eXistenZ (1999)

eXistenZ (1999)

 

La vida en juego.

Aseguraba Cronenberg antes del estreno de este título, que el fin último de las personas que hacen cosas con ordenadores y videojuegos es tratar de acercarse cada vez más al juego, para conseguir fusionarse con él. No podría estar más de acuerdo. La tecnología lleva ese rumbo, y sus usuarios la espolean en un intento por llegar cuanto antes a ese inquietante objetivo. “eXistenZ” indaga en ese probable futuro, en las posibilidades y los peligros de una tecnología capaz de dinamitar las barreras de la realidad. El canadiense dirige su propio guión original, por primera vez desde su trabajo en “Videodrome” (obra estrechamente conectada con esta), para introducirnos en una aventura extraña y alienante. Una representación donde lo virtual se fusiona con lo real, dos conceptos que transitan en estrecha comunión con la tecnología; la misma que nos sirve para crear existencias e identidades alternativas capaces de liberar al individuo de las restricciones impuestas por la ética y la moralidad.

La inmersión es cautivadora e inquietante. Conocemos a Allegra Geller, una diseñadora de videojuegos que acaba de concebir algo completamente revolucionario: un juego orgánico que se descarga en el sistema nervioso de los seres humanos, hasta el punto de que les introduce en un mundo donde es difícil distinguir qué es real y qué ficción. La interfaz para acceder a este juego toma la forma de una vaina de tejido vivo (tan repulsiva como atrayente) que conecta con el usuario a través de una especie de cordón umbilical; se trata de un ser vivo mutado por bio-ingeniería que se fusiona con nosotros en un acto de reminiscencias claramente sexuales (y no sólo por la implantación del hijo puerto). Cronenberg repite así las claves más evidentes de su filmografía: órganos extraños, sexualidad malsana, violencia explícita, enfermedades infecciosas, la subjetividad de la realidad y las carencias de la existencia. La pistola de cartílago y hueso, que usa dientes como munición, actúa como referente visual de la propuesta.

Con una carrera consolidada, sobre todo tras el reconocimiento logrado en Cannes por “Crash” en 1996, el canadiense se ve completamente liberado a la hora de adentrarse en sus inquietudes y temores más sombríos. El cautivador ambiente de aventura gráfica es otro logro de la película, aún más si atendemos a las palabras del propio Cronenberg, que asegura desconocer por completo el mundo de los videojuegos. El director de “Scanners“, “La Mosca” y “El Almuerzo Desnudo“, entre otras, nos entrega una viscosa consola de ocio digital que recuerda, en cierta medida, a la novela de Philip K. Dick “Los Tres Estigmas de Palmer Eldritch“. El estreno de un popular film de temática similar apenas un mes antes, “Matrix“, unido al hecho de ser esta una propuesta mucho más modesta, sin apenas efectos especiales, con una atmósfera opresiva y extraña, en pocas palabras: anti-comercial, hizo que los resultados en taquilla fueran más bien escasos. Cuatro semanas después se lanzaría “Nivel 13“, otra aventura de ciencia ficción que sucumbió al éxito de Neo. A pesar de todo, nos quedamos con una película de culto que ha trascendido por méritos propios.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(05-06-2003)

 

• Lo mejor: El enrarecido ambiente de toda la aventura. Jennifer Jason Leigh y Jude Law.
• Lo peor: Que parte del público la considere una obra demasiado críptica.

 

eXistenZ (1999)

 

Título Original: eXistenZ | Género: Ciencia Ficción | Nacionalidad: Canadá / Francia / Gran Bretaña | Director: David Cronenberg | Actores: Jennifer Jason Leigh, Jude Law, Ian Holm | Productor: David Cronenberg, Andras Hamori, Robert Lantos | Guión: David Cronenberg | Fotografía: Peter Suschitzky | Música: Howard Shore | Montaje: Ronald Sanders

 

Sinopsis: Enmarcado en un futuro próximo, “eXistenZ” describe una sociedad en la que los diseñadores de juegos son venerados como superestrellas y donde los jugadores pueden entrar orgánicamente en esos juegos. Allegra Geller es la autora del juego más novedoso, “eXistenZ“, una creación donde los usuarios no distinguen los límites entre la realidad y la fantasía.

 

 

eXistenZ (1999)