Ondas de Choque (1977)

 

Cosas acuáticas nazis.

Una chica flota a la deriva a bordo de un diminuto bote de remos. Está inconsciente. Un pescador y su hijo la rescatan, y comprueban que la muchacha se encuentra en estado de shock, completamente aterrorizada. Nadie puede imaginar la pesadilla que ha sufrido. Uno días antes, la moza en cuestión, interpretada por Brooke Adams (“La Invasión de los Ultracuerpos” y “La Zona Muerta“), se pasea despreocupara por la cubierta de una cochambrosa embarcación para turistas. Junto a otros viajeros, la tripulación y el capitán de la nave (un viejo lobo de mar con malas pulgas al que da vida John Carradine), disfruta del agua templada y el apacible sol. Tras presenciar todos un extraño fenómeno meteorológico, la embarcación colisiona contra un enorme navío varado cerca de la costa de una pequeña y remota isla. Forzados a desembarcar a causa de los desperfectos de su barco, los turistas y la tripulación tratan de encontrar ayuda en un lugar que parece desierto. Caminando entre manglares y selva enmarañada, tropiezan con un antiguo hotel abandonado. Allí descubren que no están solos; un viejo ermitaño (Peter Cushing) les advierte del peligro que corren si no abandonan la isla de inmediato…

Zombis nacionalsocialistas. El debut en la dirección de Ken Wiederhorn, que también firma el guión, fue la primera película en abordar tan peculiar fusión de conceptos; una combinación que le ha aportado al subgénero algunos títulos ciertamente disparatados: “La Tumba de los Muertos Vivientes” (1981), “El Lago de los Muertos Vivientes” (1981) o las más recientes “El Búnker” (2008) y “Zombis Nazis” (2009), ambas con secuela. La génesis de este esperpento la encontramos en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, cuando el ejército alemán, desesperado por la inminente derrota, hace uso de su más temible arma secreta: un programa de súper soldados, ni vivos ni muertos, desarrollado por las temibles Waffen SS. El proyecto, dirigido por un despiadado comandante de las SS, reclutó a los candidatos más violentos y sanguinarios de entre los reclusos más desequilibrados del país; todo para formar un escuadrón de la muerte de soldados imbatibles. Un grupo de ellos, la rama submarina, fue destinado a los U-Boot que jamás saldrían a la superficie; pero nunca llegaron a embarcar, no de la manera esperada por el alto mando alemán, al menos. Spoilers leves desde aquí.

Remordimientos. En un arrebato de sinceridad, Cushing admite su condición nazi y la responsabilidad sobre los soldados acuáticos, que él mismo había confinado en el buque encallado muchos años atrás. Ahora, liberados (quizá por ese fenómeno metereológico la hostia de extraño), estos seres aberrantes inician una cacería (muy poco sangrienta, eso sí) por toda la puñetera isla. Los teutones emergen del mar de manera escalofriante, justo cuando los turistas y la tripulación comienzan a tomar decisiones absurdas. Como ya os imagináis, los protagonistas caen como moscas a manos de estos nazis con gafotas. De esta manera se va despedazando el atractivo planteamiento de la cinta, entre muertes grotescas y situaciones propias de gente muy imbécil. “Ondas de Choque” (en España también se la conoce por “Terror en las Aguas“; “Shock Waves” en USA, “Almost Human” en Inglaterra y “Death Corps” en otros países) no resulta un film completamente gratificante, pero puede considerarse un competente ejercicio de entretenimiento diseñado para el seguidor más acérrimo del género. Hoy día es considerada una cinta de culto, más por su condición de rareza que por sus cualidades artísticas. Wiederhorn volvería al cine zeta en 1988 con “La Divertida Noche de los Zombis“.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(10-09-2006)

 

• Lo mejor: La presencia de dos pesos pesados del cine de terror, John Carradine y Peter Cushing (este último gritando en alemán por la playa).
• Lo peor: Su ritmo contenido puede llegar a desesperar.

 

zoml1 

 

 

Título Original: Shock Waves | Género: Terror / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Ken Wiederhorn | Actores: Peter Cushing, Brooke Adams, Fred Buch | Productor: Reuben Trane | Guión: John Kent Harrison, Ken Pare, Ken Wiederhorn | Fotografía: Reuben Trane | Música: Richard Einhorn | Montaje: Norman Gay

 

Sinopsis: Un grupo de amigos celebra una fiesta en un yate cuando el choque con un buque de carga les hace encallar en una isla. En ella conocen a un anciano comandante nazi que tiene a su cargo un pelotón de zombies. Éstos, tras varios años ocultos, saldrán para sembrar el terror entre los visitantes.