La Jungla Humana (1968)

La Jungla Humana (1968)

 

Rodeo en la Gran Manzana.

El patán de Arizona Walt Coogan, con su inapeable indumentaria de cowboy, incluido el sombrero delator, aterriza en la ciudad de Nueva York con un talante resuelto, poca paciencia y una misión muy concreta: llevarse bajo custodia a un delincuente que atrapó tiempo atrás. La tozudez del joven ayudante del sheriff entra en colisión con los despreocupados métodos de la policía metropolitana, encarnados por el teniente detective McElroy (Lee J. Cobb). Primera colaboración entre Don Siegel y Clint Eastwood, que en años posteriores coincidirían en “Dos Mulas y una Mujer”, “El Seductor”, “Harry el Sucio” y “Fuga de Alcatraz”.

Eastwood realiza una especie de caricatura del rudo vaquero, enfrentado aquí a la peor quincalla de la ciudad, enfangado en la sordidez de la urbe, pateado en billares de mala muerte, transitando por fiestas sicodélicas dominadas por el consumo de LSD y probando sus dotes como seductor con variopintos resultados. Acción y puñetazos aderezados con un toque cómico que se extiende hasta la memorable persecución en moto (en caballo mecánico) que finiquita la trama. Inspiró la serie televisiva “McCloud”, interpretada por Dennis Weaver.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(12-04-2006)

 

• Lo mejor: Todos y cada uno de los contratiempos de Coogan en Manhattan. La persecución en moto.
• Lo peor: La misoginia de la época.

 

La Jungla Humana (1968)

 

Título Original: Coogan’s Bluff | Género: Acción | Nacionalidad: USA | Director: Don Siegel | Actores: Clint Eastwood, Lee J. Cobb, Susan Clark | Productor: Don Siegel | Guión: Herman Miller | Fotografía: Bud Thackery | Música: Lalo Schifrin | Montaje: Sam E. Waxman

 

Sinopsis: Esta película del Oeste ambientada en el Este de los Estados Unidos, concretamente en el Nueva York de los años sesenta, cuenta las andanzas de un sheriff de Arizona que debe acompañar a un preso, pero lo pierde en los cañones de hormigón de Manhattan. La jungla humana se sirve de sus estructuras para lograr un contraste humorístico y al mismo tiempo desarrollar una genealogía de marginados antisociales en la que se enfrenta al vaquero enigmático y peligroso encarnado por Eastwood con los chulos, los sinvergüenzas, los hippies y los policías con los que se topa en la gran ciudad. Así que no es sorprendente que se trate de la película más divertida y más violenta de Siegel. Al igual que en Brigada homicida, el director analiza los efectos de la vida urbana en el individualismo, aunque la jungla humana es menos tensa que su predecesora y se sirve de una amplia e imaginativa variedad de personajes y escenarios.

 

 

La Jungla Humana (1968)