La Niebla de Stephen King (2007)

La Niebla de Stephen King (2007)

 

El insondable poder del miedo.

Tras adaptar con anterioridad –de manera admirable– dos obras de Stephen King (“Cadena Perpetua” y “La Milla Verde”), Frank Darabont se pone de nuevo al frente de una versión cinematográfica inspirada en la obra del autor más exitoso de nuestro tiempo. Darabont y King, junto a un par de buenos antecedentes y un escalofriante libro de terror fantástico como punto de partida. Una pizza recién hecha no haría más interesante un proyecto de tal envergadura artística. Ocurre una tormenta nocturna, seguida de una caótica mañana, empleada en ponderar los daños ocasionados durante la noche. Un vistazo al lago y a las distantes montañas. Baja la niebla, pero no es una niebla normal. No puede serlo.

La bibliografía del autor afincado en Maine no ha conocido demasiadas películas dignas de su imaginación; desgraciadamente la mayoría de estas traslaciones al cine –o a la televisión– dejan bastante que desear y no se acercan a la calidad de las novelas. Este no es el caso. En cuanto a cine de terror se refiere, una buena adaptación de una novela de Stephen King debería ser algo difícil de superar. Siendo sinceros, pocas de las realizadas hasta la fecha pueden llegar a ser consideradas buenas; tan sólo un puñado merecerían entrar en la categoría de correctas y demasiadas no pasan de forros más o menos nutritivos. Afortunadamente, “La Niebla” (The Mist) se sobrepone a las malas experiencias del pasado, alzándose como meritoria y resuelta cinta de horror, y algo más.

La novela original transmitía una inquietante dosis de suspense construida sobre una interesante parábola acerca del poder que ejerce el miedo sobre el individuo y la comunidad. En la película, nuestra en apariencia compleja sociedad civilizada se desmorona rápidamente, hostigada por el terror irracional a lo desconocido y la subsiguiente paranoia colectiva alimentada por el temor a la pérdida o la muerte. Otras obras han explorado el papel fundamental que el miedo desempeña en la construcción de nuestra sociedad; control a través del terror, el arma más eficaz en el arsenal del poder opresor. Cuando la luz se va y no funciona el teléfono, cuando nadie acude en tu ayuda… La gente es capaz de cualquier cosa para sentirse a salvo. En esta ocasión, Darabont ahonda en cómo un poco más de ese terror puede destruir incluso a la comunidad más culta, convirtiendo a personas supuestamente racionales en una turba de exaltados y descerebrados. Cuando se alza el fanático, el justo muerde el polvo.

No cabe duda que el experimento social que desarrolla la película es lo más destacado de su interesante argumento, pero “La Niebla” también nos proporciona una buena ración de sustos, criaturas horrendas y todo un abanico de terror primario desarrollado con maestría, capaz de mantener la tensión hasta la devastadora recta final, punto álgido de una aventura desgarradora y adictiva. Resulta imposible no sentirse abrumado por las inquietantes figuras que deambulan esquivas entre la bruma, mientras la estupenda banda sonora de Mark Isham nos envuelve por completo. Pesadilla de una belleza aterradora e hipnótica.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(30-05-2008)

 

• Lo mejor: Su epílogo, de una dureza extrema.
• Lo peor: Que Darabont no adapte más cosas de King.

 

La Niebla de Stephen King (2007)

 

Título Original: The Mist | Género: Drama / Terror / Ciencia Ficción / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: Frank Darabont | Actores: Thomas Jane, Marcia Gay Harden, Laurie Holden | Productor: Frank Darabont, Liz Glotzer | Guión: Frank Darabont | Fotografía: Ronn Schmidt | Música: Mark Isham | Montaje: Hunter M. Via

 

Sinopsis: Adaptación de una obra de Stephen King. Historia de un pequeño pueblo de Maine, en el que, tras una violenta tormenta que estalla tan repentinamente como acaba, aparece una espesa niebla. Esta niebla va atrapando a la gente en sus hogares, bares, supermercados… y mata a todo aquel que se adentra en ella.

 

 

 

 

 

 

 

La Niebla de Stephen King (2007)