Pánico Nuclear (2002)

 

Comentario

En esta época en la que el recuerdo de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono está muy reciente, el cine americano a derivado hacia una postura que ya conocíamos, pero que ahora se nos muestra de una forma tan evidente que aparte de molestar, irrita y preocupa, no es otra que la del patriotismo desmedido y burdo. Ejemplos recientes los tenemos en películas como Cuando Éramos Soldados, punto culminante de lo que puede hacer el amor por la patria llevado al extremo de lo absurdo. Pero aunque este nuevo tipo de cine es peligroso, lo es mucho más un fenómeno nacido de las ruinas del WTC, la censura autoimpuesta, lo hemos visto ya en más de una película, en la nueva versión de E.T eliminaron la palabra terrorista, en Spider-Man borraron todas las secuencias en las que aparecían las torres gemelas, el final de Men in Black 2 ha sido rehecho por el mismo motivo, y cintas como Independence Day o Armageddon están prohibidas en las televisiones porque recuerdan al 11 de septiembre. Por eso Pánico Nuclear me ha parecido una apuesta atrevida y desinhibida, concebida fuera de toda esa locura que rodea al clima de neurosis que reina en los Estados Unidos, y que además no cae en fáciles y estúpidas alusiones patrioteras, sino que nos plantea situaciones creíbles muy alejadas de los típicos discursos con música alta, diseñados para ponerles el vello de punta a los yankis. En esta cinta los americanos no son los mejores, ni los rusos son los más malos, no hace esa diferenciación y eso se agradece, porque así el conflicto planteado es más interesante, ya que el espectador no sabe quién lleva razón, no es fácil alinearse en uno u otro bando en la película de Phil Alden Robinson. Además hay que añadir al de por sí muy interesante argumento las licencias que permite la política ficción, y la espectacularidad que aportan los efectos especiales, así como el atractivo del reparto. Trepidante de principio a fin, Pánico Nuclear es una película que ningún amante del cine de acción se puede perder, está en la línea de tensión e intriga de la también extraordinaria La Caza del Octubre Rojo. Os recomiendo que la veáis.

Manu Castro
@ManuCastroLSO
(13-08-2002)

 

 

Título Original: The Sum of All Fears | Género: Acción / Aventuras / Drama / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: Phil Alden Robinson | Actores: Ben Affleck, Morgan Freeman, Jamie Harrold | Productor: Tom Clancy, Stratton Leopold, Mace Neufeld | Guión: Tom Clancy, Paul Attanasio, Daniel Pyne | Fotografía: John Lindley | Música: Jerry Goldsmith | Montaje: Nicolas De Toth, Neil Travis

 

Sinopsis: En plena actualidad el joven Jack Ryan trabaja en la CIA por sus conocimientos de Historia. Se dedica a hacer informes sobre personalidades de Rusia y su situación actual, ya que es un experto en esta materia. Más bien su trabajo se puede comparar al que podría hacer en una agencia de prensa (salvando las distancias). Pero las cosas cambian cuando el actual presidente de Rusia fallece y le sucede Nemerov (Ciarán Hinds), sobre el que Ryan es un experto. Para tantear el terreno y ver las intenciones que tiene este hombre sobre Chechenia, el mismo director de la CIA William Cabot (Morgan Freeman) se dirige a Rusia a entrevistarse con él, también quiere comprobar si el nuevo dirigente cumple los requisitos de desarme. Para ello cuenta con la ayuda de Ryan, en su primera misión, ya que el joven ha estudiado la figura de Nemerov a fondo y conoce muy bien cuáles pueden ser sus movimientos. Por cierto que puede ser difícil buscar una excusa convincente para su novia de porqué se tiene que ausentar; ¿se creerá que es agente de la CIA?.

Éste es el principio de un planteamiento mucho más complicado que va a enfrentar a rusos y norteamericanos, y en consecuencia va a poner en peligro la estabilidad en el resto del mundo. Unos neonazis han dado con una cabeza nuclear y quieren hacer el mayor daño posible con ella. Además de desolar una ciudad estadounidense, quieren hacer ver que la culpa ha sido de los rusos para que los dos países se enfrenten. Por eso antes bombardean Chechenia y contratan a unos corruptos científicos rusos para que pongan a punto la bomba. El Presidente de los Estados Unidos y sus «ineficientes» asistentes pican el anzuelo, y están a punto de declararle la guerra a Rusia… Pero menos mal que hombres en la sombra como el director de la CIA, Ryan y algunos contactos en Rusia conocen la verdad y se la comunican a tiempo a ambos dirigentes.

 

 

 

 

Último visionado: 22/07/2019