La Niebla (1980)

La Niebla (1980)

 

El pasado acecha oculto en la bruma del mar.

En 1978 un pequeño film de terror, producción de medios escasos y presupuesto ínfimo, se convirtió en la película independiente más taquillera de la historia, desbancando a “La Noche de los Muertos Vivientes” –título que llevaba una década a la cabeza de dicho ranking–. Aunque el efecto más destacado de “La Noche de Halloween” fue la consolidación de su director, John Carpenter, como autor de solvencia contrastada en el género del horror. Tras semejante éxito, Carpenter adquirió la tan ansiada libertad creativa a la que aspira todo cineasta con pretensiones de autor. Después de realizar un meritorio biopic televisivo basado en la figura de Elvis en 1979 –proyecto que supuso el inicio de su relación profesional con Kurt Rusell, su actor fetiche–, una legión de fans esperaba con impaciencia el regreso del neoyorkino a las salas de cine. En 1980, apenas dos años después de lo ocurrido en Haddonfield, el amigo Johnny retornaba al terror con “La Niebla”. Las consecuencias de la traición envueltas en bruma costera.

¿Todo aquello que vemos o creemos ver, no es más que un sueño dentro de otro sueño? (Edgar Allan Poe). Algo huele a podrido en la idílica localidad de Antonio Bay; pueblecito marítimo fundado sobre los cimientos de un crimen atroz. La inspiración para este film le llegó a Carpenter en Stonehenge, durante la gira de promoción de “Asalto a la Comisaría del Distrito 13” por el Reino Unido. Allí, en el enigmático complejo megalítico, pudo observar el lento pero inexorable avance de la niebla sobre la costa cercana. Aquella imagen cautivadora, unida a la película “The Trollenberg Terror“, fue el punto de partida de una de sus obras más destacadas. Como parte de un acuerdo que incluía este y otro título más, AVCO-Embassy puso sobre la mesa un millón de dólares; escueto presupuesto que fue exprimido con creces. “La Niebla” alcanzó un notable éxito de taquilla, superando los 20 millones de dólares de recaudación en los Estados Unidos. Recién estrenada la década de los ochenta, Carpenter seguía ofreciendo calidad y miedo, y el público respondió a la llamada.

En 1979 comienza el rodaje con su habitual equipo técnico y artístico. Dos meses de filmación y un primer montaje no dejaron satisfecho al director de “Dark Star“, que rehízo dos tercios del film a posteriori. Regresa Jamie Lee Curtis tras su debut en “La Noche de Halloween“, junto a un puñado de actores que ya habían trabajado a las órdenes de Carpenter. El reparto incluye a Janet Leigh (madre de Jamie), Nancy Loomis, Tom Atkins y Darwin Joston (el inolvidable Napoleón Wilson de “Asalto a la Comisaría del Distrito 13“). El propio Carpenter se reserva un pequeño cameo no acreditado como ayudante del cura del pueblo –interpretado por Hal Holbrook– y le otorga uno de los papeles principales de la cinta a la que era su esposa por aquel entonces, Adrienne Barbeau. El responsable de “La Cosa” hace uso de un formato de pantalla panorámico (2.35:1) que nos proporciona imágenes de gran potencia visual, como los planos de la playa y la franja costera invadidas por la mortecina bruma.

La sencillez de un relato de miedo a la luz de una hoguera. El cuento de terror que se nos presenta no puede ser más efectivo: los fundadores del pueblo, cegados por la avaricia y carentes de la menor empatía, engañan a William Blake, líder de una congregación de leprosos que pretendía establecerse cerca del pueblo de Antonio Bay. Los cinco fundadores de la villa encienden un gran fuego en la costa, ominosa luz que provoca el naufragio del Elisabeth Dane, el barco de Blake, que navegaba perdido en la niebla. Todos en la embarcación perecen aquella fatídica noche de 1880. Cien años después, en la víspera del centenario de la localidad californiana, el padre Malone encuentra el diario de su abuelo, uno de los conspiradores originales. Un siglo de rencor regresa para cumplir una venganza ineludible: cinco han de morir. Con la solidez de una estupenda puesta en escena, la atmósfera mortecina y la inquietante banda sonora –compuesta por el propio Carpenter–, se despliega ante nosotros un relato escalofriante, un asedio –cercano al cine zombi– donde sus protagonistas tendrán que huir y resguardarse de las figuras silenciosas que se ocultan acechantes en la niebla.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(27-12-2001)

 

• Lo mejor: La impecable atmósfera y su sentido del ritmo; terror in crescendo.
• Lo peor: Es uno de los títulos más olvidados de Carpenter.

 

¿Sabías que…? Carpenter contó con actores que ya habían trabajado anteriormente con él. Así encontramos a Darwin Joston, Nancy Loomis y Charles Cyphers (que en “La Niebla” interpreta a un personaje llamado Dan O’Bannon, ¿os suena?) del elenco de “Asalto a la Comisaría del Distrito 13“, y a una joven Jamie Lee Curtis que había debutado en “La Noche de Halloween” dos años antes. El propio Carpenter se reservó un pequeño papel como limpiador de la Iglesia al principio del film. La película se rodó en las localidades californianas de Bodega Bay, Inverness, Point Reyes Station y Sierra Madre, con el fin de reconstruir Spivey Point y la bella Antonio Bay. Todos estos parajes están explotados al máximo gracias a la magistral fotografía de Dean Cundey. La idea de incluir la frase de Poe al inicio de la película fue de la productora y guionista Debra Hill.

 

jcar1 zoml1

 

La Niebla (1980)

 

Título Original: The Fog | Género: Terror / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: John Carpenter | Actores: Adrienne Barbeau, Jamie Lee Curtis, Janet Leigh | Productor: Debra Hill | Guión: John Carpenter, Debra Hill | Fotografía: Dean Cundey | Música: John Carpenter | Montaje: Charles Bornstein, Tommy Lee Wallace

 

Sinopsis: La villa californiana de Antonio Bay está a punto de celebrar el centenario de su fundación, que tuvo lugar tras recuperar el oro de un barco que se hundió en la zona durante la niebla. Un día antes de la fiesta, los tres tripulantes de un pequeño barco son alcanzados por una extraña niebla y asesinados por un grupo de fantasmagóricos personajes. Los protagonistas encontrarán el diario de uno de los fundadores, en el que su autor cuenta tras la fundación del pueblo, asesinaron a un grupo de leprosos para que no se quedasen a vivir en la colonia y quedarse con su oro. Ahora los fantasmas han vuelto para vengarse.

 

 

La Niebla (1980)