Assassin’s Creed: Syndicate (2015)

 

Pasajeros al tren…

Es 1868 en la capital del imperio británico. Londres late al ritmo de la revolución industrial. Se suceden las innovaciones tecnológicas y cientos de miles de personas se trasladan a la urbe en busca de un futuro mejor. Lo que encuentran al llegar no es más que miseria, contaminación y explotación laboral. Es una época de magnates, un poderoso grupo de personas sin escrúpulos que ha sustituido a reyes, emperadores, religiosos y políticos al frente del ominoso sistema capitalista -que extiende sus tentáculos por todo el globo desde las turbias aguas del Támesis-. Crecen la desigualdad y la injusticia. Las calles están en manos de violentas bandas que imponen la ley del más fuerte. Algunas son asociaciones de desarrapados que sólo tratan de sobrevivir; otras, en cambio, operan a las órdenes de los poderosos, aumentando la opresión sobre las clases más desfavorecidas. En esta olla a presión se meten los hermanos Jacob e Evie Frye, dos asesinos que asumen la misión de liberar Londres del yugo templario (que tiene al maléfico Crawford Starrick al frente). No será fácil tal tarea; sus enemigos son tan peligrosos como poderosos, y la metrópolis se muestra hostil ante la llegada de los forasteros. Poco a poco, calle tras calle, distrito a distrito, irán recuperando la libertad de la ciudad: comienza “Assassin’s Creed: Syndicate“.

Gangs of London. Nuestra banda, los Rooks, reclamará cada adoquín y acera a golpe de bastón y puñetazo limpio. Recuperar Londres será un proceso violento, repleto de reyertas y salpicado de no poca sangre. Limpiar cada sección supone superar una serie de tareas y misiones al margen de la historia principal, algo fundamental a la hora de aumentar el nivel, el inventario y las habilidades de los dos personajes. Asesinar templarios, secuestras malhechores, liberar niños de la esclavitud laboral o desarticular los cuarteles de las bandas rivales, son algunas de las actividades que nos propone el juego. Así iremos dominando zonas de Londres y haciendo retroceder a unos enemigos que nos harán frente en ocho actos principales. Elimina a los objetivos clave de la conspiración templaría es el fin último de nuestra presencia en la capital. También lo es recuperar otro artilugio precursor: el sudario del Edén. Para llevar a cabo nuestra empresa, contaremos con un puñado de aliados a lo largo de la aventura, como Henry Green, un asesino indio que ya residía en Londres antes de la llegada de los hermanos Frye; Abberline, el jefe de policía de la cuidad; y Clara O’dea, una muchacha que lidera y libera a los niños esclavos de las factorías y fábricas. También nos toparemos con figuras relevantes de la época, como Charles Dickens, Alexander Graham Bell, Charles Darwin o Karl Marx, entre otros.

No lo tenía fácil Ubisoft Quebec para contentar a unos fans que venían (veníamos) rebotados de la entrega anterior. La alargada sombra de “Assassin’s Creed: Unity” parece difuminarse en parte entre la niebla londinense, pero continúan presentes en este título muchos de los males que aquejan a la franquicia desde hace años. Persisten los habituales fallos técnicos (mitigados con respecto a “Unity“, menos mal), se repiten las trilladas mecánicas de juego, continúa la desidia por la trama principal (son vergonzosos e innecesarios los insertos que tienen lugar en el presente) y el enfermizo afán por incorporar misiones secundarias o tareas que son puro relleno. El lastre de la repetición y el síndrome del recadero también reclaman un lugar destacado dentro de la aventura. En cuanto a la dificultad, si nos dedicamos a farmear experiencia con ahínco, alcanzaremos el nivel diez (que desbloquea todas las mejoras del cuatro de habilidades) antes de llegar al ecuador del juego, por lo que nuestro periplo urbano se convertirá en un auténtico paseo (no os cuento si también potenciamos al máximo las posibilidades de nuestra banda). Manejando a estos dos asesinos, una vez convertidos en ultra poderosos, da la sensación de que el juego no supone ya ningún reto; incluso parece que, además de estar mal balanceado, esté roto.

El apartado técnico tampoco es para echar cohetes (se agradece una tasa de frames por segundo mucho más estable esta vez, aunque esto supone un recorte gráfico evidente con respecto a “Unity“). Podemos hablar de un aspecto visual correcto, notable en determinados momentos, pero sin alardes; no alcanza el nivel de detalle de “Unity“, pero tampoco es un despropósito como el que supuso aquella vistosa ensalada de bugs. Por el contrario, la reconstrucción de Londres es realmente buena, la cuidad bulle de vida y recorrerla, a pie o en carruaje, supone una experiencia satisfactoria. También destaca la animada banda sonora compuesta por Wintory. El argumento es otro de los hándicaps insalvables de este juego. Es insulso e irrelevante a más no poder (y los villanos, pura paja, oiga). Si no fuera por el carisma que desprenden Evie y Jacob, y la aparición puntual de algún colaborador destacado, el guión sería un yermo creativo penoso. A modo de inserto en la trama, podemos desplazarnos, a través de un vórtice sobre el río Támesis, a un pasaje de la Primera Guerra Mundial, para ayudar a Winston Churchill… Lejos quedan los complots y las intrigas de la etapa protagonizada por Ezio Auditore. Añoranza grande por su trilogía, que incluye el mejor título de la saga, el fabuloso “Assassin’s Creed II“. Que sí, que ahora nos podemos montar en tren, pero no es suficiente.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(15-10-2017)

 

• Lo mejor: La ambientación histórica del Londres victoriano.
• Lo peor: Que la única novedad importante sea un gancho y unos cuantos carromatos, es muy triste.

 

¿Sabías que…? Los “Crímenes Terroríficos” es el nombre de un DLC de “Assassin’s Creed: Syndicate” que consiste en un pack de diez misiones adicionales, exclusivo para PlayStation 4. Una serie de extraños asesinatos tienen lugar en el Londres victoriano. El pequeño Arthur Conan Doyle será nuestro guía por tan singulares sucesos, inspirados en las historias de Penny Dreadful, un tipo de publicación de ficción terrorífica que se vendía en Inglaterra durante el siglo XIX, donde se narraban crímenes especialmente truculentos. Los jugadores encontrarán pistas y podrán interrogar a numerosos testigos para avanzar en la investigación de estos “horrores de penique”.

 

00072e

 

 

Título Original: Assassin’s Creed: Syndicate | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: Canadá | Director: Ramiro Bélanger | Actores: Victoria Atkin, Paul Amos, Kris Holden-Ried | Productor: – | Guión: John Karnay, Danny Wallace, Jeffrey Yohalem | Música: Austin Wintory | Plataforma: PlayStation4, Xbox One, PC | Desarrollador: Ubisoft Quebec, Ubisoft

 

Sinopsis: Londres, 1868. La Revolución Industrial da lugar a una era llena de innovaciones, transformando las vidas de millones de personas con tecnologías que antes se consideraron imposibles. Las oportunidades que se crearon durante esta etapa histórica provocaron que muchas personas se trasladasen a Londres, en masa, en busca de este nuevo mundo, un mundo que no estaba ya controlado por reyes, emperadores, políticos o religiones, sino por un nuevo denominador común: el dinero.

Sin embargo, no todos pudieron beneficiarse por igual de aquel gran impulso. Pese a ser los auténticos motores del Imperio Británico, la situación de los trabajadores no podía considerarse otra cosa que una auténtica esclavitud legalizada, mientras una escasa y privilegiada minoría sacaba todo el provecho de ese trabajo. Las clases más bajas vivían empobrecidas y sus integrantes morían jóvenes, por eso se unieron para protestar bajo una nueva forma de asociación, las bandas, las cuales buscaron la clandestinidad como aliada en su lucha por sobrevivir. Una supervivencia que fue tal hasta que los Assassins se pusieron de su lado, revitalizando de paso un antiguo conflicto en el que estaban involucrados los dirigentes de Londres, una lucha que se perpetuará en la historia moderna desde la clandestinidad hasta llegar a lo más alto.

El juego nos presenta al Assassin Jacob Frye, quien, con la ayuda de su hermana gemela Evie, cambiará el destino de millones de personas en “Assassin’s Creed: Syndicate“. Álzate para atacar y dirigir a las bandas clandestinas, y para acabar con la corrupción establecida en Londres, en una aventura visceral llena de acción, intriga y combates brutales.