Far Cry 4 (2014)

 

En las altas cumbres…

Si hay una saga de Ubisoft que mejora entrega tras entrega, esa es, sin ninguna duda, “Far Cry“. Cuatro títulos van ya, y la franquicia no hace más que aumentar en calidad técnica y narrativa, jugabilidad y diversión. Tras la aventura tropical de Jason Brody y su enfrentamiento con el trastornado Vaas Montenegro en “Far Cry 3“, ponemos rumbo al Himalaya, a la región de Kyrat, un país ficticio inspirado en Bután. El jugador asume el rol de Ajay Ghale, un joven de origen kyratí que se ha criado en los Estados Unidos. Ajay está de regreso en Kyrat para cumplir el último deseo de su madre, Ishwari Ghale, que le dejó indicaciones precisas para que sus cenizas fueran depositadas junto a las de Lakshmana (su hija). Justo cuando Ajay baja del autobús, acompañado por Darpan, es interceptado por miembros del ejército kyratí y Pagan Min en persona, el tiránico rey de Kyrat que ha instaurado una dictadura unipersonal en el país asiático. Pagan es venerado como un Dios por una parte de la población, y los que no se rinden a su poder, son amedrentados por los violentos métodos de represión que practica. El ejército real secuestra a Ajay y Darpan, y los traslada a la mansión de Paul “De Pleur” Harmon (uno de los tres gobernadores de Kyrat, junto a Yuma Lau y Noore Najjar). Allí, tras una incómoda cena con Pagan y De Pleur, Darpan es torturado. Ajay consigue escapar gracias a la intervención de Sabal, que, al igual que Darpan, es miembro de la Senda Dorada…

El Kyrat más exótico te espera. La naturaleza indómita nos pondrá a prueba desde el principio. No sólo tendremos que eludir a guardias fuertemente armados, sino que también nos las veremos con los más peligrosos animales salvajes. Una vez activando nuestro instinto de supervivencia, el siguiente objetivo será contactar con la Senda Dorada, la facción rebelde fundada por el padre de Ghale, Mojan, para hacer frente y derrocar al ominoso régimen de Pagan y sus secuaces. La Senda se encuentra en un momento convulso, con dos personas influyentes, Sabal y Amita, en pugna por asumir su liderato. Sus puntos de vista entran en continua colisión, sobre todo a la hora de planificar el futuro de Kyrat tras la esperada caída de Pagan Min. A lo largo del juego tendremos que tomar ciertas decisiones para inclinar la balanza de un lado u otro. Pero antes del fin de semejante era de terror, dará comienzo una guerra civil de guerrillas para debilitar, paso a paso, el poder absoluto del psicópata más estiloso del lejano oriente. Toca cargar nuestro fusil de asalto y planificar meticulosamente el ataque a los puestos de control del ejército, sus campamentos y las fortalezas de los lugartenientes de Pagan. Esparcidos por todo el territorio hay también multitud de encargos y misiones secundarias, que nos reportarán puntos de experiencia, dinero y equipamiento. Se repite el sistema de torres de radio (esta vez toca escalar campanarios) para ir despejando las partes oscuras del mapa. Cada acción que emprendamos, cada puesto liberado y cada fortaleza tomada, nos acercará un poco más al palacio real y al fin de Pagan Min.

Far Cry 4” recoge todas las bondades de “Far Cry 3” y las potencia para convertirse en uno de los sandbox más divertidos, desfasados y alucinógenos que se pueden jugar hoy día; es este un shooter eléctrico que nos entrega horas de entretenimiento, emoción y humor (bastante negro). Impactante a nivel visual –lógicamente, mucho mejor en las consolas de nueva generación y en PC–, el Himalaya luce estupendo, haciendo alarde de su belleza natural. La distancia de visionado es notable y todo se mueve a unos fluidos 30 FPS, siempre a 1080p de resolución. La trama repite esquema básico (un extranjero llega para resolver la situación), de nuevo sustentada por un puñado de llamativos personajes, algunos excéntricos y otros completamente pirados. La narración no pierde nunca el interés y nos lleva en volandas a través de unas misiones principales de acción frenética. Pero lo más destacado de este título es la libertad absoluta para afrontar todos sus retos (incluido el uso del entorno y la fauna). Planificar las misiones y los combates, mejorar el equipo y las habilidades de nuestro personaje (destaca la variedad de armas y vehículos a nuestra disposición), son sólo una pequeña parte de las posibilidades que nos esperan en este peligroso y desafiante periplo por Kyrat –también podemos reformar nuestra casita en las montañas–. Las misiones secundarias incluyen caza de animales, asesinatos, escolta de convoyes, liberación de rehenes… Menos emocionantes resultan los coleccionables, aunque su búsqueda nos permite descubrir lugares interesantes. Mención aparte merecen los pasajes que tienen lugar en el fantasioso Shangri-La, el estupendo modo cooperativo online y la maravillosa partitura obra de Cliff Martinez. La mezcla resultante es puro gozo de principio a fin.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(11-03-2018)

 

• Lo mejor: La escala de la aventura en Kyrat es colosal. Pagan Min, un malo muy cabrón.
• Lo peor: Algunas actividades secundarias y los coleccionables, puro relleno.

 

¿Sabías que…? Spoiler muy gordo. “Far Cry 4” tiene un final secreto que permite completar el juego en menos de quince minutos. Al inicio del mismo, Pagan Min responde a una llamada telefónica en su móvil y pide a Ajay Ghale que lo espere. Si en vez de huir esperamos esos quince minutos, Pagan volverá a por nosotros y nos dirigiremos junto a él al mausoleo, donde le contará al muchacho que hace años tuvo una hija con Ishwari y que el padre de Ajay la asesinó. Tras esto, Ajay puede depositar las cenizas de su madre junto a las de su hermanastra, Lakshmana. Al salir del mausoleo, Pagan está esperando en su helicóptero, y se muestran los créditos finales.

 

 

Título Original: Far Cry 4 | Género: Acción / Aventuras / Thriller | Nacionalidad: Canadá | Director: Patrik Méthé, Laurent Bernier, Alex Hutchinson | Actores: Troy Baker, Naveen Andrews, Janina Gavankar | Productor: Dan Hay, Laura Pepper | Guión: Mark Thompson, Li C. Kuo, Lucien Soulban, Liz Albl, C.J. Kershner, Oliver Sullivan | Música: Cliff Martinez | Plataforma: PlayStation3, PlayStation4, Xbox360, Xbox One, PC | Desarrollador: Ubisoft Montreal Studios, Ubisoft

 

Sinopsis: La ambición de Ubisoft en el género de los FPS se materializa de forma eficaz con “Far Cry“, que en sus últimas entregas ha sido una de las sorpresas del género. La cuarta edición traslada a los jugadores hacia el Himalaya, más exactamente a la zona de Kyrat. Este lugar se ha convertido en uno de los escenarios más icónicos de la franquicia de acción, estando llamada a convertirse en una de las regiones que recordemos durante más tiempo. En parte, posiblemente, por los variados enemigos con los que nos veremos las caras allí. Es territorio de Pagan Min, un dictador que ha impuesto su ley bajo puño de hierro y que no está dispuesto a bajar de su trono por mucho que se encuentre con el que podría ser la horma de su zapato. El jugador dará vida a Ajay Ghale, que viaja hasta Kyrat por un asunto familiar tan sensible como liberar allí las cenizas de su madre fallecida, pero que no tardará en desviar su rumbo de su objetivo inicial.

La culpa la tendrá una leyenda, un destino pendiente de cumplir y, como ya podéis imaginaros, un tirano. El progreso de Ajay Ghale en Kyrat se convertirá en una de las odiseas más épicas que se han podido ver en el género de los juegos de acción en primera persona. Los escenarios son de un tamaño enorme y tan variados como la imaginación os pueda permitir creer. El tamaño de la región supera al de todo lo visto antes en “Far Cry” y se convierte en uno de los escenarios más espectaculares que hayamos podido recorrer en el mundo de los videojuegos. Selvas, cumbres nevadas o escenarios desérticos se dan la mano contra todo pronóstico. El problema para Ajay se encontrará en que no está precisamente de vacaciones en Kyrat, y no tardará en descubrir lo peligrosa que puede ser la región si no tiene cuidado. La fauna salvaje juega un papel fundamental a lo largo del juego y también los poderes mágicos y las tribus ocultas que se esconden en algunos de los rincones más peligrosos de Kyrat. El descubrimiento de su destino y de su misión llevará a que los combates alcancen un nivel épico no visto hasta ahora en “Far Cry“.