La Humanidad en Peligro (1954)

La Humanidad en Peligro (1954)

 

Peligros nucleares.

Realizada en plena guerra fría, cuando la sociedad mundial aún estaba bajo la conmoción de los primeros años de la era nuclear, “La Humanidad en Peligro” es un claro exponente de la mejor serie B de los años 50. Monster movie de referencia, estrenada a la estela de “Godzilla, Japón Bajo el Terror del Monstruo”, con el ojo puesto en el clásico de 1933, “King Kong”. Como muchas otras producciones de la época, el film de Gordon Douglas nos advierte de los peligros de la radiación y del mal uso de la ciencia y la tecnología, en este caso representados por unos monstruos mutados que permanecen ocultos durante los primeros 27 minutos de metraje. También se percibe cierto regusto a temor ante la amenaza roja; tema recurrente en el cine norteamericano de aquellos años.

En pleno desierto de Nuevo México también hay spoilers. Una avioneta avista a una niña que camina sola por la carretera, en un evidente estado de shock. Una patrulla de policía, al mando del sargento Peterson (James Whitmore), se desplaza a la zona para recoger a la pequeña. Durante la investigación los agentes descubren que la caravana en la que viajaba con su familia está completamente destrozada. También localizan una tienda de ultramarinos, al pie de la carretera, destruida de manera similares. Su propietario aparece muero, con un arma completamente retorcida en las manos. En ambos escenarios encuentras grandes cantidades de azúcar esparcida por el suelo. Un extraño sonido se alza sobre el viento del desierto. Un policía dispara a algo en plena noche…

A la mañana siguiente se localiza el cadáver del vigía. La autopsia revela una gran concentración de ácido fórmico en el cuerpo de agente fallecido. Aparecen en escena un agente del FBI (James Arness) y dos reputados entomólogos (el Dr. Menford y su hija Patricia, interpretados por Edmund Gwenn y Joan Weldon). Ambos doctores examinan a la niña del desierto, y al darle a oler un frasco que contiene, precisamente, ácido fórmico, la chiquilla reacciona violentamente, gritando: “¡Ellas! ¡Ellas!”. El Dr. Menford fórmula una aterradora hipótesis; las pruebas nucleares realizadas en la zona han mutado a las hormigas, convirtiéndolas en gigantescas bestias, capaces de acabar con cualquiera. El grupo decide buscar el hormiguero, para atacarlo con bombas de fósforo y cianuro. La operación de exterminio tiene éxito, aunque al revisar a fondo la guarida, comprueban aterrados que dos reinas, con la capacidad de que crear nuevos asentamientos, han escapado volando. Una de ella es destruida a bordo de un barco, mientras que la otra consigue llegar a la ciudad de Los Ángeles, resguardándose en su red de alcantarillado. Comienza la caza de los monstruos con antenas y mandíbulas letales.

Them!” atrapa nuestra atención, y nuestra imaginación, desde el primer plano. La investigación inicial, las dudas y temores de sus protagonistas, derivan en un competente espectáculo de acción (con algún toque cómico, como el interrogatorio al piloto o el borracho de L.A.), una vez que las hormigas se revelan como temibles adversarios, tanto en el desierto, como en las cloacas de la gran urbe californiana. James Cameron tomó buena nota del final en las alcantarillas para su film de 1986, “Aliens, el Regreso”; la sala de huevos, el lanzallamas y la reina… os suena, ¿no? Concebida inicialmente para ser rodada en color y en 3D, la Warner Bros. decidió abaratar el coste de la producción filmando en blanco y negro, descartando también el uso del sistema 3D. Aún así, cabe destacar los efectos especiales (nominados al Oscar) y el diseño de las hormigas gigantes. Para el recuerdo queda la frase del Dr. Harold Medfor al final de la aventura, advirtiendo: “Si este es el resultado de la primera bomba atómica, ¿cuál será el de las siguientes?”

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(21-02-2002)

 

• Lo mejor: Tardamos en darle forma a la amenaza.
• Lo peor: Al final vemos demasiado a los beligerantes formícidos.

 

¿Sabías que…? El reportaje sobre las hormigas que proyecta el científico interpretado por, está sacado del filme de Disney “El Desierto Viviente”, cuyo título aparece en tonos rojos y azules, únicos colores presente en todo el metraje. Poco se sabía del argumento de la cinta antes de su estreno. Incluso durante su proyección, los monstruos tardan casi media hora en hacer aparición. En un tremendo error de marketing, la Warner distribuyó carteles publicitarios en los que se podía ver anunciada una hormiga gigante.

 

 

La Humanidad en Peligro (1954)

 

Título Original: Them! | Género: Terror / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Gordon Douglas | Actores: James Whitmore, Edmund Gwenn, Joan Weldon | Productor: David Weisbart | Guión: Russell S. Hughes, Ted Sherdeman | Fotografía: Sidney Hickox | Música: Bronislau Kaper | Montaje: Thomas Reilly

 

Sinopsis: El ejército americano realiza unas pruebas atómicas en un desierto del suroeste de los Estados Unidos. Como resultado de las radiaciones, las hormigas sufren una mutación que les hace crecer hasta alcanzar gigantescas dimensiones. Mientras el gobierno se preocupa en negar la existencia de la amenaza, los insectos mutantes se dirigen hacia las grandes ciudades cercanas, dispuestos a sembrar el terror entre las masas. Un grupo de científicos y militares intentarán impedir el desastre.

 

 

 

 

 

 

La Humanidad en Peligro (1954)