Dead Rising 3 (2013)

Dead Rising 3 (2013)

 

El zombrex no es suficiente.

Han pasado diez años desde los dramáticos sucesos acontecidos en la decadente Fortune City (“Dead Rising 2“). La invasión de muertos vivientes aún no ha sido contenida y los brotes infecciosos se repiten con más frecuencia e intensidad. El último de ellos tiene lugar en la ciudad de Los Perdidos, California. Al parecer, el virus ha llegado a la localidad transportado por “ilegales” (personas que carecen del chip de zombrex bajo su piel). Allí, en la soleada jungla de asfalto, vive un joven mecánico llamado Nick Ramos. “Dead Rising 3” nos ofrece la posibilidad de ponernos en la piel de este resuelto joven, para afrontar el Apocalipsis zombi junto a su amiga Rhonda, Aniie y un puñado de supervivientes. Nuestro objetivo es de una simpleza extrema: abandonar la cuidad a toda costa antes de que el ejército la reduzca a cenizas mediante un bombardeo masivo. De nuevo una cuenta atrás, un mapa plagado de cadáveres andantes y cientos de objetos y armas a nuestra disposición; Capcom repite la fórmula casi al milímetro.

Esta vez el estallido es urbano. “Dead Rising 3” asume su condición de sandbox, salpicando el extenso mapeado de Los Perdidos con multitud de misiones principales, secundarias y los indispensables psicópatas; seña de identidad de la saga –esta vez basados en los siete pecados capitales–. La trama principal y la búsqueda de supervivientes nos llevan de un lado a otro de la urbe en todo momento, algo que puede llegar a resultar bastante molesto. La escasa variedad en el diseño de las misiones tampoco ayuda a mejorar el componente lúdico de la propuesta. Como es lógico, este esquema, que nos obliga a ir continuamente de un punto a otro de la población –en ciertas ocasiones sin la menor coherencia–, se hace repetitivo hasta el hartazgo; al final uno se cansa incluso de eliminar a los sanguinarios cadáveres que se agolpan en aceras, casas y tiendas. Aun así, siempre surge algún detalle que nos mantiene expectantes y recupera nuestra atención por la trama y la exploración de un entorno catastrófico realmente llamativo.

Nick el manitas. Para encarar el juego con garantías de supervivencia tendremos que recuperar decenas de planos de montaje diseminado por las calles de la ciudad; con ellos podremos construir armas y vehículos complejos que nos convertirán en un auténtico azote para los muertos. Por fortuna, en esta ocasión no tendremos que desplazarnos hasta una mesa de trabajo para elaborar un delirante mazo eléctrico motorizado; ahora basta con abrir el inventario y combinar un par de elementos. Incluso podremos crear estrambóticas recetas culinarias con diferentes tipos de comida –no sólo de zumo de naranja vive un buen superviviente–. Las posibilidades a la hora de elegir atuendo vuelven a ser colosales. Por otra parte, los coleccionables (que incluyen unas estatuillas doradas de Fran West, héroe del “Dead Rising” original) son el aliciente perfecto para recorrer cada rincón del mapa, incluso para rejugar la aventura en busca de puntos de experiencia extra que mejoren nuestras habilidades –algo fundamental si deseamos alcanzar el ansiado nivel 50–.

El apartado gráfico es la parte más controvertida de esta producción. El bajo nivel de detalle se une a la mala calidad de las texturas, el popping y las frecuentes caídas en la tasa de frames por segundo; tampoco faltan algunos glitches bastante molestos y diversos bugs. Queda claro que esta propuesta no está al nivel visual que se le presupone a un juego triple A de nueva generación. “Dead Rising 3” trata de contrarrestar sus evidentes defectos técnicos con grandes dosis de humor, gore y toda la diversión de la que es capaz este sólido beat’em up de jugabilidad contrastada y desarrollo adictivo –entre otras cosas es todo un reto mejorar nuestro personaje–. El enorme derroche de posibilidades que Capcom pone sobre la mesa mitiga en parte las carencias de la aventura y acaba por equilibrar el resultado final. Una vez que agarras con firmeza el primer bate de béisbol con púas ya no hay marcha atrás, compañero.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(03-10-2016)

 

• Lo mejor: Miles de zombies para exterminar. Los jefes finales. Mantiene intactas las señas de identidad de la saga.
• Lo peor: Misiones repetitivas, algunas demasiado tontas y enervantes. Gráficamente muy por debajo de las posibilidades de One.

 

zoml1

 

Dead Rising 3 (2013)

 

Título Original: Dead Rising 3 | Género: Acción / Aventuras / Comedia / Terror | Nacionalidad: Canadá | Director: Tom Keegan, George Samilski | Actores: Andrew Lawrence, Shelby Young, Valorie Hubbard | Productor: Josh Bridge, Alice Karsevar, Tacey Miller | Guión: Annie Reid | Música: Sascha Dikiciyan, Oleksa Lozowchuk, Brian Reitzell | Plataforma: Xbox One, PC | Desarrollador: Capcom, Capcom Vancouver

 

Sinopsis: “Dead Rising 3” es la tercera entrega de la saga superventas de Capcom, disponible en exclusiva para Xbox One. Situado 10 años después de los acontecimientos de “Dead Rising 2” en Fortune City, en esta ocasión tomaremos el control de Nick Ramos, un joven mecánico con un extraño tatuaje y un misterioso pasado, que debe encontrar la manera de escapar de una ciudad infestada de miles de zombies sedientos de sangre antes de que una ataque aéreo militar borre del mapa la ciudad de Los Perdidos, California, erradicando la amenaza zombi… y a los escasos supervivientes. Pero Nick no podrá hacerlo sólo, tendrá que unir fuerzas con otros supervivientes de la catástrofe para abrirse camino fuera de la ciudad antes de que sea demasiado tarde. “Dead Rising 3” ofrece un enorme mapeado de mundo abierto, acción frenética e increíbles niveles de personalización y creación de armas, convirtiéndose en la nueva referencia del género zombie.

 

 

Dead Rising 3 (2013)