Tom Clancy’s The Division (2016)

 

Dinero mortal.

Los yanquis son muy amigos de planificar y preparar acciones concretas destinadas a evitar –o al menos paliar– supuestas amenazas terroristas de todo tipo. Estos estrambóticos protocolos atienden siempre a nombres rimbombantes, que parecen surgidos de una película de James Bond. “The Division” se basa en dos de estos planes de contingencia, la Operación Dark Winter y la Directiva 51; dos eventos reales que, al parecer, revelaron cuán vulnerables son los Estados Unidos ante un ataque vírico o bacteriológico a gran escala. En el juego que nos ocupa, una enfermedad, similar a la gripe común, se extiende rápidamente desde el corazón de Manhattan al resto de la nación. Los hechos comienzan durante el llamado “viernes negro”; aciaga jornada que causa el colapso de todo el país en apenas cinco días. Ante la magnitud de los acontecimientos, la desbordada administración norteamericana activa un grupo llamado Strategic Homeland Division (SHD), “The División” para los colegas. Nosotros somos uno de los agentes de la SHD que tratarán de salvar lo poco que queda de la civilización. Junto a nuestros compañeros, y con la ayuda de la JTF, debemos recuperar Nueva York, ciudad sitiada, ahora en manos de bandas de perturbados y asesinos. Este MMO posapocalíptico nos permitirá retomar, barrio por barrio, una peligrosa y extensa megalópolis en ruinas; incluida la Zona Oscura, situada en el centro de la isla, lugar donde el terrible “virus del dólar” golpeó con más virulencia –en definitiva, una vasta zona online repleta de jugadores humanos, aliados u hostiles–. Busca cobertura y no escatimes munición.

La situación se ha ido a la mierda. Estás activado. Así, sin más, nos metemos en harina. Toca patear la ciudad a través de un buen puñado de misiones principales y una agotadora retahíla de objetivos secundarios y diversas tareas repartidas por toda la urbe. Se hace indispensable jugar acompañado. La experiencia individual es un verdadero coñazo, sobre todo si nos empeñados en exprimir el juego por completo; la lista de misiones secundarias es una soporífera repetición de actividades que invita a destruir el disco. Lo divertido aquí es colaborar con los demás agentes humanos que pululan por las devastadas calles neoyorquinas, para enfrentar con garantías de supervivencia a los numerosos enemigos de la aventura. El mapa es gigantesco y la recreación de la ciudad impecable; Manhattan resplandece repleta de detalles y lugares de gran fuerza visual. El apartado técnico, incluso a pesar de la polémica sobre el evidente downgrade gráfico y algún bug puntual, es notable. No lo es tanto la IA de enemigos y NPCs, que podríamos calificar de defectuosa, o incluso de muy desastrosa, dependiendo de la situación. El toque action RPG, con subida de niveles, invita a recolectar tantos puntos de experiencia como sea posible. También resulta interesante la posibilidad de mejorar nuestra base de operaciones. La profundidad del inventario es tremenda; la lista de armas, equipamiento y modificadores es casi inabarcable. Todos estos elementos convierten a “The Division” en un competente shooter en tercera persona y una experiencia multijugador grata y entretenida.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(09-01-2017)

 

• Lo mejor: Recorrer Manhattan junto a otros tres agentes.
• Lo peor: La repetición de mecánicas en las misiones secundarias es insoportable.

 

 

Título Original: The Division | Género: Acción / Aventuras | Nacionalidad: Suecia / Gran Brataña / USA / Francia | Director: Magnus Jansén | Actores: Kate Drummond, Melissa O’Neil, Patrick Garrow | Productor: Patrick O’Casey, Fredrik Rundqvist | Guión: Tom Abernathy, Tom Clancy, Rob Yescombe | Música: Ola Strandh | Plataforma: PlayStation4, Xbox One, PC | Desarrollador: Ubisoft Massive, Ubisoft Reflections, Ubisoft Red Storm

 

Sinopsis: Bienvenido a una experiencia de nueva generación en un mundo persistente y dinámico, donde la exploración del escenario y el progreso del jugador son esenciales. Únete a otros agentes de la División en la misión de restaurar el orden, investigar la fuente del virus y recuperar la ciudad de Nueva York. Entra en un universo donde el momento del día y las condiciones meteorológicas afectan a tu experiencia de juego. Usa el entorno como ventaja estratégica en los combates o para preparar emboscadas a tus enemigos. Utiliza la máscara de gas para protegerte del virus y mejórala para entrar en las áreas más contaminadas. La ciudad de Nueva York está dominada por grupos hostiles que intentan aprovecharse de la situación de crisis. Uno de los grupos, que se autodenomina “limpiadores”, se desplaza por la ciudad hacia los lugares donde crece el nivel de contaminación. Provistos de trajes de protección biológica y lanzallamas, no dejan nada tras de sí, salvo cenizas.