TerrorVision (1986)

 

Los peligrosos rayos catódicos.

En el planeta Plutón tienen una curiosa forma de deshacerse de la basura. Un operario del Departamento de Sanidad, perteneciente a la división de seres mutantes, convierte en energía a un horrendo ser –un monstruoso engendro que es disparado a la inmensidad del espacio exterior en forma de rayo–. La señal atraviesa el Sistema Solar y aterriza en la nueva y enorme antena parabólica de los Putterman, una pintoresca familia que vive en una casa de lo más estrafalario. El monstruo se queda atrapado en su televisor y comienza a manifestarse de manera física –con intenciones nada amistosas, por supuesto– cada vez que alguien cambia de canal o manipula el equipo. La velada promete ser de lo más entretenida. Los padres (Gerrit Graham y Mary Woronov) preparan una sesión de intercambio de parejas junto a unos amigos; la hija mayor –Diane Franklin, la misma que nos rompió el corazón en “El Último Americano Virgen“– ha quedado con su novio macarra, O.D. (Jon Gries); el pequeño de la casa (Chad Allen) se percata de la presencia del extraterrestre y junto a su abuelo (Bert Remsen), que vive en una habitación-búnker y está obsesionado con las armas y la guerra, se prepara para hacer frente a la amenaza. El elenco se completa con Medusa (Jennifer Richards), la presentadora de un programa de terror que rivaliza en escote con la mismísima Elvira.

Comienza la lucha por la supervivencia en un escenario incomparable. La casa de los Putterman es un lugar de lo más psicodélico. El disparate se extiende a cada rincón de la vivienda, penetrando en todas las habitaciones de la casa –incluida una piscina climatizada que los papás utilizan para sus peculiares encuentros sexuales–. La ambientación y los decorados no tienen desperdicio y suponen el telón de fondo ideal para los esperpénticos ataques de la criatura alienígena. El disparate continúa en todo momento, sin descanso alguno. Van desapareciendo las sucesivas víctimas del monstruo. El chaval de la casa agarra la metralleta de su abuelo, el loco paramilitar, y convierte su hogar en un auténtico campo de batalla. Y aún queda tiempo para algo de gore y un poco de heavy metal. El grupo musical “The Fibonaccis” interpreta el inclasificable tema principal de la película, completando la banda sonora compuesta por Richard Band. Porque “TerrorVision” es una verdadera fiesta, una película de pizza y cerveza. Serie B ochentera, tirando a Z; una cinta de viernes por la noche en sesión gamberra. Dirige tan excéntrica experiencia Ted Nicolaou, que además de formar parte del equipo técnico de “La Matanza de Texas“, donde trabajó como operario de sonido (también era el propietario de la famosa furgoneta utilizada en la película), es el responsable de “Subspecies” (1991).

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(19-02-2008)

 

• Lo mejor: Su tono desinhibido y hortera.
• Lo peor: Su público objetivo es bastante reducido.

 

 

 

Título Original: TerrorVision | Género: Terror / Ciencia Ficción / Comedia | Nacionalidad: USA | Director: Ted Nicolaou | Actores: Diane Franklin, Gerrit Graham, Mary Woronov | Productor: Albert Band, Charles Band, Debra Dion | Guión: Charles Band, Ted Nicolaou | Fotografía: Romano Albani | Música: Richard Band, The Fibonaccis | Montaje: Thomas Meshelski

 

Sinopsis: Stanley Putterman instala un receptor satélite casero en su patio. Por culpa de un accidente extraterrestre, la energía de un monstruo espacial llega a la antena receptora y a su vez al televisor. Inicialmente el monstruo aparece detrás de la pantalla, como si fuera una película de miedo. Pero cuando ese ser monstruoso sale de la televisión, materializándose en el salón de los Putterman, comienza una odisea de terror, ya que el monstruo necesita comer seres humanos para sobrevivir.