Maniac Cop (1988)

 

Madero trastornado.

Maniac Cop” es una peculiar mezcla que incorpora elementos habituales en las tramas policiacas de caza al asesino, con rasgos más propios del cine de justicieros urbanos popularizado en la década de los setenta y un componente fantástico que se acerca con decisión al cine de terror, en concreto al subgénero slasher –con la figura del psicópata indestructible, retornado de la muerte, sobrevolando la propuesta–. William Lustig (“Maniac“, “Vigilante“) y Larry Cohen (“Estoy Vivo“, “La Serpiente Voladora“), dos tipos con mucho peso dentro del cine de género, unieron sus fuerzas en 1988 para confeccionar una de las películas de serie B más exitosas y populares de finales de los ochenta. El primero, responsable de la dirección, llevaba casi cinco años sin participar en ningún proyecto y el segundo, autor del guión, acababa de estrenar el film de vampiros “Regreso a Salem’s Lot“. Así pues, se generó cierta expectación por comprobar lo que podía surgir de la retorcida creatividad combinada de estos dos sujetos. El éxito comercial de la película propició el estreno de dos secuelas, dirigidas ambas por Lustig. Con el paso de los años, este título ha adquirido el estatus de cine de culto.

Una asesino maníaco comienza a ejecutar personas inocentes en las calles de Nueva York. Al principio parecen crímenes inconexos, sin un patrón definido. Los testigos aseguran que el responsable es un agente de policía uniformado. Enseguida se levantan las suspicacias contra el departamento, acusado por la brutalidad de sus métodos y la violencia empleada por sus agentes. Robert Z’Dar presta su característica cara –aún más afeada por el maquillaje– a Matt Cordell, el policía maniaco, un villano cuya presencia física lo ha convertido en memorable. Las pesquisas sobre tan brutal serie de asesinatos corren a cargo del teniente McCrae, interpretado por el siempre eficaz Tom Atkins, mientras un sobrio Bruce Campbell encarna a Jack Forrest, un policía acusado injustamente de ser el autor de los crímenes. Como anécdota, cabe recordar el cameo de Sam Raimi. Por desgracia, el desarrollo de la trama se torna torpe por momentos, a causa de un guión repleto de situaciones absurdas y diálogos memos. Los asesinatos no pasan de rutinarios, lastrados por una puesta en escena poco elaborada, con Z’Dar ejerciendo de mole impasible y brutal.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(01-06-2005)

 

• Lo mejor: Su puesta en escena, cruda y sucia. La atmósfera de algunas secuencias.
• Lo peor: Atendiendo a los nombres involucrados en esta producción, uno espera más.

 

 

Título Original: Maniac Cop | Género: Acción / Terror / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: William Lustig | Actores: Tom Atkins, Bruce Campbell, Laurene Landon | Productor: Larry Cohen | Guión: Larry Cohen | Fotografía: James Lemmo, Vincent J. Rabe | Música: Jay Chattaway | Montaje: David Kern

 

Sinopsis:Maniac Cop” es un thriller sobre una serie de brutales crímenes que aterrorizan la ciudad de Nueva York. Las víctimas son despedazadas sin ningún tipo de motivación aparente y los ciudadanos empiezan a defenderse asesinando policías, ya que la prensa ha anunciado que el psicópata que los tiene atemorizados es en realidad… un policía. Para apaciguar los ánimos de la ciudadanía, la policía arresta al oficial Jack Forrest, pero su pareja Teresa (también policía) está convencida de su inocencia. Cuando el detective Frank está a punto de descubrir la verdadera identidad del asesino, se revelará un hecho insospechado, y es que el difunto oficial Cordell parece haber vuelto a la vida, sediento de sangre y crímenes, convertido en el temible “Maniac Cop“.