Conan el Bárbaro (1982)

Conan el Bárbaro (1982)

 

Al estilo de Cimmeria.

A principios de los ochenta, John Milius y Dino de Laurentiis se unieron para llevar a la gran pantalla las inimitables aventuras de Conan, personaje creado en 1932 por el atormentado Robert E. Howard –el muchacho se descerrajó un tiro en el coco con apenas treinta años–, que en los años 60 saltó de las novelas a los cómics de la mano de la editorial Marvel, convirtiéndose en el bárbaro más famoso del mundo. Milius, artesano cinematográfico de irrefutable talento (a pesar de lo irregular de su carrera), aportó su visión de la épica a la producción, alzando la película a los altares del mejor cine fantástico de aventuras. Tras su estreno, “Conan el Bárbaro” se convirtió en un film de culto para innumerables seguidores y hoy día es todo un referente del género de espada y brujería, incluso se le podría considerar el título más emblemático en este apartado.

Tras ganar el Oscar por “El Expreso de Medianoche“, Oliver Stone se incorporó al proyecto como guionista. Sin conocer apenas al personaje, ni el material de referencia, Stone planteó la posibilidad de ambientar la acción en el futuro, donde Conan se enfrentaría a zombies mutantes. Estas primeras ocurrencias no fueron tomadas en consideración –no me preguntéis por qué– y Milius acabó picoteando de un buen puñado de fuentes. Sin ir más lejos, la secuencia en la Torre de la Serpiente surge de los relatos “Ladrones en Casa” y “La Torre del Elefante”, Valeria (la rubia de armas tomar interpretada por Sandahl Bergman) aparece en “Clavos Rojos” y el villano de la trama, Thulsa Doom (vaya-melena James Earl Jones), salta desde otra obra de Howard, “Rey Kull de Atlantis”. La mezcolanza resultante es una aventura tan contundente como un mandoble de acero cimmerio.

Pero puede que la mayor virtud de esta pseudo épica medieval sea su protagonista indiscutible, Arnold Schwarzenegger. Siendo prácticamente un desconocido en aquellos años, incluso después de aparecer en la infame “Hércules en Nueva York“, no fue hasta su aparición en “Pumping Iron“, un documental sobre culturismo, cuando el musculoso austriaco llamó la atención del productor Edward Pressman. Físicamente espectacular, Schwarzenegger saltó al estrellato con un papel hecho a su inimitable medida. Un par de años después, con el éxito de “Terminator“, consolidaría su carrera como cachas hollywoodiense, en competencia directa con Sylvester Stallone.

Espectáculo entretenido de trama más que interesante, desarrollada con eficacia y mucho ritmo –cada nueva escena es un cúmulo de emociones a estrenar–, la cinta de Milius destaca sobre todo por sus vistosas escenas de acción, que rezuman una violencia descarnada y cruel, capaz de impregnar de adrenalina y sangre a toda la narración. Fuerza, acero, músculo y sudor, hechizos y fantasía, con el magnífico y atronador acompañamiento que supone la épica banda sonora compuesta por Basil Poledouris, partitura que engrandece aún más las cualidades de una obra imprescindible.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(18-01-2002)

 

• Lo mejor: Las espaldas de Schwarzenegger. Sandahl Bergman y Thulsa Doom. La portentosa banda sonora de Poledouris.
• Lo peor: Lo que vino después.

 

¿Sabías que…? Los parajes por los que discurre la película están rodados en España. El poblado que aparece al inicio de la aventura se construyó en la ladera norte del Puerto de Navacerrada, en Madrid. Jorge Sanz interpreta a Conan de niño y Nadiuska a la madre del bárbaro. El film está repleto de diálogos memorables; para muestra uno de los más recordados: “Conan, ¿qué es lo mejor de la vida?” A lo que el cimmerio responde: “Aplastar enemigos, verles destrozados y escuchar el lamento de sus mujeres”.

 

 

Conan el Bárbaro (1982)

 

Título Original: Conan the Barbarian | Género: Acción / Fantástico / Aventuras | Nacionalidad: USA | Director: John Milius | Actores: Arnold Schwarzenegger, James Earl Jones, Max von Sydow | Productor: Raffaella De Laurentiis, Buzz Feitshans | Guión: Robert E. Howard, John Milius, Oliver Stone | Fotografía: Duke Callaghan | Música: Basil Poledouris | Montaje: Carroll Timothy O’Meara

 

Sinopsis: Arnold Schwarzenegger hace su extraordinario debut como guerrero legendario en la pantalla y héroe en “Conan el Bárbaro”. Secuestrado por el jefe de la tribu (James Earl Jones) y su banda de asesinos brutales, Conan lleva una infancia señalada por una esclavitud despiadada. Sólo tiene un fin: convertirse en un gladiador para la diversión de sus captores. Es enviado al lejano Este para desarrollar sus habilidades de lucha; allí, Conan es liberado y comienza una peligrosa y sangrienta búsqueda con el fin de vengar la masacre que hicieron con sus padres. Ahora, este guerrero experto en el uso de la espada, deberá aniquilar a sus enemigos, sedientos de sangre, en una aventura de acción que desafía a la muerte y en la que se pondrá a prueba el valor, la fortaleza, el carácter y donde triunfará el bien sobre el mal.

 

 

Conan el Bárbaro (1982)