Moon (2009)

 

Soledad lunar.

Las reflexiones sobre la deshumanización de las sociedades futuras, el poder absoluto de las mega corporaciones que vendrán (y el de las que ya están aquí), y su total y aterradora falta de escrúpulos a la hora de buscar el beneficio económico a toda costa, no es un tema nuevo dentro de la ciencia-ficción. “Moon” rememora cierto espíritu de aquella sci-fi pesimista, y ciertamente premonitoria, que se desarrolló en la década de los setenta. Duncan Jones nos propone un drama aterrador, una mirada a lo que puede depararnos un incierto futuro que, cual depredador, parece esperar agazapado a la vuelta de la esquina. Claustrofóbico e inquietante, el film dirigido por el hijo de David Bowie combina el drama intimista con un diseño de producción impecable, para indagar en los peligros de una tecnificación abusiva y el uso de las nuevas tecnologías como apoyo de los balances comerciales y no de las personas. Resulta significativo que el personaje más cálido de la cinta sea GERTY, la IA que ejerce de madre adoptiva de Sam; un ente mucho más humano que sus creadores de La Tierra. La propuesta se completa con un meticuloso trabajo de fotografía, una banda sonora ligera y bonita, y el impresionante alarde interpretativo desarrollado por Sam Rockwell durante todo el metraje.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(09-10-2009)

 

• Lo mejor: Sam Rockwell y GERTY. Su economía narrativa.
• Lo peor: En cuanto a las referencias, contrae demasiadas deudas.

 

 

Título Original: Moon | Género: Drama / Ciencia Ficción / Thriller | Nacionalidad: Gran Bretaña | Director: Duncan Jones | Actores: Sam Rockwell, Kevin Spacey, Matt Berry | Productor: Stuart Fenegan, Trudie Styler | Guión: Duncan Jones, Nathan Parker | Fotografía: Gary Shaw | Música: Clint Mansell | Montaje: Nicolas Gaster

 

Sinopsis: En un futuro cercano, el astronauta Sam Bell vive en la cara oculta de la luna, mientras completa un contrato de tres años con Lunar Industries para establecer una mina de Helio-3, fuente primaria de energía terrestre. Es un trabajo solitario, que se hace aún más difícil cuando un satélite defectuoso impide la comunicación en directo con su hogar. Todo lo que puede enviar y recibir Sam son mensajes grabados. Por suerte, su tiempo en la luna está a punto de acabar y en apenas un par de semanas regresará y se reunirá con su mujer, Tess y su hija de tres años, Eve. Finalmente dejará el aislamiento de “Sarang”, la base lunar que ha sido su casa durante tanto tiempo y podrá hablar con alguien más además de “Gerty”, el ordenador de la base, que si bien tiene buenas intenciones no deja de ser una simple máquina.

Súbitamente, la salud de Sam empieza a deteriorarse. Sufre dolores de cabeza, alucinaciones y falta de concentración que lo llevan a tener un accidente casi fatal durante una excursión de rutina en un vehículo lunar. Mientras se recupera en la base (sin saber cómo llegó hasta allí), Sam conoce a una versión más joven y airada de sí mismo que sostiene que está allí para cumplir con el mismo contrato que Sam comenzó años atrás. Confinado con lo que parece ser un clon de sí mismo, con un equipo de apoyo en camino para ayudarlo a poner la base otra vez en funcionamiento, Sam pelea contrarreloj para descubrir qué es lo que está ocurriendo y dónde encaja él dentro de los planes de la compañía.