Elysium (2013)

Elysium (2013)

 

Lucha de clases orbital.

El uso de la ciencia-ficción como herramienta subversiva, como contrapunto al poder y al sistema dominante, incluso con advertencia acerca de los males de nuestro tiempo reflejados en esos espantosos e hipotéticos futuros, nos ha revelado ciertas claves que funcionan a la perfección a la hora de analizar el presente. La mega-corporación, la concentración de la riqueza, el uso de la tecnología para constreñir la libertad, el fin de las naciones y sus instituciones, el colapso intencionado del estado de bienestar, todo ha sido previsto por este género. Neill Blomkamp ya demostró con “District 9” que comprende las reglas básicas de la denuncia social enmascarada bajo el atractivo manto del mañana. Ahora expande su advertencia en un momento en el que todo lo que conocemos está en tela de juicio.

Blomkamp remarca lo evidente; en este mundo, salvo en contados oasis (ese molesto estado del bienestar que Europa ni defiende, ni exporta, ni nada), si no tienes dinero, no tienes educación, ni servicios sociales, y si te pones malo te mueres, normalmente de una enfermedad con tratamiento y cura. No hace falta llegar a esa hipérbole sanitaria de la cámara que elimina el cáncer en unos segundos, Blomkamp nos da en la cara con atropellos que podemos vivir en nuestro día a día: el colapso de las administraciones, la opresión policial, el acoso laboral… Su distopía, 150 años en el futuro, es la realidad cotidiana de millones de seres humanos. Hay guerra de clases, y ganan los ricos por goleada.

Resulta curioso que el objetivo final de ese cyborg de chatarrería, erigido como accidental héroe del proletariado, sea el de convertir a todos en ciudadanos de Elysium, sacar a las castas de miserables de sus inmundos hábitats y ofrecerles las ventajas de la élite, y digo curioso porque destruye ese infame dogma fomentado por el poder que dice que no hay para todos, que para que unos pocos vivan bien, muchos deben malvivir. Nuestra contaminada lógica nos dice que Elysium es malo y debe ser destruido como símbolo de opresión, cuando lo que en verdad hay que destruir es el poder que lo controla, para poner su tecnología y el bienestar que inspira al servicio de todos; el mito de las invasiones bárbaras desmantelado pieza a pieza.

Pero, incluso obviando su trasfondo de denuncia y su dialéctica combativa, “Elysium” se puede disfrutar de manera más primaria, visualmente, con cierto deleite hacia sus escenas de acción, a su imponente diseño de producción, reparando en todos los detalles de la imaginería tecnología de Blomkamp, observando a ese mezquino mercenario al servicio de los poderosos interpretado por Sharlto Copley. Y todo ello con un gran presupuesto, financiado por un gran estudio, algo que sólo Verhoeven había conseguido.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(09-08-2013)

 

• Lo mejor: La impronta de Neill Blomkamp, cada vez más nutritiva.
• Lo peor: Que las explosiones nos cieguen y no atendamos a su demoledora carga ideológica.

 

Elysium (2013)

 

Título Original: Elysium | Género: Acción / Drama / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Neill Blomkamp | Actores: Matt Damon, Jodie Foster, Sharlto Copley | Productor: Bill Block, Neill Blomkamp, Simon Kinberg | Guión: Neill Blomkamp | Fotografía: Trent Opaloch | Música: Ryan Amon | Montaje: Julian Clarke, Lee Smith

 

Sinopsis: Estamos en el año 2159. Hay dos clases de ciudadanos: los muy ricos que viven en la estación espacial Elysium y el resto, los que viven en un superpoblado y ruinoso planeta Tierra. Una funcionaria del gobierno, Rhodes, (Jodie Foster), no se detiene ante nada para hacer cumplir las leyes anti-inmigración y preservar el estilo de vida de los ciudadanos de Elysium. Esto no detiene a la gente de la Tierra, que intenta entrar de cualquier forma a la zona “privilegiada”. Entra en escena Max (Matt Damon) un joven con bastante poca suerte, que es obligado a formar parte de una arriesgada misión que intenta eliminar las barreras entre Elysium y la Tierra.

 

 

Elysium (2013)