Atrapados en Chernóbil (2012)

Atrapados en Chernóbil (2012)

 

Terror radiológico.

Algunas de las imágenes más aterradoras del siglo XX se grabaron los días posteriores al accidente nuclear de Chernóbil, ocurrido el 26 de abril de 1986, sin duda uno de los acontecimientos más espantosos de la historia de la humanidad. Todo el material documental existente sobre el incidente es capaz de ponernos los pelos de punta, con escenas dantescas que sobrepasan los límites de la cordura. Resulta imposible olvidar aquellas espectrales figuras que, ataviadas únicamente con una rudimentaria coraza de plomo de 30 kilos de peso y una máscara, serpenteaban rápidamente entre los retorcidos amasijos del destrozado reactor, mientras arrojaban los restos radiactivos al fondo incandescente del núcleo. Apenas dos minutos de trabajo expuestos a unas dosis de radioactividad inimaginables que condenaron a muerte a las 3.000 personas encargadas de palear el letal grafito (la mayoría eran soldados a los que se les prometió permutar los dos años de servicio militar obligatorio por aquellos ominosos dos minutos de trabajo en la central nuclear).

Entre 600.000 y 1.000.000 de operarios (bomberos, militares y obreros) se encargaron de la construcción del edifico de contención, el tenebroso sarcófago que aún hoy trata de contener un venenoso legado que continuará siendo mortalmente peligroso durante milenios. Conocidas como “liquidadores”, aquellas personas combatieron a la radioactividad durante semanas, dejándose la salud y en muchos casos la vida, para evitar una hecatombe de proporciones globales. Aun así, la magnitud de las emisiones convirtió en un yermo inhabitable grandes extensiones de Ucrania y Bielorrusia, zonas que seguirán estando altamente contaminadas durante miles de años. Realmente espantoso. La férrea censura soviética evitó que el accidente se conociera en Occidente hasta varios días después, aumentando el horror de una tragedia que se quiso sepultar en las entrañas nucleares del reactor número 4. Más de 25 años después, la central de Chernóbil, sus alrededores y la ciudad fantasma de Prypiat, constituyen uno de los parajes más espeluznantes del planeta. Oren Peli no ha necesitado más.

En cierta manera, “Atrapados en Chernóbil” toma el testigo de ese cine basado en “metraje encontrado” que popularizó “El Proyecto de la Bruja de Blair” a finales de los 90 (una fórmula que Peli continúa explotando con la saga “Paranormal Activity”). La cinta de Bradley Parker está diseñada para trasladar la estética YouTube y el falso documental cutre-amateur al corazón del inquietante perímetro de 30 kilómetros alrededor de la central nuclear. La extraña cercanía de las imágenes grabadas con el móvil, esa sensación de que todo está ocurriendo casi en el momento mismo en que visionamos las imágenes, las tediosas secuencias alargadas hasta el límite de la incomodidad que culminan con un grotesco pero efectivo susto… esas son las armas que Oren Peli saca a relucir una y otra vez en todas sus propuestas. “Atrapados en Chernóbil” recorre, paso por paso, todos los puntos del manual.

El resto de la película incluye un guión ciertamente torpe (lleno de predecibles golpes de efecto) que avanza a trompicones, unos personajes inexistentes que van desapareciendo uno tras otro y la irrefrenable sensación de que algunos de los apuntes que ofrece la cinta (esos animales salvajes por ejemplo) daban para bastante más. La estresante recta final, en la que los jóvenes supervienes tratan de escapar de las aberraciones mutantes para acabar entrando en la sala de control del reactor mientras son engullidos por las fauces de la radiación, consigue mitigar en parte las carencias que afligen a la producción. Lo cierto es que, pese a sus defectos, “Atrapados en Chernóbil” consigue contaminarnos de cierta tensión e inquietud, incluso temor por esos mutantes irradiados, horribles seres ocultos a Occidente, que deambulan por el subsuelo de esa ciudad desierta, un paraje visualmente impactante que envuelve a toda la propuesta. Siempre acojona echar una mirada a esas zonas oscuras del planeta, ocultas a los ojos de nuestro mundo globalizado.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(21-09-2012)

 

• Lo mejor: Tiene algún momento de mancharse los pantalones.
• Lo peor: La atmósfera, la ambientación y la localización daban para mucho más.

 

Atrapados en Chernóbil (2012)

 

Título Original: Chernobyl Diaries | Género: Terror | Nacionalidad: USA | Director: Bradley Parker | Actores: Jesse McCartney, Jonathan Sadowski, Olivia Dudley | Productor: Rob Cowan, Oren Peli, Brian Witten | Guión: Oren Peli, Carey Van Dyke, Shane Van Dyke | Fotografía: Morten Søborg | Música: Diego Stocco | Montaje: Stan Salfas

 

Sinopsis: La película sigue a un grupo de seis jóvenes de vacaciones que, en busca de emociones nuevas, contratan a un guía de “aventuras extremas”. Ignorando las advertencias, les lleva a Pripyat, ciudad en donde vivían los trabajadores del reactor nuclear, pero que ahora es un lugar desierto desde el desastre, hace más de 25 años. Sin embargo, después de una breve exploración de la ciudad abandonada, los miembros del grupo se encuentran en apuros y descubren que no están solos…

 

 

 

 

 

 

Atrapados en Chernóbil (2012)

 

Fecha de estreno: 21 de septiembre de 2012 (España)
Presupuesto: 1,000,000 $
Recaudación primer fin de semana USA: 7,955,307 $ (27 de mayo de 2012)
Recaudación total USA: 18,119,640 $
Recaudación total mundial: 38,390,020 $
Compañías: Alcon Entertainment, FilmNation Entertainment, Oren Peli / Brian Witten Pictures
Duración: 86 min.
Mezcla de sonido: SDDS | Datasat | Dolby Digital
Color: Color
Relación de aspecto: 1.85:1

Último visionado: 05/06/2019 (DVD)
Código: DVD (2095) (SN)