The Elder Scrolls V: Skyrim (2011)

 

Aliento de fuego.

200 años después de “Oblivion”, nos vamos al norte de Tamriel, a pasar frío en “Skyrim”. La aventura protagonizada por el dovahkiin va mucho más allá de derrotar a Alduin o tomar parte en el conflicto que enfrenta a los capas de la tormenta y el Imperio de Cyrodiil. Esta es una experiencia inmersiva al nivel de “Fallout 3”, desarrollada a lo largo de una región repleta de posibilidades. El terreno está salpicado de centenares de localizaciones y mazmorras para explorar. Son muchos los secretos que aquí se esconden. Los gremios enriquecen la narrativa del juego con un largo repertorio de misiones secundarias y encargos. El sangre de dragón evoluciona gracias a la experiencia conseguida en combate y va puliendo un amplio abanico de habilidades. Como juego de rol, “Skyrim” no tiene desperdicio. Las opciones de personalización son casi inabarcables. Son cientos los atuendos, las armas y los objetos a nuestro alcance. Conjuros, hechizos y magias también se cuentan por decenas. Es fácil perderse por senderos y bosques durante horas, buscando ítems o sólo por el placer de ir en pos de la aventura en este territorio fascinante. Y además hay ¡dragones! La ambientación es soberbia, con una climatología que nos abraza, nos hiela la sangre o reconforta cuando encontramos cobijo. Vivir en este mundo es toda una experiencia.

Bethesda Softworks continúa indagando en la mitología de los documentos antiguos (“The Elder Scrolls”, capítulo cinco) con una travesía inolvidable. Técnicamente, el motor gráfico cumple y ofrece un acabado visual bastante potente, que supera en parte las evidentes limitaciones de esta generación de consolas. El equipo de Todd Howard ha logrado un juego sólido a nivel técnico, narrativo, jugable y artístico. La parte negativa la encontramos en un sistema de combate cuerpo a cuerpo muy limitado, con escasa variedad de movimientos. Los modelados y el detalle de los personajes también podrían haberse pulido algo más. En cuanto a la trama, su línea principal no es tan satisfactoria como cabría esperar, y se ve superada por historias paralelas y situaciones secundarias mucho más sabrosas. Por fortuna, el espectáculo y la épica están garantizados en todo momento. Y aquí hay que postrarse ante los pies de Jeremy Soule, apodado “el John Williams de los videojuegos”, que ha compuesto una banda sonora soberbia. El paisaje de “Skyrim” gana enteros con sus melodías. Pero si hay algo que destaca en este título, es la abrumadora sensación de libertad a la hora de acometer todos los retos que nos propone. En el norte insondable de Tamriel podemos hacer lo que queramos, cuando queramos. Esta sencilla apuesta jugable, que esconde un desarrollo más allá de lo complejo, convierte a este título en un imprescindible.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(30-09-2018)

 

• Lo mejor: La absoluta sensación de libertad.
• Lo peor: La historia principal cojea un poco. El limitado sistema de combate cuerpo a cuerpo. Puede volverse algo repetitivo.

 

¿Sabías que…? En el E3 de 2016, Bethesda anunció una versión remasterizada del juego para PC, PS4 y Xbox One, saliendo posteriormente en Nintendo Switch.

 

 

Título Original: The Elder Scrolls V: Skyrim | Género: Acción / Aventuras / Fantástico / Drama | Nacionalidad: USA | Director: Todd Howard | Actores: Max von Sydow, Christopher Plummer, Michael Hogan | Productor: Angela Browder, Kevin Kauffman, Nathan McDyer | Guión: Emil Pagliarulo, Brian Chapin, Jon Paul Duvall, Shane Liesegang, Alan Nanes, William Shen | Música: Jeremy Soule | Plataforma: PlayStation3, Xbox360, PlayStation4, Xbox One, PC | Desarrollador: Bethesda Game Studios, Bethesda Softworks

 

Sinopsis: La agitación se extiende por el Imperio de Tamriel. El soberano de Skyrim ha sido asesinado. A medida que surgen aspirantes al trono, se van formando alianzas. En mitad de este conflicto, resurge un antiguo mal mucho más peligroso: los dragones, olvidados hace tiempo entre oscuros pasajes de los Elder Scrolls, han regresado a Tamriel. El futuro de Skyrim, incluso el del propio Imperio, pende de un hilo, mientras aguardan la llegada vaticinada del Nacido de Dragón, un héroe dotado del poder de La Voz, el único que puede hacer frente a los dragones.