El Primer Gran Asalto al Tren (1979)

 

Nunca tan pocos cogieron tanto.

Michael Crichton dirige y adapta a la gran pantalla su propia novela tras ver estrenada como película otra obra suya, “La Amenaza de Andrómeda”, y después de ponerse tras la cámara de dos cintas realmente interesantes, “Almas de Metal” y la intriga médica “Coma”. Film apuntalado por un trío protagonista al que debe casi la totalidad de su encanto. Sean Connery, Donald Sutherland y la hipnótica Lesley-Anne Down son el motor de una narración ágil y entretenida, cine de robos algo alejado del manual del género que entremezcla con poco fortuna la comedia, la acción y la aventura.

Como suele ser norma en el género, los preparativos del atraco son mucho más nutritivos que el atraco en si. Los obstáculos que deben atravesar los ladrones hasta conseguir su objetivo fuerzan el ingenio de los protagonistas, forjando escenas realmente entretenidas. “El Primer Gran Asalto al Tren” narra precisamente eso, la preparación del primer atraco a un tren cargado de lingotes de oro, un hurto enmarcado en la llamativa Inglaterra victoriana, estupendamente reconstruida en la cinta. A pesar de contar con una notable producción y medios, la cinta fue un descalabro mayúsculo en la taquilla, debacle que mantuvo alejado a Michael Crichton de la dirección por algún tiempo.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(20-09-2011)

 

• Lo mejor:
• Lo peor:

 

 

Título Original: The First Great Train Robbery | Género: Acción / Comedia | Nacionalidad: Reino Unido | Director: Michael Crichton | Actores: Sean Connery, Donald Sutherland, Lesley-Anne Down | Productor: John Foreman, Dino De Laurentiis | Guión: Michael Crichton | Fotografía: Geoffrey Unsworth | Música: Jerry Goldsmith | Montaje: David Bretherton, Peter Elliott

 

Sinopsis: Transcurre el año 1855 cuando Inglaterra y Francia se hallan en guerra con Rusia en Crimea. A las tropas británicas se las paga puntualmente con oro. Todos los meses, veinticinco mil libras del preciado metal son transportadas en tren desde Londres hacia Folkestone, para ser embarcadas con destino a Francia. El movimiento de tal cantidad de oro despierta el natural interés en los delincuentes más avezados, si bien nunca nadie ha intentado robar un convoy en marcha. Edward Pierce (Sean Connery), un hombre de gran influencia en la ciudad, intentará la hazaña con la ayuda del habilidoso Agar (Donald Sutherland) y la bella Miriam (Lesley-Anne Down).