Hereditary (2018)

 

Apuntes sobre la familia.

Nada más aterrador que aquello de lo que no se puede huir. En este sentido, Ari Aster convierte los lazos de sangre en una soga que constriñe y asfixia a hijos y nietos. Fiel a su título, “Hereditary” toma prestados lugares comunes del género para construir con ellos una nueva y escalofriante mitología del horror; una maqueta que pone los pelos de punta. La cinta utiliza la casa de muñecas como arquetipo del terror, convirtiendo a sus diminutos e indefensos habitantes en fetiches vudú, protagonistas de una función que muta en ceremonia macabra. De sus imágenes brota un miedo visceral, atávico, que reniega del efectismo desatado y se entrega a una estética que juega a confundir el sueño con la vigilia. La maldición de la familia, aquí trasformada en ritual esotérico, perturbador e inquietante, sondea lo sobrenatural y transita por los márgenes de la locura. La ópera prima de Aster transmite una atípica sensación que invita a la reflexión (y la revisión), como si la narración ocultara planteamientos aún más sustanciosos en sus rincones más oscuros. Menudo debut.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(27-08-2018)

 

• Lo mejor: La potencia de sus imágenes.
• Lo peor: Hoy día es difícil conseguir silencio absoluto en una sala de cine.

 

 

Título Original: Hereditary | Género: Drama / Terror | Nacionalidad: USA | Director: Ari Aster | Actores: Toni Collette, Milly Shapiro, Gabriel Byrne | Productor: Kevin Scott Frakes, Lars Knudsen, Buddy Patrick | Guión: Ari Aster | Fotografía: Pawel Pogorzelski | Música: Colin Stetson | Montaje: Lucian Johnston, Jennifer Lame

 

Sinopsis: Tras la muerte de la matriarca, el linaje de la familia Graham empieza a desmoronarse. Esta pérdida familiar se convierte en el detonante de un asedio paranormal y agónico que persigue sin tregua a Annie (Toni Collette) y a su familia, que comienzan a descubrir secretos extraños y cada vez más aterradores sobre sus antepasados. Cuanto más descubren, más tendrán que enfrentarse al siniestro destino que parecen haber heredado, y serán testigos de una presencia maligna que trae consigo una serie de sucesos inexplicables.