planes de resurrección. Para completar su misión, los dos muchachos deben recolectar diferentes partes de mujeres –de “moral dudosa”–, para reconstruir el cuerpo de la diosa, antes de celebrar un “bufete de sangre” donde sacrificarán y se comerán a una virgen. Los dos hermanos seleccionan a sus víctimas de entre la clientela femenina del exitoso restaurante vegetariano que regentan. Por otro lado, una pareja de “intrépidos” detectives, formada por Sheba Jackson (LaNette LaFrance) y Mark Shepard (Roger Dauer), trabaja día y noche para impedir que continúe tan macabra carnicería.

¿Queréis algo para picar? Mientras preparan el advenimiento de Sheetar –que no pretende más que comerse a toda la humanidad–, los dos propietarios del establecimiento de moda de la ciudad se dedican a servir carne humana a despreocupados vegetarianos. Deditos rebozados, croquetas de sesos y demás manjares caníbales, se despachan sin descanso. El menú es generoso e incluye la masacre de unas animadoras nudistas, un chef ventrílocuo, una horda de vagabundos zombies e incluso al pequeño Jimmy Hitler, el Rey de la Basura Blanca. Memorable. Mezcla de diferentes subgéneros de terror, con abundantes toques de comedia, “Fonda Sangrienta” nos ofrece un espectáculo hilarante e incomparable. Se trata de un título de culto entre los aficionados al cine gore ochentero más cutre, barato y underground. Incluso se puede catalogar la propuesta como película de zombies, sobre todo por las escenas de la fiesta final, donde los muertos vivientes adquieren cierto protagonismo. Aunque en realidad nos encontramos ante un homenaje a la figura de Herschell Gordon Lewis, el padrino del cine gore; en concreto a la ineludible “Blood Feast” (1963), cuya trama central es asaltada sin contemplaciones por Jackie Kong, directora californiana responsable de un puñado de títulos exploitation, entre los que destacan “El Ser” y “Patrulla de Noche“. El mal gusto se extiende a todos los aspectos de la cinta, desde el acabado visual, la sordidez de la fotografía, los escenarios y el vestuario. El tratamiento de la violencia y las escenas de casquería, dan como resultado un slapstick muy pasado de vueltas. Queda todo dispuesto para la “orgía de sangre” definitiva –en la versión original “blood buffet” en lugar de “blood feast”–. En esencia, es esta una película con cierto aroma al cine trash perpetrado por Frank Henenlotter (“Basket Case“, “Brain Damage”, “Frankenhooker”), que mira de reojo a los guarrindongos lanzamientos de la productora Troma, a su suciedad y desvergüenza.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(03-02-2006)

 

• Lo mejor: Su sinvergonzonería desatada.
• Lo peor: Es un tipo de cine irrepetible.

 

zoml1 

 

 

Título Original: Blood Diner | Género: Comedia / Terror | Nacionalidad: USA | Director: Jackie Kong | Actores: Rick Burks, Carl Crew, Roger Dauer | Productor: Jimmy Maslon | Guión: Michael Sonye | Fotografía: Jürg V. Walther | Música: Don Preston | Montaje: Thomas Meshelski

 

Sinopsis: Iniciados por un difunto tío en el culto a la sanguinaria diosa Sheetar, George y Michael han convertido una antigua y acreditada fonda vegetariana en algo “distinto”. Dispuestos a lograr la reencarnación de la diosa, asesinan a cuantas chicas se les ponen por delante y seleccionan sus miembros y órganos para crear un monstruo con formas de mujer.