Suspiria (2018)

 

Golpe de baile.

Vaya por delante que la de Guadagnino es una brillante reinterpretación, en clave político-feminista, que transita a mil millas de la “Suspiria” de Argento. El italiano sitúa su academia de baile en pleno Otoño Alemán, en el Berlín de 1977, en el Berlín de la RAF, que también es el Berlín de “La Posesión” de Andrzej Żuławski. El muro siempre presente, como las cicatrices del nazismo, la culpa de una generación y el rechazo de otra. El germen de una violencia sinuosa, gestionada entre el suspense y el terror, es psicoanalizada con precisión para tender un puente entre los amargos recuerdos de un viejo doctor y los entresijos del aquelarre; en esencia, una organización feminista clandestina que opera y difunde sus ideas a través de la danza. Este fenómeno de trasferencia también nos regala la mejor escena del film, la tortura teleadministrada por una Susie Bannion hipnótica. En breve, reseña completa en #LaSalaOscura

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(27-02-2019)

 

• Lo mejor:
• Lo peor:

 

 

Título Original: Suspiria | Género: Fantástico / Terror | Nacionalidad: Italia / USA | Director: Luca Guadagnino | Actores: Dakota Johnson, Mia Goth, Tilda Swinton | Productor: Bradley J. Fischer, Luca Guadagnino, David Kajganich | Guión: Dario Argento, Daria Nicolodi, David Kajganich | Fotografía: Sayombhu Mukdeeprom | Música: Thom Yorke | Montaje: Walter Fasano

 

Sinopsis: Susie Bannion (Dakota Johnson) es una joven bailarina americana que viaja a Berlín para cursar sus estudios de danza en la Markos Tanz Company, una de las escuelas más prestigiosas del mundo. Allí, la directora artística Madame Blanc (Tilda Swinton) queda completamente fascinada por su talento. Pero, el mismo día en el que Susie ingresa en la escuela, una de las alumnas recientemente expulsada es asesinada. No se trata de un hecho aislado, y por eso la joven bailarina sospecha sobre la implicación de la escuela en los homicidios. Su desconfianza aumenta cuando su compañera Sarah (Mia Goth) le cuenta que antes de que Pat muriera, ésta le confesó que conocía un terrorífico secreto. ¿Y si la afamada Markos Tanz Company no albergara sólo talento dentro de sus muros?