La Noche de Halloween (1978)

La Noche de Halloween (1978)

 

El hombre del saco.

Estoy convencido que algunas películas crean cinéfilos, inducen la maduración de otros y nutren a los que ya lo son. Se trata de films con tramas singulares, secuencias inolvidables o personajes memorables, repletos de detalles que dejan una huella imborrable en el espectador. De ser así, la cinta que hoy nos atañe sería una de esas obras. Es la noche de todos los santos y el joven Michael Myers, disfrazado para la ocasión, asesina a su hermana mayor a sangre fría. Contemplamos la escena en primera persona, a través de los ojos del homicida. Una vez cometido el crimen, el niño sale de la casa y se planta inmóvil frente al porche. Su padre le retira la careta y el público contempla horrorizado el rostro inexpresivo de un muchacho de apenas seis años de edad que blande con firmeza un arma ensangrentada. La cámara se aleja. Da comienzo uno de los mejores slashers de toda la historia –de hecho este título invento el subgénero–. Cinta icónica, indispensable en cualquier sesión de cine escalofriante que se precie, nada volvería a ser igual después del Halloween más sangriento de la historia. Estamos en 1978. John Carpenter dirige su tercer largo y su primera película de horror. Señores, acaba de llegar el maestro del terror.

Encontramos el germen de este proyecto en Italia, durante la gira promocional de “Asalto a la Comisaría del Distrito 13“. En Milán, Carpenter conoce al productor independiente Irwin Yablans y a Moustapha Akkad. Aprovechando el encuentro les presenta un proyecto de largometraje sobre un psicópata –escrito junto a Debra Hill, su pareja por aquel entonces–. El relato, titulado en un principio “The Babysitter Murders“, llama la atención de Yablans y Akkad. El primero sugiere que la historia transcurra durante la noche de Halloween y el segundo adelanta diez mil dólares a Carpenter para dirigir, escribir y componer la banda sonora de la película. Donald Pleasence y la debutante Jamie Lee Curtis (hija de Tony Curtis y Janet Leigh), se unen con posterioridad a un rodaje que duró apenas veinte días. Con un escueto presupuesto, que rondó los trescientos mil dólares, esta cinta de terror independiente batiría todos los récords de taquilla, desbancando a “La Noche de los Muertos Vivientes” de Romero como el estreno indie más exitoso de todos los tiempos, recaudando más de 47 millones de dólares sólo en los Estados Unidos.

Volviendo a la trama, han pasado quince años desde que Myers asesinara a su hermana. El muchacho permanece recluido en una institución mental de máxima seguridad. El doctor Loomis, su terapeuta, se dirige al manicomio para evitar la puesta en libertad de Michael. Es una noche lluviosa, de tormenta. Mientras el coche se acerca al edificio, nos aborda una imagen terrorífica: los enfermos deambulan en la oscuridad, libres, desorientados como zombies. Myers aprovecha el caos y huye. Loomis se percata de su objetivo; el monstruo pretende volver a Haddonfield, su ciudad natal, aunque sus intenciones últimas no están nada claras. De hecho, las motivaciones del asesino nunca son reveladas. Se trata de un agente del mal sin una meta aparente, un ser que actúa movido por la sinrazón de la violencia, la sed de sangre y la muerte por la muerte. Su apariciones espectrales, esquivas y mínimas, la máscara que oculta sus facciones, sus movimientos mecánicos… convierten a Michael Myers es uno de los serial killers más aterradores surgidos del séptimo arte. Su figura indestructible, quizá inmortal, consigue que la narración adquiera la dimensión de cuento fantástico, con un halo sobrenatural en el que ahonda la excepcional fotografía de Dean Cundey y las inconfundibles notas musicales compuestas por el propio Carpenter.

Encumbrada como película de culto y clásico indiscutible del horror, esta cinta marcó muchas de las pautas seguidas por el cine de asesinos (de adolescentes) en serie posterior, encumbrando a Michael Myers como uno de los mayores psicópatas de la pantalla grande. Jamie Lee Curtis se convirtió en la scream queen de referencia tras su estreno y Donald Pleasence, en su papel de médico reconvertido en cazador implacable, iniciaría una persecución que se alargaría algunos años más. Su éxito arrollador propició el estreno de una buena cantidad de secuelas –de escasa calidad la mayoría de ellas– que han convertido a la saga “Halloween” en una de las más fértiles y longevas de cuantas moran en tan terrorífico género. Carpenter dejaría atrás los setenta con tres títulos emblemáticos estrenados en salas comerciales y dos destacados telefilms. Su década más ecléctica sentó las bases estéticas y narrativas de un autor que nos regalaría algunas de las películas más destacadas de los ochenta. Nos vemos (o no) entre “La Niebla“.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(27-12-2001)

 

• Lo mejor: Cada aterradora aparición de Myers. Su perturbadora atmósfera visual y sonora.
• Lo peor: Algunos diálogos patinan en exceso.

 

¿Sabías que…? Las películas que emiten por televisión en “La Noche de Halloween” son dos obras imprescindibles de la ciencia ficción de los cincuenta, “Planeta Prohibido” y “El Enigma… de Otro Mundo“. Carpenter rodaría un remake de esta última apenas cuatro años después del estreno de “Halloween“, la magnífica “La Cosa“. La máscara que porta Michael Myers en el film no es más que una careta de Halloween del Capitán Kirk de “Star Trek” pintada de blanco.

 

jcar1

 

La Noche de Halloween (1978)

 

Título Original: Halloween | Género: Terror / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: John Carpenter | Actores: Donald Pleasence, Jamie Lee Curtis, Nancy Kyes | Productor: John Carpenter, Debra Hill | Guión: John Carpenter, Debra Hill | Fotografía: Dean Cundey | Música: John Carpenter | Montaje: Charles Bornstein, Tommy Lee Wallace

 

Sinopsis: Durante la noche de Halloween, Michael, un niño de seis años, asesina a su hermana con un cuchillo de cocina. Es internado en un psiquiátrico del que huye quince años más tarde, precisamente la víspera de Halloween. El psicópata vuelve a su pueblo y comete una serie de asesinatos. Mientras, uno de los médicos del psiquiátrico le sigue la pista.

 

 

La Noche de Halloween (1978)