Love Actually (2003)

 

Lo que necesitas es amor.

Romanticona y pastelosa a más no poder, pero, sobre todo, divertidísima y entrañable comedia que es una oda no ya sólo al amor, sino a la alegría de vivir y compartir la vida con otros (aunque no rehuye la parte amarga y lacrimógena). Repleta de personajes (menudo reparto) y escenas entrañables, “Love Actually” se ha convertido en una visita ineludible cada vez que llega la temporada navideña. En fin, “All I want for Christmas is you…”

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(20-10-2006)

 

• Lo mejor:
• Lo peor:

 

 

 

Título original: Love Actually | Género: Comedia / Drama | Nacionalidad: Reino Unido / USA / Francia | Director: Richard Curtis | Actores: Hugh Grant, Martine McCutcheon, Liam Neeson | Productor: Tim Bevan, Eric Fellner, Duncan Kenworthy | Guión: Richard Curtis | Fotografía: Michael Coulter | Música: Craig Armstrong, Matt Dunkley | Montaje: Nick Moore

 

Sinopsis: El nuevo primer ministro (Hugh Grant) se enamora de un miembro de su gabinete (Martine McCutcheon) a los pocos minutos de tomar posesión de su despacho en el 10 de Downing Street. Un escritor (Colin Firth) escapa al sur de Francia para reponerse de una desilusión amorosa y se enamora de nuevo en un lago. Una mujer felizmente casada (Emma Thompson) sospecha que está perdiendo a su marido (Alan Rickman). Una recién casada (Keira Knightley) interpreta mal la actitud del mejor amigo de su marido. Un escolar quiere despertar el interés de la chica más deseada del colegio. Un padrastro que se ha quedado viudo (Liam Neeson) trata de conectar con un hijo al que apenas conoce. Una ejecutiva (Laura Linney) se arriesga a dar el primer paso con un compañero de trabajo de quien lleva tiempo enamorada. Un viejo rockero (Bill Nighy) que ha vivido mucho pero no se acuerda de nada prepara su reaparición final a su peculiar manera. El amor, el gran enredador, a todos los iguala a la hora de complicarles la vida. Los amores y las vidas de todos estos ciudadanos de Londres se mezclan y entrecruzan en el día de Navidad, con resultados románticos, divertidos y agridulces para todos los que han tenido la fortuna (o el infortunio) de enamorarse.