Ladrón de Bicicletas (1948)

Ladrón de Bicicletas (1948)

 

La mirada de un niño.

Decía Hitchcock que el cine es la vida sin las partes aburridas. Para los neorrealistas italianos el cine retrata precisamente la parte aburrida de la vida, la parte fea, desagradable y dura. Porque la vida también es drama, y de ese reverso triste y desalentador se extraen las lecciones más valiosas, aquellas que dejan huella y revuelven la conciencia. Vittorio de Sica contribuyó a este movimiento cinematográfico con un puñado de obras, dos de ellas imprescindibles: “El Limpiabotas” (1946) y, sobre todo, la cinta que nos ocupa, “Ladrón de Bicicletas” (1948). Escalofriante retrato de las penosas condiciones sociales de la Italia de posguerra, una nación sometida por la desigualdad.

Escasea el trabajo, aflora la miseria y la vida humana se mercadea a la baja. En los arrabales de Roma, los pobres empeñan sus escasas posesiones para escapar del hambre. El duro día a día de los desharrapados se nos presenta desnudo, desprovisto de filtros, totalmente crudo. Antonio Ricci (Lamberto Maggiorani) ha encontrado trabajo fijando carteles (los anuncios de esos glamurosos films norteamericanos que fabulan con el oropel capitalista), pero para desempeñarlo necesita su bicicleta. Cuán nefasta es su suerte al hacer aparición un caco que le roba el transporte, transformado en herramienta imprescindible para el sustento de su familia. Comienza entonces una angustiosa travesía por la ciudad eterna en busca del vehículo hurtado. Antonio y su pequeño hijo Bruno, se adentran en la sordidez de la urbe, dejándose trocitos de esperanza en cada callejuela recorrida, en cada traspiés sufrido. Y son los ojos del pequeño los que terminan por narrar esta historia de injusticia, en la que el abatimiento hace que su propio padre pierda por momentos incluso el sentido de la responsabilidad para con su hijo.

Manu Castro (9/10)
@ManuCastroLSO
(22-01-2015)

 

• Lo mejor: La odisea del padre y el hijo, en busca de la puñetera bicicleta, es una obra maestra.
• Lo peor: Pega duro y puede tumbarte si te pilla flojo.

 

Ladrón de Bicicletas (1948)

 

Título Original: Ladri di Biciclette | Género: Drama | Nacionalidad: Italia | Director: Vittorio De Sica | Actores: Lamberto Maggiorani, Enzo Staiola, Lianella Carell | Productor: Giuseppe Amato, Vittorio De Sica | Guión: Cesare Zavattini, Oreste Biancoli, Vittorio De Sica | Fotografía: Carlo Montuori | Música: Alessandro Cicognini | Montaje: Eraldo Da Roma

 

Sinopsis: En la Roma de la posguerra, Antonio, un obrero en paro, consigue un sencillo trabajo pegando carteles a condición de que posea una bicicleta. De ese modo, a duras penas consigue comprarse una, pero en su primer día de trabajo se la roban. Es así como comienza toda la aventura de Antonio junto con su hijo Bruno por recuperar su bicicleta mientras su esposa María espera en casa junto con su otro hijo.

 

 

Ladrón de Bicicletas (1948)