Half-Life (1998)

Half-Life (1998)

 

Los experimentos, con gaseosa.

Gordon Freeman va camino de su trabajo en el Laboratorio de Materiales Anómalos del Centro de Investigación Black Mesa, un mastodóntico complejo científico ubicado en una base militar subterránea abandonada del desierto de Nuevo México. La rutina de cada día se verá súbitamente interrumpida por un inesperado accidente durante el desarrollo de un experimento. Freeman y sus colegas abren involuntariamente un agujero interdimensional que da acceso al mundo de Xen, un extraño lugar poblado por diferentes tipos de alienígenas y unas criaturas llamadas vortigaunts. Esta fisura dimensional será el inicio de una portentosa aventura repleta de momentos memorables.

Arranca “Half-Life” con uno de los prólogos más destacados del mundo de los videojuegos. Freeman se monta en el monorraíl de Black Mesa y, mientras vamos adentrándonos en las instalaciones, los títulos de crédito aparecen, dando un aire ciertamente cinematográfico a la producción. Al llegar a nuestra sección nos enfundamos nuestro traje especial Hev Mark IV y dirigimos nuestros pasos a la zona de pruebas, mientras intercambiamos saludos y pequeñas conversaciones con el personal del laboratorio. Una vez allí se desata el terrible incidente y la sala del experimento queda destruida. Es el momento de escapar del complejo para salvar nuestra vida, pero no resultará nada fácil: una horda de criaturas alienígenas ha infestado todas las instalaciones, y el ejército no tarda en hacer acto de presencia para encubrir la situación.

En nuestra huida tendremos acceso a un vasto arsenal para hacer frente a los numerosos enemigos, mientras nos vamos topando con algunos científicos y guardias del cuerpo seguridad de las instalaciones que actuarán como aliados, ayudándonos en los combates. Llegar a la superficie será una aventura harto complicada. Pero antes debemos acceder al complejo Lambda, donde parece estar la clave de todo el suceso: una vía de acceso a Xen con la que desbaratar la invasión alienígena. El gran mapeado de Black Mesa nos hará experimentar situaciones cada vez más difíciles y enfrentamientos de dureza creciente, mientras indagamos en los misterios enterrados en el subsuelo de la base al tomar contacto con un extraño sujeto llamado G-Man.

El interesante hilo argumental se ve refrendado por una jugabilidad excepcional. La campaña individual es absorbente, de ritmo impecable y está plagada de situaciones asombrosas; un equilibrio perfecto entre acción y exploración. La ambientación de los inmensos laboratorios y el entramado de instalaciones auxiliares, sustentada por un imponente apartado gráfico, nos sumergirán aún más en la historia. Este interesante e inquietante híbrido entre “Doom”, “Quake”, “Resident Evil” y “La Niebla” de Stephen King es un juego realmente espectacular.

Manu Castro (9/10)
(20-02-2015)

 

• Lo mejor: Todo el paseo por las instalaciones de Black Mesa, soberbio.
• Lo peor: Nos quedamos con ganas de más.

 

Half-Life (1998)

 

Título Original: Half-Life | Género: Acción / Ciencia Ficción / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: Randy Pitchford | Actores: Michael Shapiro, Harry S. Robins, Kathy Levin | Productor: Gabe Newell | Guión: Matthew Armstrong, Marc Laidlaw | Música: Kelly Bailey | Plataforma: PlayStation2, Xbox, PC | Desarrollador: Valve

 

Sinopsis: “Half-Life” es un videojuego de acción en primera persona ambientado en un entorno ficticio, desarrollado por Valve Software. Los jugadores asumen el papel del doctor Gordon Freeman, un físico teórico que debe luchar y encontrar la forma de salir del complejo Black Mesa, cuyas investigaciones y experimentos de teletransportación acabaron fallando.

 

Half-Life (1998)