Minority Report (2002)

Minority Report (2002)

 

Fallo en el sistema.

Minority Report” es la primera colaboración profesional de dos de las personas más influyentes y con más talento de Hollywood. Si sumamos este dato al hecho de que estamos ante una película de ciencia-ficción basada en un relato del autor de “Blade Runner” (Philip K. Dick nada menos), casi podemos asegurar que el resultado final defraudará a pocos.

El film es un auténtico prodigio en el plano visual, una maravilla de efectos especiales, y una recreación del futuro innovadora y bastante plausible, un producto de ciencia-ficción llamativo, eficaz y entretenido. Lo cierto es que hoy en día resulta difícil encontrarse con una película de este género que sea totalmente original, pero de vez en cuando nos topamos con un proyecto que aporta un enfoque nuevo, un detalle renovador, y “Minority Report” realiza este cometido tanto en el plano técnico como en el argumental.

La historia desarrolla un planteamiento curioso y atractivo, resuelto con el oficio y la calidad que se le presuponen a Spielberg. La explicación inicial sobre esa enigmática unidad de pre crimen, su minuciosa y protocolaria forma de actuación, ese sentimiento encontrado que genera el hecho de detener al inocente antes de que pase a ser culpable, las dudas que plantea esa tecnología, su uso, su neblinoso origen, su engañosa infalibilidad… hasta que un pequeño hecho introduce el caos, la duda, en tan armoniosa estructura. Todo empieza a desmoronarse.

“Todo el mundo corre”, declara el tagline de esta producción, y por una vez la frase promocional no engaña a nadie; en el instante en que esa bolita con el nombre de John Anderton sale de la máquina de las profecías, Tom Cruise inicia una vertiginosa huida hacia adelante, para salvar su vida, su nombre y desentrañar los trapos sucios de la organización que le ha traicionado.

Si, es cierto que la cinta pasa casi de puntillas sobre la duda moral que presenta un tipo de control de la seguridad como el que se plantea en el film; seguramente sus creadores no han querido indagar en este sentido dada la crispación que existe actualmente en los Estados Unidos con el tema de la seguridad y los derechos civiles, pero las numerosas virtudes de la producción suplen con creces esta carencia y elevan al film a las cotas más altas del género.

La cinta de Spielberg presenta recorrido más allá de las imágenes generadas por ordenador, de la magnífica fotografía de Janusz Kaminski o de los impresionantes gadgets futuristas. La película se ve refrendada por el trabajo de un elenco de grandes intérpretes. Tom Cruise no tiene ningún problema a la hora de cargar con la mayor parte del peso de la superproducción y se apoya con seguridad en las interpretaciones de dos excepcionales secundarios, Colin Farrell y el veterano Max von Sydow.

En “Minority Report” se percibe ese afán por el detalle y el mimo con el que está realizado cada nuevo producto de la casa Spielberg. La cinta está cuidada hasta en el último detalle, desde la multitud de artilugios futuristas que aparecen en pantalla (las autopistas, la aterradora prisión de pre-crimen, las arañas espía…) hasta la última nota de estupenda partitura de John Williams. Esta obra entra por derecho propio en la sala de las grandes películas de ciencia-ficción, desprendiendo ese aroma de producción que será más valorada con el tiempo. Ganará con los años.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(04-10-2002)

 

• Lo mejor: El ritmo desenfrenado. El diseño de su mundo futuro.
• Lo peor: Nos quedamos con las ganas de saber más acerca de los Precogs.

 

Minority Report (2002)

 

Título Original: Minority Report | Género: Ciencia Ficción / Thriller / Acción | Nacionalidad: USA | Director: Steven Spielberg | Actores: Tom Cruise, Colin Farrell, Steve Harris | Productor: Jan de Bont, Bonnie Curtis, Gerald R. Molen | Guión: Philip K. Dick, Scott Frank, Jon Cohen | Fotografía: Janusz Kaminski | Música: John Williams, Paul Haslinger | Montaje: Michael Kahn

 

Sinopsis: En el año 2054 el crimen ha sido erradicado en Washington, D.C. El futuro se puede predecir y los culpables son condenados antes de que cometan su delito. En el seno de la unidad de elite de Pre-Crimen, perteneciente al Departamento de Justicia, todas las pruebas para condenar a alguien (desde imágenes alusivas al tiempo, al lugar y otros detalles) son vistas por los “Pre-Cogs”, tres seres psíquicos cuyas visiones sobre los asesinatos nunca se han revelado fallidas. Es la fuerza contra el crimen más avanzada, un sistema perfecto. Y nadie trabaja con más ahínco para Pre-Crimen que su principal baluarte, el jefe John Anderton (Tom Cruise). Anderton no tiene ninguna razón para dudar de ello, hasta que se convierte en el sospechoso número uno.

 

 

Minority Report (2002)