Power Rangers (2017)

 

Lo siento, Bumblebee.

Con su anterior largometraje, “Project Almanac“, Dean Israelite se marcó un batido de referencias al subgénero de viajes en el tiempo que resultó en un barullo adolescente y hormonado de plagios más o menos vergonzantes. Parece ser que ese toque “teen” le ha molado a alguien dentro del maremagno de estudios que producen esta nueva versión de la joya más preciada del grupo Saban: los “Power Rangers“. Cien millones de dólares más tarde, nos llega este curioso intento de hibridación entre la genética ochentera de John Hughes –y su célebre “El Club de los Cinco“– y la chatarra enfarlopada que hoy día articula la saga “Transformers” de Michael Bay (este último también productor de “Project Almanac“; Hollywood es un pueblo pequeño). Tratar de componer un producto más o menos potable con semejantes elementos, parece una tarea bastante jodida. Más aún si atendemos al origen catódico de una franquicia que se fuma con esmero los preceptos del género tokusatsu, canibalizando con fruición cada gramo de carne de “Super Sentai“, una serie que, en origen, ya era puro derribo. Pero bueno, aquí hemos venido a metamorfosearnos.

La línea entre lo divertido y lo ridículo es muy fina, y Rita Repulsa la traspasa con paso firme, aprovechando cada segundo en pantalla para dar gena de la buena. La condición festiva que se le presupone a semejante aventura, casi salta por los aires en una primera hora y pico dedicada sobre todo a la construcción de cinco personajes tan planos como el muro de Zordon, cada uno de ellos acuciado por algún drama cabrón que lastra su camino en la vida; porque es duro ser adolescente. La metáfora sobre la metamorfosis que supone la adolescencia es un recurso narrativo que golpea la esencia trash de este tinglado en pleno estómago. El caso es que esos traumas son los que impiden al quinteto protagonista acceder a su condición de Power Rangers hechos y derechos. Interesante, tomo nota y añado un apunte más: a Israelite le mola mucho “Chronicle“. Así transcurre gran parte del metraje, con los muchachos superando sus mierdas y el respetable a la espera de ver cómo rulan los Dinozords. Entre medias suena un trocito del “Go Go Power Rangers” para éxtasis de un servidor, porque no demasiado en el fondo soy bastante gilipollas. Después, los masillas (digitales) se llevan su buena ración de patadas en los morros antes de que Rita se ponga las pilas y convoque toda la desmesura de Goldar. La recta final es un “Pacific Rim” del McDonald’s.

Manu Castro (4/10)
@ManuCastroLSO
(12-11-2017)

 

• Lo mejor: El sábado de castigo en el instituto.
• Lo peor: El padre de Jason. Los nuevos bullies de Angel Grove.

 

 

Título Original: Power Rangers | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA / Hong Kong / Japón / México / Canadá / Nueva Zelanda | Director: Dean Israelite | Actores: Dacre Montgomery, Naomi Scott, RJ Cyler | Productor: Marty Bowen, Brian Casentini, Wyck Godfrey | Guión: John Gatins, Matt Sazama, Burk Sharpless, Michele Mulroney, Kieran Mulroney | Fotografía: Matthew J. Lloyd | Música: Brian Tyler | Montaje: Martin Bernfeld, Dody Dorn

 

Sinopsis: Billy, Zack, Kimberly, Trini y Jason son un grupo de adolescentes con las típicas preocupaciones de su edad. Pero todo cambia cuando, después de entrar en contacto con un extraño objeto, descubren que tienen superpoderes. De la noche a la mañana, se convierten en superhéroes, así que deciden aprovechar sus increíbles cualidades para salvar el mundo. Y es que, Angel Grove, la pequeña ciudad en la que viven, y el resto del planeta están en peligro por culpa de una amenaza alienígena.

Los cinco jóvenes se convertirán entonces en los Power Rangers: Billy (RJ Cyler) será el ranger azul, Zack (Ludi Lin) se convertirá en el Ranger Negro, Kimberly (Naomi Scott) se transformará en la Ranger Rosa, Trini (Becky G) será la Ranger Amarillo y Jason (Dacre Montgomery) el Ranger Rojo. Juntos, y ayudados por Zordon (Bryan Cranston), el mentor de los cinco jóvenes luchadores, tendrán que enfrentarse contra la malvada villana alienígena Rita Repulsa (Elizabeth Banks), para evitar que la Tierra caiga en sus garras.