Battleship (2012)

 

¿Eres tú Michael Bay, o soy yo?

El gasto del todo para conseguir la nada. “Battleship” es un ejercicio ridículo de despilfarro técnico y económico, una movilización masiva de recursos y tecnología de vanguardia para lograr la batalla naval más gilipollas de la historia cinematográfica. Queda claro que Hollywood no pone límites a las malas ideas, pero actualmente tampoco lo hace con ocurrencias sumamente descabelladas como llevar a la gran pantalla una historieta basada en el popular y limitado juego de mesa “Hundir la Flota”.

La cinta de Peter Berg supone la negación del más sencillo de los argumentos (que me expliquen como cojones acaba Taylor Kitsch en la armada, encima con un puesto de mando y liado con la hija del almirante de la flota: triple salto mortal sin red), en pos de una sucesión de juegos pirotécnicos descontrolados, un bamboleo que va de las CGI de “Transformers” al cine de invasiones extraterrestres más casposo (bochornoso el diseño de las criaturas), previa parada en el “Pearl Harbor” digital de Michael Bay. Y es que la sombra del taquicárdico realizador de “Armageddon” se extiende implacable por esta producción de ritmo frenético, una aventura tonta e insultante que corre alocada hacia el epílogo más imbécil y sonrojante en años, mientras serpentea por un recorrido completamente estéril en el que no encontramos ni un sólo detalle interesante; quizás ese guiño al ladrón más torpe de youtube, la mejor escena de este extraño proyecto, y ya es decir mucho.

“Battleship” naufraga como blockbuster más allá de sus estruendosos, aburridos e inoperantes efectos especiales, cortina de humo de gran calibre que trata de camuflar todos los defectos, despropósitos y carencias de una producción ensimismada con la infografía y el desdén argumental. Peter Berg ve como su carrera no toca fondo en un escalofriante descenso a la mediocridad más cara del sector; de “Very Bad Things” (1998) a “Tesoro del Amazonas” (2003), de “La Sombra del Reino” (2007) a “Hancock” (2008), para acabar en una de las peores películas de 2012.

Estamos ante una producción de guasa, payasada millonaria llena de ocurrencias desacertadas, ¡si hasta sale Rihanna, por el amor de Dios!, pilotada por un falso profesional que cree a pies juntillas en el manual de cine para masas; ese producto estival en forma de fresquita papilla, fácil de digerir y defecar, que no requiere más esfuerzo y habilidad que la del simple y mecánico deglutir. “Battleship” es una ventosidad defectuosa que llega a un clímax vergonzante cuando se pone a dar leña el tipo de las piernas ortopédicas y los veteranos de guerra comienzan a cargar a pulso bombas de 500 kilos en los cañones del Missouri. Y sin ponerse colorados, oigan.

Manu Castro (2/10)
@ManuCastroLSO
(13-04-2012)

 

• Lo mejor:
• Lo peor:

 

 

Título Original: Battleship | Género: Acción / Ciencia Ficción / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: Peter Berg | Actores: Liam Neeson, Taylor Kitsch, Alexander Skarsgård | Productor: Todd Arnow, Sarah Aubrey, Peter Berg | Guión: Erich Hoeber, Jon Hoeber | Fotografía: Tobias A. Schliessler | Música: Steve Jablonsky | Montaje: Colby Parker Jr., Billy Rich, Paul Rubell

 

Sinopsis: Basada en el clásico juego de combate naval de Hasbro, BATTLESHIP está protagonizada por Taylor Kitsch en el papel de Hopper, un oficial destinado al John Paul Jones de la Marina estadounidense; Brooklyn Decaer es Sam, una fisioterapeuta de la Marina y novia de Hopper; Alexander Skarsgard es Stone, el hermano mayor de Hopper y comandante del Samson; Rihanna es la teniente Raikes, especialista en armas del John Paul Jones, y la estrella internacional Liam Neeson es el almirante Shane, el oficial superior de Hopper y Stone (y padre de Sam).