Razas de Noche (1990)

 

La ciudad de los monstruos perdidos.

La interesante obra del escritor Clive Barker incluye tres destacadas incursiones cinematográficas: la popular “Hellraiser” (1987); la cinta que nos ocupa, “Razas de Noche” (1990); y la que supone su prematura despedida del mundo de la dirección, “El Señor de las Ilusiones” (1995). De las continuas disputas con los productores y ejecutivos de los estudios, sobre todo en la realización de las dos últimas, surgió su rechazo a sentarse de nuevo en la silla del director. Trasformado en productor ejecutivo, Barker parece tener ahora el control necesario sobre las adaptaciones de sus relatos que se le negó antaño. Y es que no fueron pocos los problemas con los que se encontró el británico a la hora de filmar en celuloide la adaptación de su novela de terror “Cabal“, publicada en 1989. El primer montaje de la película, cercano a las tres horas de duración, fue mutilado por la productora Morgan Creek, que lo consideró poco comercial. Huelga decir que este montaje primigenio es la verdadera versión del director. Actualmente se puede encontrar el director’s cut (con 40 minutos adicionales) editado en DVD y Blu-Ray en varios países. Sea como fuere, incluso a pesar de las cacicadas del estudio y el fracaso comercial de la cinta, “Razas de Noche” ha ido sumando una legión de seguidores a lo largo de los años y está considerada una película de culto.

Boone (Craig Sheffer) es un joven acuciado por extrañas pesadillas sobre un siniestro lugar llamado Midian. Con la ayuda de su novia Lori (Anne Bobby) y su terapeuta, el psiquiatra Phillip K. Deckard (interpretado por el cineasta David Cronenberg; el nombre de su personaje es una referencia al escritor Phillip K. Dick y al protagonista de su célebre novela “¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?”, adaptada más tarde por Ridley Scott como “Blade Runner“), Boone parece superar poco a poco sus obsesiones con dicho lugar. Por desgracia, el doctor Deckard está convencido de que Boone es en realidad un peligroso asesino psicópata. Tras enseñarle Deckard unas horribles fotografías de sus supuestos crímenes, el chico decide abandonar la ciudad (y su vida) rumbo a la enigmática Midian. Allí descubrirá un mundo nuevo, para convertirse en un miembro más de las Razas de Noche. Se trata, pues, de la historia de una huida, protagonizada por un joven inadaptado que lucha por encajar en una sociedad que no acepta la diversidad. De sus temores y dudas subyace, de manera evidente, el tema de la homosexualidad reprimida. En este sentido, el espíritu combativo de Barker, su rechazo a los prejuicios y como plantea el conflicto con la autoridad (incluida la Iglesia católica) y el fanatismo, son elementos que sobreviven a los tijeretazo del estudio.

“Sean comunistas, pirados o mutantes cromosómicos del tercer mundo, allá vamos; ¡los hijos de los libres!” La policía y el ejército quedan retratados como el brazo ejecutor de una sociedad trasformada en turba fascista, que alza sus antorchas contra la diferencia. Ellos son los auténticos monstruos, “los alucinados”, capaces de destruir Midian y a sus gentes a través de la ignorancia y el miedo a lo desconocido. Por supuesto, el odio y el racismo son piezas fundamentales de este análisis sociológico convenientemente enmascarado bajo la apariencia de una cinta de terror violento y fantástico. A nivel visual, la propuesta destaca por el impecable diseño de Midian (con su hipnótica atmósfera) y el abrumador trabajo de maquillaje; son ambos elementos sobresalientes, como lo es también la maravillosa banda sonora compuesta por Danny Elfman. La versión estrenada en cines sufre a consecuencia de los cortes en el metraje citados con anterioridad, lo que provoca que algunos personajes no estén bien desarrollados y que ciertas partes de la narración, en especial la recta final, adolezcan de un ritmo demasiado acelerado. Por fortuna, estos defectos, atribuibles por entero a un puñado de ejecutivos gilipollas, no son suficientes para desbaratar la experiencia. Y recordad: “Verdad lo es todo. Dios es un astronauta; Oz está en el arco iris; y Midian es donde viven los monstruos”.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(27-10-2005)

 

• Lo mejor: La cara de perturbado de Cronenberg.
• Lo peor: Perderse el montaje del director.

 

¿Sabías que…? Existe una serie de cómics basados en la película –los cuatros primeros números adaptan el largometraje– que expanden la narración de “Razas de Noche” hasta más allá del final cinematográfico.

 

 

Título Original: Nightbreed | Género: Terror / Fantástico / Acción | Nacionalidad: USA | Director: Clive Barker | Actores: Craig Sheffer, Anne Bobby, David Cronenberg | Productor: Gabriella Martinelli | Guión: Clive Barker | Fotografía: Robin Vidgeon | Música: Danny Elfman | Montaje: Mark Goldblatt, Richard Marden

 

Sinopsis: Esta es la historia de un joven obsesionado y con pesadillas que le llevan a un lugar extraño llamado Midian, habitado por seres monstruosos e infernales de ultratumba. La realidad es que está siendo víctima, sin saberlo, de los planes de un siniestro psiquiatra, quien le hará pasar por el autor de una serie de horribles asesinatos.