Armageddon (1998)

 

Nada sobrevivirá, ni las bacterias…

En su contundente prólogo (narrado por un rotundo Charlton Heston) se relata con detalle la magnitud de un evento ligado a la extinción ocurrido hace más de 65 millones de años. Las cifras invitan a sudar. Una roca de apenas diez kilómetros de largo impactó en nuestro planeta con una fuerza equivalente a 10.000 bombas nucleares; 300.000 millones de toneladas de tierra y piedras se precipitaron a la atmósfera, creando un manto de polvo que el Sol no pudo atravesar durante 1000 años… Un acontecimiento que cambió el rumbo biológico del mundo, acabando con la supremacía de los dinosaurios. “Sucedió antes; volverá a suceder. La pregunta es… cuando”. Suena de fondo la maravillosa banda sonora compuesta por Trevor Rabin, aparece en pantalla el nombre de Jerry Bruckheimer, unido una vez más al de Michael Bay (tras destrozar juntos la taquilla con “Dos Policías Rebeldes” y sumir en el caos a la ciudad de San Francisco en “La Roca“), y en grande, antes de que nos explote en plena cara el título de la película, aparece Bruce Willis como protagonista indiscutible de la función. Apenas diez minutos de metraje y ya han saltado por los aires el transbordador espacial Atlantis y una gran parte de la ciudad de Nueva York. El espectáculo enorme, el ritmo electrizante y un pedrusco del tamaño de Texas acercándose a La Tierra a una velocidad acojonante. “Armageddon” nos invita a una destructiva cuenta atrás para el fin de la humanidad.

América (los USA) se prepara para salvar el mundo una vez más. El ejército y la NASA trazan un plan de contingencia que pasa por mandar al espacio a los mejores perforadores de petróleo del planeta. Ya se encarga la película de recalcar que, si no fuera por la industria de los combustibles fósiles y la guerra, ahora no tendríamos las herramientas con las que librar esta decisiva batalla –un arma atómica será la encargada de reducir a cenizas a tan odioso asteroide–. Pelos de punta con el discurso del presidente de los Estados Unidos, al nivel de “el cuatro de julio ya no será únicamente una fiesta norteamericana”. Él es el líder de todos, actúa y habla como tal, y al que no le guste, que suba a un cohete y se dé de hostias con el meteorito en el espacio; do your part, cabrón. El patriotismo de saldo y la propaganda imperialista convierten a esta película de reclutamiento en una delicia conceptual. Los cuatro guionistas (Jonathan Hensleigh, Tony Gilroy, Shane Salerno y J.J. Abrams) no se cortan un pelo y montan al reparto en dos naves espaciales que atienden a los nombre de “Independencia” y “Libertad”; con un par. Si conseguimos sobrevivir a semejante dosis de barras y estrellas, podemos llegar a disfrutar de una impecable lección de cine de catástrofes. La parte técnica y la pericia de Bay a la hora de rodar deslumbrantes secuencias de efectos especiales, evita que le busquemos las cosquillas a una trama sencilla, a ratos palurda, diseñada para el lucimiento absoluto de los protagonistas (buen elenco el aquí reunido), el director y los Estados Unidos. La versión vídeoclip de “Deep Impact” es un competente film de evasión; un blockbuster alocado, desmedido y, por todo ello, entretenido y sabroso.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(12-12-2002)

 

• Lo mejor: La banda sonora. Su desbordado sentido de la épica y el espectáculo (la destrucción de Nueva York, la escena de la puesta en órbita de las lanzaderas…).
• Lo peor: No es que lo roce, es que abraza el fascismo en algunos momentos.

 

 

Título Original: Armageddon | Género: Acción / Ciencia Ficción / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: Michael Bay | Actores: Bruce Willis, Billy Bob Thornton, Ben Affleck | Productor: Michael Bay, Jerry Bruckheimer, Gale Anne Hurd | Guión: Robert Roy Pool, Jonathan Hensleigh | Fotografía: John Schwartzman | Música: Trevor Rabin | Montaje: Mark Goldblatt, Chris Lebenzon, Glen Scantlebury

 

Sinopsis: Los creadores del gran éxito “La Roca” vuelven a conseguir realizar una de las mejores películas de acción del año. Su explosivo reparto, encabezado por Bruce Willis, junto a los ganadores del Oscar Ben Affleck y Billy Bob Thornton, Liv Tyler, Steve Buscemi y Will Patton, te dejará pegado al asiento y hará que olvides respirar. Cuando un asteroide del tamaño de Tejas se dirige a la Tierra a toda velocidad, la única esperanza del mundo está depositada en un grupo de trabajadores expertos en perforaciones petrolíferas, cuya misión consistirá en desintegrar el asteroide antes de que destruya nuestro mundo. En este heroico viaje, tendrán que superar las más duras condiciones físicas y emocionales a las que jamás se haya enfrentado un ser humano. Objetivo salvar el planeta y evitar el Armageddon.