El Engendro del Diablo (1989)

 

La iglesia.

Corría el año 1988 cuando Dario Argento y Lamberto Bava se juntaron para conversar acerca de una posible tercera entrega de la saga “Demonios” (Demons, 1985), cuya segunda parte, “Demonios 2”, se había estrenado en 1986. Argento no quería que el proyecto se titulará ”Demonios 3”, así que sugirió como nombre alternativo “Retorno a la Casa de los Demonios” (Ritorno alla casa dei demoni). Franco Ferrini y Dardano Sacchetti, los guionistas de las dos entregas demoníacas, se encargaron de desarrollar una historia que incluía un aeroplano que aterrizaba de emergencia en una remota isla volcánica. Según el propio Sacchetti, en aquel lugar se desataría un extraño infierno similar a la trama de “Alien, el Octavo Pasajero“, con el avión sustituyendo a la nave espacial y los demonios al alienígena cabrón. Tras varios borradores, los guionistas abandonaron la idea original convencidos de las dificultades de crear una sensación realista de aislamiento en las distintas partes de la aeronave. Más tarde, Ferrini y Sacchetti firmarían un nuevo guión que trasladaba la acción al interior de una iglesia que contenía un pasaje al infierno. Aunque Argento ha declarado en varias ocasiones que “La Chiesa” nunca fue ”Demonios 3”, y que nadie, salvo Lamberto Bava, quería realizar una secuela, resulta innegable que las bases de la película que nos ocupa se establecieron en aquellos textos y proyectos malogrados.

Con Bava fuera del asunto, el guión sobre la iglesia infernal se vuelve a reescribir. Al proyecto se incorpora Michele Soavi, que venía de debutar en la dirección con la estupenda “Aquarius” (1987). Soavi, que había participado en la “Demons” original como actor (interpretando al enigmático enmascarado), se propuso borrar cualquier conexión con la saga demoníaca. Así pues, los cambios fueron abundantes e incluyeron una nueva escena inicial ambientada en plena Edad Media y protagonizada por los Caballeros Teutónicos, frailes guerreros de una crueldad legendaria. Estos, tras arrasar una aldea habitada por supuestos sirvientes del maligno, arrojan los cadáveres a una fosa común sobre la que erigen una catedral gótica para contener el mal. “La Chiesa” por fin tomaba forma. Comenzó entonces la búsqueda de la iglesia apropiada para iniciar el rodaje. Argento probó suerte en Italia, Francia, Alemania y Suiza, pero, dada la naturaleza de la película, le resultó imposible obtener los permisos para filmar. Sus pasos se dirigieron entonces a Europa del Este, en concreto a Hungría. Al final, la elegida fue la iglesia Matthias de Budapest. Algunos exteriores fueron rodados en Hamburgo y los interiores en varios estudios de Roma. Soavi describió el rodaje como duro y extenuante debido a las muchas vicisitudes y retrasos por los que atravesó, aunque siempre ha reconocido la total libertad creativa de la que dispuso en todo momento.

Tras el estreno de la cinta, Soavi y Argento pusieron fin a su larga asociación creativa. En una entrevista publicada en Cinefantastique, Soavi explicó que deseaba ir más allá con sus creaciones después del lanzamiento de la película, y por eso se separó de Argento. Puede que las “intromisiones” y exigencias durante el rodaje de este último tuvieran algo que ver en todo aquello, pero quién sabe… Sea como fuere, Argento se encargó también de escoger a Keith Emerson, con el que había colaborado en “Inferno”, para componer la banda sonora, aunque sólo tres temas suyos fueron incluidos en el montaje final. El resto del score corrió a cargo del grupo Goblin. Soavi, por su parte, insertó dos pistas compuestas por Philip Glass. Cabe destacar que la hija de Argento, una jovencísima Asia, al igual que había sucedido en “Demonios 2”, tiene un papel bastante relevante en la cinta (que para eso papá es el productor). El resto del elenco principal lo completaron Hugh Quarshie (el padre Gus), Tomas Arana (Evan el bibliotecario) y Barbara Cupisti (Lisa la restauradora). El propio Soavi se reservó un pequeño papel como policía, repitiendo el guiño de “Aquarius” (cuya protagonista es la señorita Cupisti, por cierto). Ya tenemos todas las piezas del film, pero, ¿qué nos quiere contar “El Engendro del Diablo”? Efectivamente, el título español se las trae.

Después del meritorio e intrigante prólogo medieval, la acción salta a nuestros días, a la misma iglesia construida sobre sangre y muerte. Es allí donde el bibliotecario y la restauradora la cagan bien cagada. Ambos están empeñados en desentrañar los oscuros misterios de la catedral, y claro, meten sus narices en todos y cada uno de los recovecos del puñetero edifico gótico. Se suceden entonces multitud de acontecimientos extraños, sueños y visiones perturbadoras. La cinta navega un rato entre códigos secretos y movidas varias del amigo Fulcanelli, algo que dota de cierta enjundia al argumento. Todos estos elementos nos preparan para el que debería haber sido el momento álgido de la película: una recta final transformada en sangriento encierro que se antoja algo más light de lo esperado. Porque, después de todo, y a pesar de las intenciones de su realizador, “El Engendro del Diablo” termina por rememorar el confinamiento forzoso de “Demons“, incluso el de “Aquarius”, mientras trata de recrear la inquietante atmósfera de “El Príncipe de las Tinieblas”. Huelga decir que no consigue acercarse ni un poco al talante de la maravilla dirigida por John Carpenter, pero no podemos negarle ciertas bondades al film de Soavi, incluido un apartado gore moderadamente chulo y algunos toques de humor negro bastante divertidos.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(16-06-2020)

 

• Lo mejor: La mano que agarra la pata del caballo y la escena del metro.
• Lo peor: Se queda a medio cocer en los momentos clave.

 

 

Título original: La chiesa | Género: Terror | Nacionalidad: Italia | Director: Michele Soavi | Guión: Dario Argento, Franco Ferrini, Michele Soavi, Lamberto Bava (sin acreditar), Fabrizio Bava (prólogo), Dardano Sacchetti (sin acreditar), M.R. James (historia “The Treasure of Abbot Thomas”) | Actores: Hugh Quarshie, Tomas Arana, Feodor Chaliapin Jr. | Productor: Dario Argento, Mario Cecchi Gori, Vittorio Cecchi Gori | Música: Keith Emerson, Philip Glass, Goblin, Fabio Pignatelli | Fotografía: Renato Tafuri | Montaje: Franco Fraticelli

 

Sinopsis: En plena Edad Media, los Caballeros Teutónicos, frailes guerreros de una crueldad legendaria, exterminaron un poblado de brujas y supuestos adoradores del diablo, enterrando los cadáveres en una fosa común sobre la cual se erigirá una catedral como barrera frente a las fuerzas del Maligno. Ya en nuestros días, algo sucede que tiene relación con dicho suceso…

 

 

 

Último visionado: 16/06/2020 (Blu-Ray)