Dead Rising 4 (2016)

 

Navidades Z.

Diez años después del incidente narrado en el “Dead Rising” original, Frank West regresa, aunque no por voluntad propia, a la infame localidad de Willamette, en Colorado. El reportero más entrometido de los Estados Unidos se infiltra, acompañado por una estudiante de periodismo, en una base militar situada a las afueras del pueblo. Comienza entonces una peligrosa investigación sobre el terreno. Pronto descubrirán los siniestros planes del gobierno, así como los espeluznantes experimentos que se llevan a cabo en aquellas apartadas instalaciones. Sin tiempo para digerir toda la información recabada, se produce un nuevo brote zombi en el recién inaugurado centro comercial de la localidad –construido sobre las ruinas del anterior–. Estamos a escasos días de la Navidad. Las compras de este año van a resultar sangrientas y parcialmente mortales. Una nueva horda de muertos vivientes se alza para devorar a los vivos, mientras extiende su contagioso mordisco por todos los rincones de la población. Cosas de la zombificación. Papá Noel lo tiene crudo. Willamette se va al infierno, otra vez. La ciudad entera se transforma en un hervidero de zombies, maníacos y militares. Armados con nuestra cámara y una buena dosis de perspicacia, además de la verborrea propia de West, deberemos patear un extenso mapa repleto de actividades. Leña al no muerto.

Dead Rising 4” ha resultado ser una experiencia un tanto confusa. Sin duda es esta la entrega más asequible y lineal de la saga. La insulsa trama se divide en siete casos, que completaremos uno tras otro, sin que exista la posibilidad de perder ninguno de ellos. No se hace necesaria la planificación de las misiones, para escoger cuales hacemos y cuales no. Tampoco hay límite de tiempo para completar la aventura. Las dos grandes señas de identidad de la franquicia se han esfumado. Entre medias irán apareciendo un puñado de tareas secundarias, todas ellas rutinarias y poco originales. Rescatar rehenes, limpiar zonas de zombies, mejorar los refugios de la ciudad y acabar con los habituales psicópatas de la saga –muy decepcionantes en esta ocasión–, son las únicas actividades que nos invitan a desviarnos un poco de la trama principal. Nada de esto supone un verdadero reto para el jugador. A nivel técnico, la propuesta diseñada por Capcom Vancouver cumple en el apartado gráfico, no presenta grandes problemas, salvo pequeños bugs puntuales, y fluye estable en todo momento. El punto fuerte de la cuarta parte de “Dead Rising“, es la ingente cantidad de armas y combinaciones a nuestra disposición; un arsenal literalmente inabarcable. Aunque la novedad más destacada de esta entrega es el exotraje y sus potenciadores; un añadido que nos proporciona algún momento divertido. En apenas ocho horas podemos completar la campaña, subir a Frank por encima del nivel 50 y preparar un segundo asalto a la invasión Z; si es que nos quedan ganas de repetir la jugada.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(03-03-2017)

 

• Lo mejor: El carisma de Frank West y el arsenal a su disposición.
• Lo peor: Demasiado fácil, lineal y soso. Los psicópatas y jefes finales, los peores de la saga.

 

zoml1

 

 

Título Original: Dead Rising 4 | Género: Acción / Aventuras / Terror / Comedia | Nacionalidad: Canadá | Director: Joe Nickolls | Actores: Ty Olsson, Karen David, Stjepan Back | Productor: Eduardo Agostini, David McAnerin, Peter Sobczak | Guión: – | Música: Jamie Christopherson, Traz Damji, Oleksa Lozowchuk | Plataforma: Xbox One, PC | Desarrollador: Capcom Vancouver

 

Sinopsis: Es navidad en Willamette, Colorado, y un misterioso brote ha azotado el Centro Comercial Willamette Memorial Megaplex y los alrededores de la ciudad con peligrosos predadores. Únete a Frank West mientras exploras un vasto y abierto mundo sandbox repleto de nuevos y peligrosos zombies, con millones de posibilidades para acabar con ellos y finalmente descubrir el origen del brote.