La Rebelión de las Máquinas (1986)

La Rebelión de las Máquinas (1986)

 

Sometidos por un claxon de camión.

Fue el propio Stephen King quien, debutando como director y harto del bajo nivel que las adaptaciones de sus novelas, se puso al frente de la versión cinematográfica de su relato corto titulado “Camiones” (publicado en “El Umbral de la Noche”). La película siempre ha sido denostada por gran parte de los seguidores de Stephen King, y en su día llegó a estar nominada a numerosos premios Razzie (King se llevó el de peor director). Lo cierto es que se trata de una producción sin pretensiones, una aventura que mezcla con acierto terror y diversión, en una trama que engancha desde el arranque hasta el minuto final.

El paso del cometa Rhea-M cerca de la Tierra coincide con el inicio de una serie de extraños acontecimientos: máquinas de todo tipo parecen funcionar con voluntad propia, y electrodomésticos y vehículos a motor no tardan en empezar a atacar y matar personas. Un heterogéneo grupo de supervivientes se resguardan en la estación de servicio “Dixie Boy”, mientras son testigos de cómo una interminable legión de amenazadores camiones asedia la instalación con la intención de acabar con sus vidas. Y hay que decir que los camiones dan miedo.

La película es ágil y la dirección acertada, la banda sonora corre a cargo de AC/DC (el grupo favorito de King). Lo mejor, sin duda, son los amenazantes camiones que hacen la vida imposible a los humanos de la gasolinera, sus ataques constituyen lo mejor de la aventura. Correcto reparto y efectos especiales de buena factura. Quién no recuerda al malvado camión con la cabina en forma de duende verde y a ese peculiar elenco que conforman los supervivientes del Dixie Boy.

Entre las muchas anécdotas de esta producción hay una realmente siniestra; durante el rodaje una cortadora de césped perdió el control sin causa justificada, chocó contra un trozo de madera y las astillas salieron disparadas causando daños en un ojo al director de fotografía Armando Nannuzzi, quien demando a los productores por más dinero del que recaudó el film en taquilla. Stephen King tiene una pequeña aparición en la cinta, es el hombre que saca dinero de un cajero ATM al comienzo de la película. En el año 2000 se realizó otra versión titulada “Trucks” (“Sin Escape”), basada libremente en el relato corto y de muy escasa calidad.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(09-09-2003)

 

• Lo mejor: Su carácter festivo. El asedio infatigable de los camiones.
• Lo peor: En algunos momentos, la falta de indefinición genérica de la trama.

 

¿Sabías que…? La parada para camiones “Dixie Boy” fue un set construido 17 kilómetros a las afueras de Wilmington (Carolina del Norte, USA); muchos camioneros pensaron que era una parada de descanso de verdad, y varios intentaron detenerse en ella; los productores tuvieron que poner carteles avisando de que en realidad se trataba sólo de un set de rodaje. Además, en esta localidad también se rodaron escenas de otros films basados en obras de Stephen King: “Los Ojos del Gato”, “Ojos de Fuego”, “Miedo Azul” y “El Aviador Nocturno”.

 

La Rebelión de las Máquinas (1986)

 

Título Original: Maximum Overdrive | Género: Ciencia Ficción / Acción / Terror | Nacionalidad: USA | Director: Stephen King | Actores: Emilio Estevez, Pat Hingle, Laura Harrington | Productor: Martha Schumacher | Guión: Stephen King | Fotografía: Armando Nannuzzi | Música: Brian Johnson, Phil Rudd, Ronald Belford Scott | Montaje: Evan A. Lottman

 

Sinopsis: Cuando un cometa, el aparentemente inofensivo Rhea-M, pasa cerca de la Tierra, las máquinas empiezan a hacer cosas extrañas. Al principio, los problemas aparentan ser menores: las bombas de gasolina de pronto dejan de funcionar, los juegos de video se descontrolan totalmente y las máquinas de refrescos devuelven monedas y botes de cola de manera descontrolada. Pronto, los ataques son más graves, no hay lugar seguro, incluyendo la parada de camioneros Dixie Boy, donde clientes y empleados tratan de ganar la partida a estas terroríficas máquinas. Con unas armas escondidas en el sótano de la parada de camiones Dixie Boy, Bill Robinson (Emilio Estévez) conduce una escapada hacia el mar abierto en el último esfuerzo para salvarse a sí mismo, a su grupo y, a toda la raza humana.

 

 

La Rebelión de las Máquinas (1986)