Assassin’s Creed: Origins (2017)

 

A la orilla del Nilo.

Corre el año 49 a. C. y el Antiguo Egipto está hecho un verdadero lío. El faraón, Ptolomeo XIII, pugna con su hermana, Cleopatra VII, por el trono, siempre bajo la atenta mirada de Julio César, líder de la República Romana, que ambiciona expandir las fronteras de Roma. El delta del Nilo es un polvorín donde no faltan las conspiraciones, los asesinatos y la traición indiscriminada. Varias facciones secretas se han infiltrado en las altas esferas del poder con el fin de reorganizar el Reino Ptolemaico; unos bajo los preceptos del control y el orden, mientras que otros luchan por la justicia y la libertad. Al margen de semejantes conciliábulos se encuentra Bayek, un medjay de Siwa que se verá involucrado en los intrigantes juegos de los poderosos a través del peor de los infortunios: el asesinato de su hijo pequeño. Este hecho le catapulta a una lucha que se extiende desde el Mediterráneo y serpentea río arriba, alcanzando cada rincón de desiertos, oasis y montañas; se trata de una sucesión de acontecimientos que supondrán la génesis de la Hermandad de los Asesinos. Bajo el sol abrasador, entre la arena estéril y el fecundo caudal del Nilo, allí surgió el Credo. De Alejandría a Memphis, de Guiza al interminable Desheret, Egipto es tuyo, protégelo.

Le han sentado muy bien estos dos años de barbecho a una saga que estaba francamente agotada (incluso después del notable “Assassin’s Creed: Syndicate“). Detrás del desarrollo de este deslumbrante “Assassin’s Creed: Origins” encontramos al equipo responsable de una de las mejores entregas de la franquicia, la aventura pirata “Assassin’s Creed IV: Black Flag“. La nueva dirección que ha escogido Ubisoft para su buque insignia, encaminada a ofrecer una experiencia más rolera, pone en evidencia los referentes más obvios de este título, “The Witcher 3: Wild Hunt” y “The Legend of Zelda: Breath of the Wild“. El componente RPG le sienta bien a una propuesta que ha sabido evolucionar unas mecánicas de juego necesitadas de aire fresco. En este sentido, el sistema de combate es más libre, divertido y dinámico que en entregas anteriores, algo que hacía mucha falta. La exploración e investigación del escenario (con la inestimable ayuda de nuestra águila Senu), una vasta extensión de terreno donde se recrea con todo lujo de detalles el majestuoso Antiguo Egipto, es otra de las opciones que se han potenciado. Son muchos los puntos de interés (pueblos, ciudades, templos, pirámides, tumbas…) desperdigados por un mapeado bello y cautivador. Pasear, nadar y cabalgar por este mundo es toda una experiencia.

Casi 30 horas nos llevará completar la trama principal, con misiones elaboradas con esmero y un argumento sólido y entretenido, lo suficiente para no invitar al aburrimiento; aunque se echa en falta una historia del presente algo más nutritiva y una conexión menos frágil con la línea argumental de los Precursores. Las (abundantes) misiones secundarias, los encargos y coleccionables, alargan la duración del juego hasta más allá de las 60 horas –aún más si optamos por participar en las carreras de cuadrigas o los combates de gladiadores–. Con tanto contenido disponible, resulta inevitable caer en la repetición, y muchas de las tramas complementarias pecan de simples, con poca variedad de situaciones en su desarrollo. Algunas se reducen a investigaciones rutinarias y recorridos de un punto a otro, aunque están bastante más cuidadas que en ocasiones anteriores. La caza y el crafteo adquieren especial importancia si queremos mejorar nuestras armas, herramientas, equipo e indumentaria. La experiencia nos permite alcanzar un nivel máximo de 40, con un árbol de habilidades repartido en tres ramas: Cazador, Guerrero y Oráculo. Todo lo necesario para que Bayek, protagonista de una violenta aventura de venganzas, lleve a cabo su cometido con éxito, fundando de paso la mítica orden de los asesinos (junto a su esposa Aya).

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(10-08-2018)

 

• Lo mejor: La inmersión en el Antiguo Egipto es espectacular.
• Lo peor: La IA enemiga es un poco podre. Las batallas navales resultan decepcionantes.

 

00072e

 

 

Título Original: Assassin’s Creed: Origins | Género: Acción / Drama / Aventuras | Nacionalidad: Canadá | Director: Jean Guesdon, Ashraf Ismail | Actores: Abubakar Salim, Alix Wilton Regan, Zora Bishop | Productor: Virginie Blondel-Pelletier, Anne-Laure Condamine, Julien Laferriere | Guión: Richard Farrese, Jean Guesdon, Ashraf Ismail | Música: Sarah Schachner | Plataforma: PlayStation4, Xbox One, PC | Desarrollador: Ubisoft, Ubisoft Montreal Studios

 

Sinopsis: “Assassin’s Creed: Origins” está preparado para ofrecer la mejor experiencia de juego en 4K. Viaja al Antiguo Egipto, el lugar más misterioso de la historia, en un periodo crucial que dio forma al mundo de hoy. Descubre los secretos tras las Grandes Pirámides, los mitos olvidados, los últimos faraones y, grabada en jeroglíficos perdidos en tiempos remotos, la historia del origen de la hermandad de los Assassins. Durante los últimos cuatro años, el equipo responsable del aclamado “Assassin’s Creed IV: Black Flag” se ha centrado en la creación de un nuevo comienzo para la franquicia. Lucha de una forma totalmente nueva, donde puedes cambiar sin interrupciones entre armas de largo o corto alcance, y eliminar a varios enemigos de una sola vez. Elige tus habilidades de Assassin mientras exploras Egipto y te embarcas en múltiples misiones y en emocionantes historias a lo largo de un viaje que cambiará la civilización.