El Libro de la Selva (2016)

El Libro de la Selva (2016)

 

Tarareando por la jungla.

Recuerdo haber leído la fantástica recopilación de fábulas de Rudyard Kipling en el colegio; recuerdo una experiencia maravillosa, a la altura de la que puede proporcionar Robert Louis Stevenson con “La Isla del Tesoro” o Lewis Carroll en “Alicia en el País de las Maravillas“. Con el mismo entusiasmo recuerdo la primera versión animada de Disney; una aventura dramática y cómica, plagada de canciones, dirigida por Wolfgang Reitherman en 1967. Las canciones, los dibujos, aquel Disney mágico… Favreau copia aquella versión, pero copia con recelo, invadido por la cobarde cautela del que se sabe constreñido (quizá también avergonzado) por la estandarización que actualmente dicta la megacompañía del ratón Mickey. El director de “Iron Man” no se atreve a innovar, va a lo seguro, abandonándose a un despliegue técnico colosal que nos garantiza una experiencia visual tan perfecta como aséptica. El futuro es repetición, copia y negocio. Disney apuesta por trasladar a imagen real sus éxitos animados, mientras exprime sus divisiones Marvel, Star Wars e Indiana Jones. Incluso Pixar se inclina por franquicias previamente contrastadas en la taquilla (“Buscando a Dory” y “Toy Story 4” lo ejemplifican bien). Ah, y más piratas. Esta nueva versión de “El Libro de la Selva“, ahora en apabullante 3D digital, es la hija bastarda de este modelo de producción cinematográfica. Canibalismo fílmico.

Animales parlantes fotorealistas se pasean por la gran pantalla, con el timbre de voz de actores de primer nivel, mientras intentan no hacer demasiado pesada la repetición de la moraleja: el hombre es siempre el animal más peligroso y se le debe evitar. El ciclo de la vida salvaje, la complicada relación entre presas y depredadores, el estatus de poder dentro del reino animal, la ley de la selva… y las lecciones extraídas de todo ello, que podemos aplicar a nuestra sociedad humana civilizada. John Favreau y Justin Marks (el guionista) se han leído el cuento, queda claro. Y han visto la película del 67, por supuesto. Lo cierto es que la esencia mainstream de los personajes creados por Kipling será siempre la de aquella versión animada, con el bailongo Baloo, la seria Bagheera, el temible Shere Khan y el cantarín rey Lui. El esquema se repite, pero con cierto temor. Las canciones tarareadas son buena prueba de ello. La coartada es mala. Compañeros, o metemos las canciones y lo fusilamos todo con descaro, o nos evitamos las medias tintas y eliminamos los gorgoritos por completo. Baloo apenas canturrea unas estrofas, la pobre Kaa queda relegada a un instante en los títulos de crédito finales (magníficos por otra parte) y el gran simio Lui protagoniza un lamentable número musical de encaje imposible. Al final, el problema reside en la fortaleza del marketing y el sistema de producción de la Disney, porque, resulta evidente que, a pesar de ser “otra vez lo mismo”, el film funciona a nivel visual, funciona como imán para las masas, como reclamo nostálgico, como ensoñación tecnológica… Disney empaqueta y (re) vende como nadie; incluso a un nuevo Mowgly que se ha dejado el carisma en la choza de su pueblo.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(03-05-2016)

 

• Lo mejor: El Baloo de Bill Murray. Los créditos finales. La parte técnica, impresionante.
• Lo peor: El show del Rey Lui. La absoluta falta de valentía de la propuesta.

 

El Libro de la Selva (2016)

 

Título Original: The Jungle Book | Género: Aventuras / Drama / Comedia | Nacionalidad: USA | Director: Jon Favreau | Actores: Neel Sethi, Bill Murray, Ben Kingsley | Productor: John Bartnicki, Jon Favreau, Brigham Taylor | Guión: Justin Marks, Rudyard Kipling | Fotografía: Bill Pope | Música: John Debney | Montaje: Mark Livolsi

 

Sinopsis: “El Libro de la Selva” es una nueva epopeya de acción real sobre Mowgli, un niño al que cría una manada de lobos. Pero Mowgli comprende que debe dejar la selva, ya que el tigre Shere Khan, que lleva las cicatrices del Hombre, promete eliminar lo que considera una amenaza. Mowgli se ve obligado a abandonar el único hogar que ha conocido en toda su vida y se embarca en un fascinante viaje de autodescubrimiento.

 

 

El Libro de la Selva (2016)