Los Monstruos Invaden la Tierra (1965)

 

Lucha espacial.

Hacía tiempo que los argumentos de sus películas se escoraban hacia lo decididamente absurdo, pero en la compañía Toho aún eran capaces de más (incluso de hacer bailar a Godzilla). En “Los Monstruos Invaden la Tierra” unos extraterrestres del Planeta X piden ayuda a los humanos para derrotar al Monstruo Zero. En realidad, se trata de Ghidorah, y la “ayuda” que buscan no es otra que la de Godzilla y Rodan. Ambas criaturas son secuestradas y obligadas a combatir en favor de unos alienígenas que albergan oscuras intenciones… En breve, reseña completa en #LaSalaOscura

Manu Castro (3/10)
(25-03-2019)

 

• Lo mejor:
• Lo peor:

 

 

 

Título Original: Kaijû daisenso – Kaijû daisenso Kingughidorah tai Gojira | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: Japón / USA | Director: Ishirô Honda (como Inoshirô Honda) | Actores: Nick Adams, Akira Takarada, Jun Tazaki | Productor: Reuben Bercovitch, Henry G. Saperstein, Tomoyuki Tanaka | Guión: Shin’ichi Sekizawa | Fotografía: Hajime Koizumi | Música: Akira Ifukube | Montaje: Ryôhei Fujii

 

Sinopsis: Dos astronautas, uno norteamericano y otro japonés, viajan hasta el Planeta X, un nuevo astro que ha surgido más allá de Júpiter. Allí descubren una civilización extraterrestre, los X-iens, que vive en un complejo mundo subterráneo protegiéndose de las desastrosas condiciones de la superficie, dominada por una destructiva criatura monstruosa que han bautizado como Monster Zero (en realidad Ghidorah, el monstruo protagonista de la entrega anterior). Los dos astronautas proponen a las Naciones Unidas que la Tierra envíe al Planeta X sus dos monstruos más poderosos, 01 y 02 (Godzilla y Rodan) para que acaben con Ghidorah; a cambio, los X-iens se comprometen a facilitar la fórmula de un medicamento capaz de curar todas las enfermedades. En realidad, como se va a descubrir pronto, las verdaderas intenciones de la raza extraterrestre son muy distintas: quieren apoderarse del control de los tres monstruos a través de las ondas magnéticas para así poder atacar la Tierra y convertirla en una colonia.