El Pueblo de los Malditos (1995)

El Pueblo de los Malditos (1995)

 

Una mirada puede matar.

Sobrecarga de trabajo a mediados de los noventa. Apenas dos meses después del estreno norteamericano de “En la Boca del Miedo“, llegaba a los cines la siguiente película de Carpenter, “El Pueblo de los Malditos” –cuyo rodaje empezó nada más terminar el de la cinta protagonizada por Sam Neill–. Se trata de un remake del film homónimo de 1960 dirigido por Wolf Rilla, basado en la novela de John Wyndham. La historia es de sobra conocida por todos: los habitantes de un pequeño pueblo sufren un desmayo colectivo, perdiendo el sentido durante unas horas. A consecuencia de tan sospechoso suceso, diez mujeres de la localidad se quedan embarazadas, dando a luz meses después, y de manera simultánea, a unos extraños niños de pelo albino que parecen dotados de poderes telequinéticos. De nuevo una invasión silente, un enemigo esquivo. Se paladea una extraña desazón contenida en una tarde de primavera, entre la parsimonia de lo rural, en un lugar en el que jamás podría pasar algo de tal calibre. Los muchachos no tardan en sembrar el pánico en la localidad, asesinando a cualquiera que se entrometa en sus propósitos.

Aquellos malditos niños. Nos encontramos con un Carpenter crepuscular, prematuramente envejecido a causa de una ominosa enfermedad cutánea. Un autor entregado al trabajo que en aquel tiempo encadenaba proyectos cada vez más alejados de la comercialidad de la época; observando contemplativo la posibilidad de perder la financiación y la salud de manera definitiva –lo primero ocurriría apenas seis años después del estreno de esta cinta–. Aquí construye un relato de suspense orquestado en torno a un par de géneros que el director de “La Cosa” maneja con envidiable soltura. El terror fantástico aterriza en un pueblo, en una comunidad de una verosimilitud extraordinaria, refrendada por la precisión de un reparto sobresaliente. Christopher Reeve (en su último papel antes de su terrible accidente), Linda Kozlowsky, Michael Paré, Kirstie Alley (sobresaliente) y Mark Hammill (estupendo como párroco del pueblo), son las caras más reconocibles de un elenco que también incluye a Peter Jason y George Flower –habituales en la filmografía de Carpenter–. Sin llegar a la altura de los grandes títulos de su autor, nos encontramos ante una película meritoria, de factura (muy) personal, completamente alejada de la estandarización hollywoodiense.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(27-12-2001)

 

• Lo mejor: El sólido reparto. La cercanía de la narración y la precisión de su ritmo.
• Lo peor: Que se la relegue como film menor o remake sin interés.

 

jcar1

 

El Pueblo de los Malditos (1995)

 

Título Original: Village of the Damned | Género: Terror / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: John Carpenter | Actores: Christopher Reeve, Kirstie Alley, Linda Kozlowski | Productor: Sandy King, Michael Preger | Guión: John Wyndham, Stirling Silliphant, Ronald Kinnoch, David Himmelstein | Fotografía: Gary B. Kibbe | Música: John Carpenter, Dave Davies | Montaje: Edward A. Warschilka

 

Sinopsis: En un apacible pueblo, de repente, algo deja a todo el mundo inconsciente. Todo aquel que intenta entrar cae redondo a los pocos segundos de traspasar una invisible frontera. Cuando varias horas más tarde despiertan los habitantes, todo parece haber vuelto a la normalidad. Sin embargo, durante los siguientes días, muchas de las mujeres del pueblo descubren que están embarazadas. Agentes del gobierno supervisarán los embarazos, para investigar su relación con el extraño suceso que aconteció en el pueblo. Cuando las madres dan a luz, todos los recién nacidos presentan unos intensos ojos azules y pelo albino, además de una increíble inteligencia.

 

 

El Pueblo de los Malditos (1995)