Batman: Arkham Origins (2013)

Batman: Arkham Origins (2013)

 

Nochebuena oscura y fría.

Es la noche antes de Navidad. Una ventisca de nieve arroja su furia sobre las sucias calles de Gotham City. Los ciudadanos se resguardan del frío invernal en sus casas, mientras los crimínales campan a sus anchas. Pero esta velada es diferente; esta noche hay un ángel custodio en la ciudad. Situado cronológicamente cinco años antes de los sucesos narrados en “Batman: Arkham Asylum“, “Origins” nos presenta a un hombre murciélago joven e impetuoso, violento y temerario. Habituado a combatir a delincuentes y gánsters de poca monta, Batman se ha labrado una merecida fama como implacable justiciero. Actuando desde la sombra, muchos aún lo ven como un mito; incluso la policía duda de su existencia. Sin embargo, sus operaciones no han pasado inadvertidas para los criminales más sádicos y peligrosos. Uno de ellos, Máscara Negra –quizá el más poderosos de cuantos actúan en la urbe–, ofrece una recompensa de 50 millones de dólares por la cabeza del caballero oscuro. Ocho asesinos profesionales aceptan el reto. La cacería ha comenzado.

Corrupción y crimen en una ciudad podrida hasta la médula. Spoilers. El casco antiguo de Gotham (la parte de la ciudad que en el futuro se convertirá en la prisión de “Arkham City“) todavía no está amurallado. Las bandas controlan un vasto conglomerado de suburbios, edificios bajos, un centro comercial y los muelles donde permanece atracado el barco del Pingüino. Al otro lado del puente de los pioneros se extiende Nueva Gotham, el área metropolitana más moderna de la ciudad, donde se erigen imponentes rascacielos. El departamento de policía de Gotham City, dirigido por el Comisario Loeb –con el Capitán James Gordon al frente de los pocos agentes que aún permanecen limpios–, mira con recelo al vengador alado. Un equipo especial de los SWAT recibe la orden de capturar a Batman. La noche promete ser movidita. Roman Sionis (Máscara Negra) se fuga de la prisión Blackgate y pone sobre la mesa la citada recompensa. Cocodrilo Asesino, Deathstroke, Electrocutor, Copperhead, Bane, Luciérnaga… Son muchos los villanos que se interpondrán en nuestro camino.

Llega un nuevo jugador a la ciudad. El Pingüino nos alerta del asesinato de Máscara Negra en los apartamentos Lacey Towers. La investigación del murciélago revela que detrás de todo está un misterioso enemigo. En la cámara acorazada del Gotham Merchants Bank por fin se revela la identidad de tan desquiciada mente criminal: ha llegado el Joker. Nos enfrentaremos con él en el Gotham Royal Hotel, un gigantesco edificio sembrado de explosivos. Tras la lucha el Joker es encarcelado en Blackgate bajo la supervisión de la doctora Harleen Quinzel. Cada uno de estos acontecimientos provocará una serie de graves repercusiones. Al día siguiente, en Navidad, Quincy Sharp encabeza una propuesta para reabrir el Asilo Arkham, con el fin de confinar en él a los delincuentes más peligrosos de Gotham. Por otra parte, Amanda Waller recluta a Deathstroke para su “Escuadrón Suicida“. Batman y el Joker inician de esta manera su enfermiza relación. Se siembran las semillas de la violencia futura.

Era casi imposible superar el nivel narrativo y técnico de dos entregas fabulosas –”Arkham Asylum” y “Arkham City“– y, de hecho, “Origins” no lo consigue, aunque WB Games Montreal (estudio que sustituye a Rocksteady) mantiene el nivel muy alto en una aventura con intenciones de nutritivo prólogo. La fórmula de partida y las mecánicas de juego han perdido parte del impacto que suscitaron antaño, pero ni mucho menos resultan desfasadas. El sistema de combate sigue siendo impecable y divertido. Las misiones continúan luciendo tan atractivas como en los títulos precedentes, dentro de una trama que resulta mucho más coherente e hilada en esta ocasión –y además está repleta de guiños–. La contundente banda sonora, el diseño artístico y la espectacular recreación de Gotham nos sumergen de lleno en un universo plagado de maldad; un paseo por el lado oscuro de una ciudad necesitada de héroes implacables. No estamos ante un juego innovador, pero si ante una cuidada introducción al personaje de Batman; de nuevo acompañado por sus aliados –el inefable Alfred entre otros– y la gran variedad de enemigos a los que se enfrenta. Feliz Navidad.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(22-08-2016)

 

• Lo mejor: Una trama adictiva a través de la nochebuena más impactante que podáis imaginar.
• Lo peor: Cierta repetición en las mecánicas de juego. Algunos bugs bastante molestos.

 

 

Batman: Arkham Origins (2013)

 

Título Original: Batman: Arkham Origins | Género: Acción | Nacionalidad: USA / Canadá | Director: Stefan Leblanc, Michael McIntyre, Benoit Richer | Actores: Roger Craig Smith, Josh Keaton, Martin Jarvis | Productor: Ames Kirshen, Ben Mattes, Kody Sabourin | Guión: M. Dooma Wendschuh, Ryan Galletta, Corey May | Música: Christopher Drake | Plataforma: PlayStation3, Xbox360, PC | Desarrollador: DC Entertainment, WB Games Montréal

 

Sinopsis: “Batman: Arkham Origins” es el nuevo título de la franquicia “Batman: Arkham“. Desarrollado por WB Games Montreal, “Batman: Arkham Origins” está ambientado en una ciudad de Gotham aún más extensa y se trata de una precuela que tiene lugar unos años antes de que se produzcan los hechos narrados en “Batman: Arkham Asylum” y “Batman: Arkham City“, los dos primeros juegos de la saga. El juego nos muestra a un joven Batman que deberá enfrentarse a algunos de los momentos más críticos de su corta carrera como azote del crimen, sucesos que definirán su camino para convertirse en el Caballero Oscuro. Mientras la historia se desarrolla, los jugadores se encontrarán con importantes personajes por primera vez y deberán forjar estrechas relaciones con ellos.

 

 

Batman: Arkham Origins (2013)