Howard… un Nuevo Héroe (1986)

Howard... un Nuevo Héroe (1986)

 

Plumas espaciales.

Muchas personas nunca le perdonarán al trío conformado por Gloria Katz, Willard Huyck y George Lucas, las muchas y controvertidas decisiones que transformaron al Howard de las viñetas en el personaje protagonista de una aventura fantástica con una indeterminación genérica un tanto desconcertante. “Howard… un Nuevo Héroe” es una experiencia agridulce, para algunos incluso una herejía conceptual; la prostitución comercial de un pato que no tiene absolutamente nada que ver con el original creado por Gerber y editado por la Marvel. La indefinición misma de la trama (al verla nunca estamos seguros de visionar una cinta de carácter juvenil, infantil o un producto con un enfoque más adulto), unida a una producción más que complicada (el proyecto original iba a ser una película de animación), acabaron por lastrar las aspiraciones de una adaptación demasiado peculiar.

Un pato muy poco cabrón. El Howard cinematográfico pasa por ser unos de los mayores fracasos comerciales de George Lucas como productor, y se ha quedado con la etiqueta de producto mediocre y lastimero. Es entonces cuando entra en juego un elemento muy importante: la ignorancia. Recuerdo ver por primera vez esta película con siete u ocho años, así que, por aquel entonces, no tenía ni puñetera idea de la génesis “comiquera” del palmípedo, y a mí, personalmente, el tipo de las plumas me hacía gracia, con su irreverencia, sus alusiones sexuales y demás pijadas patunas. Incluso soportaba las payasadas de Tim Robbins, camufladas bajo el papel del siempre eficiente Jeffrey Jones y, sobre todo, atenuadas por la encantadora presencia de Lea Thompson (con un personaje muy alejado de la Lorraine Banes de “Regreso al Futuro“). Toda una generación de niños recuerda el film con nostalgia, y aún hoy resulta una aventura competente y divertida, si logramos descontextualizar un poquito todo el embrollo que la rodea.

Entran en juego los Señores de las Tinieblas, el gran acierto de la ILM. De la mezcolanza argumental, las decisiones controvertidas y el batiburrillo general de la propuesta, emerge el ente venido del enigmático “nexo de Sominus” que posee a Jeffrey Jones, transformándolo paulatinamente en el sorpresivo monstruo de la aventura. La recta final añade un ingrediente más a este batido cómico-dramático, procurándonos un epílogo de tintes ligeramente terroríficos, adornado por la presencia, en magnífico stop-motion, de un enemigo formidable, con un voraz apetito energético. Lo mejor del film, sin lugar a dudas.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(05-01-2004)

 

• Lo mejor: Es tan ochentera que da gusto. La escena del restaurante. El diseño del Señor de las Tinieblas.
• Lo peor: Tiene un ritmo demasiado irregular. A Howard le falta mala baba.

 

Howard... un Nuevo Héroe (1986)

 

Título Original: Howard the Duck | Género: Acción / Ciencia Ficción / Comedia | Nacionalidad: USA | Director: Willard Huyck | Actores: Lea Thompson, Jeffrey Jones, Tim Robbins | Productor: Gloria Katz | Guión: Willard Huyck, Gloria Katz, Steve Gerber | Fotografía: Richard H. Kline | Música: John Barry, Thomas Dolby, Lea Thompson | Montaje: Michael Chandler, Sidney Wolinsky

 

Sinopsis: Desde un lejano planeta, y debido a un error de un laboratorio espacial, llega a La Tierra teletransportado un extraño personaje, un pato que dice llamarse Howard. Es acogido en casa de Beberly, una joven que es vocal de un grupo de rock. Cuando el doctor Jenin intenta devolverle a su planeta, la energía diabólica del experimento le atrapa, transformándole en el terrible Señor de las Tinieblas y Howard tendrá que enfrentarse a él.

 

 

Howard... un Nuevo Héroe (1986)